Cultura

El tiempo entierra el Teatro Romano

  • Las empresas turísticas no reciben mucha demanda, aunque esperan su reapertura

Cuatro años acaban de cumplirse de ese primer recorrido inaugural por el Centro de Interpretación del Teatro Romano de Cádiz. Un recorrido con olor a pintura y barniz, que atrás dejaba aquel ideal tecnológico y vanguardista de lo que estaba a punto de ocurrir en este flamante y diáfano espacio de sorprendentes pozos excavados bajo los pies del visitante y con nuevas perspectivas de la historia de Gades. Desde uno de los grandes ventanales proyectados ya se apreciaba las obras que acababan de arrancar en el Teatro, el proyecto de consolidación de las casas que lo colindan, cuyo faraónico proyecto está a punto de concluir, acaba de confirmar la Delegación Provincial de Cultura.

Hoy, a punto de cumplirse cuatro años de que se clausuraran sus puertas por cuestiones de seguridad para el visitante, las empresas turísticas gaditanas, con rutas alternativas que realzan otros aspectos de la historia de la ciudad, aseguran casi al unísono que no tienen más remedio que pasar de largo, ofreciendo apenas alguna pincelada de lo que aquel monumento decía de una ciudad tan bien situada en el emporio romano. "Los turistas apenas preguntan", aseguran, aunque el día que de nuevo abra sus puertas, allí estarán, dispuestos a desenterrar este importante fragmento de la historia de la ciudad.

Así lo manifiesta Carmen Lucía, de la Asociación de Guías Turísticos, quien asegura que "el Teatro lleva tanto tiempo cerrado que el turista ya no pregunta por él, ni lo metemos en el circuito".

No obstante, desde su empresa conocen la relevancia del monumento, del que disfrutaban mucho los grupos escolares, asevera, y por eso lo mencionan en su recorrido por el Cádiz medieval, a su paso por el Pópulo. "Cuando decimos que detrás está el Teatro Romano, quieren asomarse, y desde una esquina lo enseñábamos. Pero ahora también está tapado". Ellos explican que está en obras, y que por cuestiones económicas no avanza como debiera, pero reconocen que cuatro años atrás era uno de los grandes focos de atracción turística. Añade que en Cádiz hay pocos restos romanos "y lo poco que hay hay que potenciarlo".

Por su parte, Cristina Uyá, de Hespérides Gestión Cultural, asevera que "el turista no pregunta por el Teatro Romano expresamente. Nosotros ofrecemos una visita general de la ciudad y cuando hacemos la panorámica les ofrecemos datos, pero no lo solicitan". Asegura que se debe a la falta de publicidad en estos momentos por encontrarse cerrado, por lo que espera que pronto vuelva al circuito turístico.

Sonia Romero, de Cádiz Guía, comenta que "ya no solicitan verlo porque muchas veces ya vienen informados de qué se puede visitar en la ciudad y saben que está cerrado", asevera.

De hecho, "siempre preguntan qué se puede visitar gratis, y ésta era una visita muy demandada. Hacíamos el recorrido guiado, con reserva previa". Si bien, comenta que todavía hoy hay grupos "muy cultos" que conocen bien la ciudad, que vienen varias veces al año y preguntan por el monumento, quieren verlo abierto, "pero no es posible todavía. No sé a quién hay que pedir responsabilidades, pero es importante que se potencie y abra cuanto antes".

Jaime Ruiz, de City Sightseeing Cádiz, el autobús turístico que recorre la ciudad, también confirma que el tiempo de cierre ha pasado factura. "Lleva tiempo cerrado y la verdad es que no nos preguntan mucho por el Teatro Romano". Claro que cuando pasan ante la verja hablan del coliseo, "es un valor que tiene la ciudad, y hay que mencionarlo, pero nada más, pues no pueden visitarlo". Disponen de una parada en Catedral para visitar esta zona del centro, "y en su día iban a verlo, por lo que explicábamos su historia antes de llegar a la parada".

Como gestor cultural, con una visión más genérica del asunto, Paco Cano comenta que "confío mucho en los profesionales que están al frente de este proyecto, seguro que sabrán adaptar en fases el plan museográfico del Centro de Interpretación con la reducción de presupuesto, para que no quede mermado". Además, dice, "había que esperar a concluir la obra para la puesta en valor". "Tampoco se trata de abrir el centro por abrir, sin una buena puesta en valor, como hace el Ayuntamiento con centros vacíos". Si bien, asevera que "me pone en alerta toda gestión en la que está implicada la Junta en el terreno patrimonial". Cita como ejemplo la fábrica de salazones o los Columbarios "siempre cerrados", así como la mala gestión que se ha hecho del Centro de Interpretación del Doce.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios