Con un anuncio subliminal, se presenta en Andalucía una ciudadana alicantina conocida en el Congreso de los Diputados por su verbo faltón y populista. En el primero, al estilo de los viejos conquistadores, se escucha los cascos de un caballo indicando "imagínate lo que viene". En el segundo spot aparece las manos de una mujer acariciando los lomos de un caballo a los acordes de una guitarra junto a unos taconeos. Soy la Macarena de Graná, así se denomina ella, que quizás, no conozca Granada. Pero eso sería lo de menos. La cuestión es cómo interpretar esa llegada en su caballo alicantino a Andalucía. Porque después de esta presentación tan pinturera y provocadora, donde caben todos los estereotipos con que nos identifican de Despeñaperros para arriba, nos podemos imaginar lo que nos puede llegar. ¿A qué Andalucía les recuerda a ustedes esto? Es lo que nos faltaba en Andalucía para retroceder a tiempos que no me gusta recordar.

La Macarena de Graná anuncia que viene preparada para hacer historia en Andalucía. Su historia la podemos conocer por su pensamiento antidemocrático, antieuropeo, sectario, xenófobo y su declarado concepto anti autonomista. Conceptos todos declarados en su programa de gobierno. Los que estuvimos en las manifestaciones del simbólico 4 de Diciembre, no podemos consentir que ahora nos venga una heredera del pensamiento anterior a esta fecha a decirnos que tenemos que conformarnos con ser los graciosos, los fiesteros y los que no trabajamos de España. La Andalucía de hoy no tiene nada que ver con lo que nos anuncia la llegada de esta política alicantina, admiradora de Le Pen y que se autodenomina la "candidata del pueblo". Nunca se ha podido confiar en los salvadores de la patria.

La Andalucía de ahora no es esto, no tiene nada que ver con la de los años de la Transición. Aunque arrastramos todavía el problema del paro, se ha consolidado un estado de políticas públicas que nos ha proporcionado una educación y una sanidad como las mejores del país. Quizás los más jóvenes no tengan conciencia de lo que significó la movilización de los andaluces para conseguir tener los mismos derechos que los demás. "Autonomía porque tenemos derechos y porque es el derecho" fue la reivindicación de los andaluces. Que nos llegue ahora una candidata que no cree en el estado autonómico, es desesperanzador y más si como vemos viene rodeada de una propaganda mediática fuera de lo común. Las encuestas dan la probabilidad de un gobierno del Partido Popular coligado con Vox. No creo que esto beneficie en nada a Andalucía.

Pero del ascenso de la ultraderecha en nuestra comunidad también tiene algo de culpa la baja densidad de los partidos tradicionales y sobre todo la dispersión de la izquierda. El PSOE lleva tres años desaparecido en combate y no acaba de reaccionar. El PP gobernando con un perfil plano, vendiendo un cambio que no ha sido tal cambio, pero sin tener una oposición que le moleste. Las estadísticas del Instituto y Estadísticas de Andalucía ( IECA) nos dice que cambiar no ha cambiado nada. Queda más de un mes, que en política es mucho, para verificar si se consolida las encuestas. Esperemos que nadie nos gobierne montada a caballo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios