Literatura

El primer 'fan' de la Historia era de Gades y protagonizará la próxima novela de Jesús Maeso de la Torre

El escritor Jesús Maeso de la Torre.

El escritor Jesús Maeso de la Torre.

La escritura para Jesús Maeso de la Torre no es un añadido, ni una actividad circunstancial fruto de un encargo puntual o una idea que se prenda en su cabeza en un instante preciso. La escritura es un ejercicio diario. “Escribo todas las tardes, y así, día tras día, es como sale una novela”, reflexiona el autor que no sólo acaba de colocar en las estanterías La rosa de California sino que ya tiene terminada su próxima novela con la que regresa a la Roma que ya transitó en Las lágrimas del César. Pero de una forma un tanto diferente...

“Sí, la próxima novela ya está terminada y estoy encantadísimo con ella. Te adelanto, el primer fan que se conoce en la historia por documentos escritos era de... Gades, ¡como no podía ser de otra forma!”, ríe el gaditano nacido en Úbeda que en El testamento de la vestal, así se titulará su nueva obra, ficciona un hecho histórico, un hecho real. “Un muchacho gaditano del que se ignora el nombre, yo le he puesto Tulio Vero, porque los Vero eran de Cádiz, era la familia primigenia del emperador Marco Aurelio, era un lector empedernido y le dice al padre que quería ir a Roma a conocer al gran escritor Tito Livio. Y allá que se fue, ve a Tito Livio en el foro, lo escucha declamar sus obras y se vuelve para Gades. Claro, para iniciar una novela es un tema maravilloso, pero hay que enriquecerlo con la ficción así que yo hago que se quede en Roma, conozca a una vestal y arme un zipizape que para qué...”, adelante Maeso de la Torre sobre este “primer fan de la historia documentado, no por cualquiera, además, sino que es una anécdota contada por Plinio el Joven, que se queda muy asombrado diciendo que eso es un hecho insólito...”, se maravilla el escritor que baraja que El testamento de la vestal se publicará “para el año 2025”.

Antes, le queda una larga, y a buen seguro, buena vida a La rosa de California, su más reciente obra que, aunque acaba de ser publicada, en breve alcanzará su segunda edición, siguiendo los pasos de su antecesora, Comanche, una de las novelas más vendidas de los últimos años.

Así, con La rosa de California, Maeso de la Torre  regresa a los territorios del norte del virreinato de la Nueva España, de California a Alaska, para revivir el gran esfuerzo que hizo la Corona española  por mantener su influencia en la zona. Y lo hace con una novela de aventuras, honor, traiciones y amores que, en realidad, es toda una reivindicación de la memoria española en los Estados Unidos.

De esta forma la acción de La rosa de California nos sitúa en el año 1781, en la Misión de San Gabriel, en California. El padre prior, fray Daniel Cepeda, alarmado ante la oleada de asaltos mortales, escribe al gobernador y capitán general don Felipe de Neve solicitando el amparo de los dragones.

Y es que los guerreros yuma, entre ellos los jóvenes e indómitos Luna Solitaria y Búfalo Negro, son cada vez más temibles en sus incursiones contra las misiones hispanas y quienes vivían en ellas, mestizos, criollos y mejicanos. Deberán enfrentarse a las tropas del capitán de dragones Martín de Arellano, conocido por los nativos del virreinato de Nueva España como el Capitán Grande.

Además, mientras en los territorios de California sigue latente la amenaza yuma, un nuevo peligro se cierne sobre el extremo más septentrional del virreinato. En Alaska crecen los asentamientos rusos y menudean los avistamientos de barcos de la zarina imperial. 

De nuevo el capitán Arellano, con la inestimable ayuda de su esposa, la princesa aleuta Aolani, el apache Hosa y el sargento Sancho Ruiz, iniciará una esforzada ruta desde Monterrey hasta la isla de Nutka para rescatar a unas jóvenes hispanas cautivas y de paso confirmar secretamente qué hay de cierto en las sospechas de una inminente invasión de las tropas de la zarina imperial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios