Negro sobre negro

Una digna sucesora de Agatha Christie

  • ‘La naturaleza de la bestia’, último título de la saga del jefe Gamache, creada por Louise Penny, es una de las mejores novelas negra del año 2021

Louise Penny.

Una de las mejores novelas negras de 2021 es sin duda La naturaleza de la bestia. Aunque fue publicada en el primer mes del año por Salamandra Black, por lo que obviamente no podemos incluirla entre las novedades otoñales, la últiva aventura del inspector jefe de homicidios Armand Gamache, personaje creado en 2005 por la canadiense Louise Penny, es una novela que no podíamos dejar pasar en nuestra segunda temporada de Negro sobre negro.

Portada del libro. Portada del libro.

Portada del libro.

La naturaleza de la bestia es la decimotercera entrega de la popular saga que se ubica en la tranquila, en apariciencia, población canadiense de Three Pines. Allí se ha retirado Gamache tras dejar su cargo en la Sûreté de Québec y se ha rodeado de una nómina de personajes maravillosos a los que Penny ha dotado de una gran fuerza.

En La naturaleza de la bestia se entremezclan varias historias con el hilo conductor de la muerte de un niño de nueve años que poseía una imaginación desbordante. Laurent Lepage no pasa un día sin dar una falsa alarma. De invasiones extraterrestres a árboles que caminan, de bestias aladas a cañones gigantescos. Sólo que hay ocasiones en que la realidad supera incluso a las fantasías más disparatadas de un niño.

La trama principal de la novela es el descubrimiento en el bosque de un cañón de dimensiones gigantescas. Gamache, junto a sus antiguos lugartenientes en Québec, Jean-Guy Beauvoir –que además ahora es su yerno– e Isabelle Lacoste tendrán que investigar un hallazgo que destapará una serie de sucesos que conducen a dos asesinatos y que, a su vez, nos guían hasta un antiguo crimen. Y es que quizá el monstruo que hace 25 años llegó a Three Pines y sembró la desgracia entre la población ha regresado.

La novela tiene todos los buenos ingredientes de una obra maestra del género. Es inquietante a ratos, es intensa, con personajes de carácter que completan tramas secundarias tan interesantes como la principal, pero sobre todo estamos ante una novela honesta, una historia en la que la autora nos presenta todas las cartas desde el principio de la partida, invitando al lector a jugar a ser un detective más, como hacía la maestra Agatha Christie, con cuyas aventuras, junto a otros grandes del género como Georges Simenon, creció Louise Penny.

Aunque La naturaleza de la bestia tiene mucho ritmo, no podemos decir que sea una novela apresurada ni que convenga leer como quien mastica chicle. Estamos ante una autora que cuida el estilo, el lenguaje, lo que le ha servido para ganar varios premios internacionales de prestigio en su larga trayectoria. Sus novelas han sido traducidas a 25 idiomas y para quienes aún no la conozcan esta última aventura de Gamache seguro que les atrapa. Seguro que les abrirá el apetito y las ganas de adentrarse en los crímenes de esta tranquila población del norte canadiense.

El imprescindible: 'Los tipos duros no bailan', de Norman Mailer

Si en la primera temporada de Negro sobre negro recomendamos algunas de las sagas policiacas más brillantes, en esta segunda cambiamos de registro y haremos hueco a novelas negras que pensamos deberían estar en las bibliotecas de todos los amantes del género. Y empezamos por una de nuestras preferidas: Los tipos duros no bailan, de Norman Mailer. Quienes quieran entretenerse con un best-seller son muy libres de hacerlo, de ello nunca viene mal algún libro ligero de lectura fácil. Pero si quieren adentrarse en una obra canalla, uno de los clásicos con frases para subrayar constantemente, no pueden dejar de leer esta obra de Mailer.

El protagonista absoluto es Tim Madden, un escritor fracasado, enamoradizo y con éxito entre las féminas cuya ex esposa es una rubia y explosiva millonaria a la que medio pueblo quiere llevarse a la cama. Madden despierta una buena mañana tras una borrachera de aúpa sin recordar nada de lo sucedido la noche anterior. Al mirarse en el espejo no puede reprimir un grito. Está lleno de sangre ajena y con el nombre de una mujer tatuado en su brazo. Baja a la calle a conducir su Porsche pero lo encuentra igualmente lleno de sangre. Así arranca una lucha para esconder su posible implicación en un crimen que investiga la Policía y poner en orden una vida de lo más desordenada. Una novela canalla, personal, de frases memorables. Una obra maestra sin duda.

Una escena de 'Manhattan nocturne'. Una escena de 'Manhattan nocturne'.

Una escena de 'Manhattan nocturne'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios