Proyecto sobre el patrimonio de Cádiz Palatia, la salvaguarda de las casas palacio

  • El grupo de investigación financia la creación de una app para registrar los detalles de estos inmuebles

  • Este trabajo comenzó la pasada semana en el Palacio Recaño

Moisés Camacho, Yolanda Muñoz, Margarita Fernández y Antonio de la Cruz, miembros de Palatia, en el Palacio Recaño.

Moisés Camacho, Yolanda Muñoz, Margarita Fernández y Antonio de la Cruz, miembros de Palatia, en el Palacio Recaño. / Jesús Marín

El futuro Museo del Carnaval impresiona en su obscena desnudez. Desnudez para unos ojos no entrenados porque los investigadores de Palatia, móvil en mano, son capaces de detectar cada tesoro, cada peculiaridad, cada misterio que visten al, por ahora deshabitado, Palacio Recaño.

“Seis columnas en el patio cuyas basas son originales excepto dos de ellas que tienen una parte nueva, un posible aljibe...”, van enumerando los miembros del grupo de investigación surgido en el seno de la Universidad de Cádiz que la pasada semana estuvieron en el inmueble de mediados del XVIII para hacer la prueba piloto de la app que han creado para facilitar su trabajo que tiene como objetivo último la salvaguarda de ese patrimonio tan característico de la ciudad como son sus casas-palacio.

“Nosotros empezamos con este proyecto de investigación hace dos años, en septiembre de 2017, sin financiación alguna así que le vamos dedicando el tiempo que podemos sacar, pero en la última edición de los premios atrÉBT! de la UCA ganamos un accésit, cuya dotación era humilde, pero nos dio para financiar una app, que nos ha realizado un egresado de Informática de la Universidad, en la que insertamos una ficha catalográfica específica para las casas palacios porque la que tiene el PGOU o la Consejería de Cultura de la Junta son muy genéricas y estos elementos patrimoniales tienen características que sólo se dan en ellos”, explica Yolanda Muñoz (licenciada en Historia del Arte y Bellas Artes, máster en Patrimonio, doctorado en Arte y Humanidades), miembro del equipo de Palatia junto a Moisés Camacho (licenciado de Historia, máster de Estudios Hispánicos), Antonio de la Cruz (licenciado en Historia, master de Patrimonio) y Margarita Fernández (diplomada en Magisterio y licenciada en Humanidades y máster en Estudios Hispánicos).

De esta forma, la app de Palatia, que fue probada con éxito en el Palacio Recaño, se basa en una ficha “muy extensa e intensiva, con muchísimos ítems” que registra cada peculiaridad del inmueble y cuyos datos se vuelcan en el ordenador donde llevan el gran registro que basamenta esta investigación. “Además, como el registro lo podemos hacer asociando a los ítems etiquetas, podemos hacer una búsqueda tipo ¿cuántas casas hay en Cádiz que tengan brocales de pozo? o ¿cuántas que tengan mármoles genoveses en la puerta? A esto se suma obtener un banco de imágenes muy importante de cada cada porque vamos haciendo fotografías que asociamos a cada ítem”, explica Muñoz que opina que, “entrando en las dinámicas de transferencia que busca la Universidad de Cádiz”, el siguiente paso podría ser “comercializar la aplicación”, sobre todo, de cara “a un uso académico o profesional” pues “le podría interesar a alumnos que están realizando tesis doctorales o TFM o a un arquitecto que quería hacer el estudio de una de estas casas”, ejemplifica.

Registro de uno de los elementos del Palacio Recaño con la app de Palatia. Registro de uno de los elementos del Palacio Recaño con la app de Palatia.

Registro de uno de los elementos del Palacio Recaño con la app de Palatia. / Jesús Marín

Todo ello sin perder de vista el fin de este proyecto de investigación que no es otro que “estudiar las casas palacio, inventariarlas pero no sólo enumerarlas –han registrado 60 en la ciudad– sino entrar en ellas y ver todo el patrimonio que tienen, registrarlo y publicarlo para que así esté controlado y no desaparezca”, dice. Y más allá: “Además, haríamos el estudio histórico y artístico de las casas-palacio, que es lo que suele hacer la Historia del Arte, pero yendo más allá que un diagnóstico del estado de conservación físico pues también daríamos cuenta de su estado administrativo y burocrático. Con todo ello luego realizaríamos una prospectiva, es decir, queremos establecer públicamente una serie de criterios de actuación con estas casas palacio que fueran fruto de un debate con grupos multidisciplinares de profesionales (arquitectos, gestores culturales, de instituciones, empresarios relacionados con este tema...)donde se recomendara la correcta manera de rehabilitarlas, de conservarlas y de usarlas para crear un modelo de ciudad basado en su patrimonio, en el turismo y en la cultura”.

En este sentido, los profesionales de Palatia tienen mucho por hacer y van “a contrarreloj” ya que “el patrimonio que se está aquí intentando vender como identitario de la ciudad está destruyéndose”. “Durante los años de la crisis no se hacían rehabilitaciones, las obras estaban muy paradas, pero ahora la industria del ladrillo parece que está resucitando y hay en Cádiz como 4 o 5 casas palacio que se están arreglando y nos está alertando la manera en la que se está haciendo... Una manera muy invasiva, muy agresiva y muy destructiva, y nos da miedo porque no nos ha dado tiempo de registrar el patrimonio que tenían esas casas que, seguramente, se ha perdido y habrá sido de hace meses o un año para acá”, lamentan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios