Cultura

El eslabón perdido entre Darwin y Cádiz

  • Diputación acogió ayer la presentación de la edición facsimilar de 'Geología', editado por su Servicio de Publicaciones, cuya primera traducción al castellano se imprimió en esta ciudad en 1857

Comentarios 2

Ayer se produjo un hecho singular en Diputación dentro del ciclo Diálogos con la Ciencia. Se presentó la edición facsimilar de Geología, de Charles Darwin, de la mano de dos grandes estudiosos del padre del evolucionismo, Alberto Gomis y Jaume Sosa, a su vez presentados por la Diputada de Cultura Ana Mosquera y Cándido Martínez. Pero no se trataba de un homenaje más, enmarcado en los actos del bicentenario de su nacimiento. Sino "del mejor de los homenajes que durante este año se le puede hacer", se congratulaba en anunciar Jaume Sosa. Y es que fue precisamente en Cádiz donde en 1857 se publicó por primera vez en castellano el Manual de Investigaciones Científicas dispuesto para el uso de los Oficiales de la Armada y viajeros en general, cuyas páginas contenía la curiosa sección Geología.

La imprenta que se encargó de perpetuar las páginas de este manual fue la Librería de la Revista Médica y su gran artífice, Juan Nepomuceno Vizcarrondo, Capitán de Navío de la Armada Nacional, firmando así una historia de amor por la ciencia que ha vinculado y para siempre, Cádiz y el nombre de Darwin.

El exhaustivo trabajo de Alberto Gomis, profesor de Historia de la Ciencia en la Universidad de Alcalá de Henares, y Jaume Josa, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha sido crucial en el hallazgo de este "eslabón perdido", tal y como dijeron. Amén de la impecable edición realizada por el Servicio de Publicaciones de Diputación.

En su intervención Jaume Josa Llorca también habló del desconocimiento que hasta ahora se ha producido de esta obra tanto por el público como por los estudiosos, así como de la labor divulgativa de Darwin en este libro, "de gran utilidad en el presente", comentó.

Por su parte, fue Alberto Gomis el encargado de ensalzar la biografía y persona de Juan Nepomuceno Vizcarrondo. De él dijo que nació en San Fernando y que tras un bache en su prolífica carrera profesional al frente del buque Soberano fue retirado. En el juicio se probó su inocencia pero su nueva situación le llevó a otra labor: la traducción de libros en inglés relacionados con el mar. Entre ellos, Geología. "Su vocación le hizo permanecer en contacto con esta temática", dijo Gomis.

Es tal el interés que suscita su personalidad entre ambos estudiosos, que ayer en cuanto llegaron a Cádiz, se dirigieron al lugar donde se encuentran sus restos, en el Cementerio Mancomunado de Chiclana. Después, hicieron una visita obligada al Observatorio de la Marina de San Fernando. Ahora, su próxima meta es "conocer su rostro, acceder a un retrato del autor de todo esto", decían. Pero mientras, dejan su impronta con esta magnifica reedición que, según Darwin, pretende "contribuir al conocimiento mejor del mundo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios