Cultura

Palabra, cante y baile se dan la mano en 'Libertino', único estreno de este FIT

  • Marco Vargas y Chloé Brûlé debutan en el festival gaditano y presentan en la sala Central Lechera un espectáculo que califican de "poema sensorial con voces, sonidos y silencios"

La trigésima edición del Festival Iberoamericano de Teatro de Cádiz (FIT) contempla un solo estreno este año. Y llega hoy de la mano de Marco Vargas y Chloé Brûlé con el espectáculo Libertino, una suerte de palabra, baile y cante para reflexionar acerca del ansia humana por la libertad. La cita será en la sala Central Lechera a partir de las ocho de la noche. Habrá una segunda función mañana, pero a las siete de la tarde.

Libertino es, en palabras de sus creadores, "un poema sensorial escrito con voces, sonidos y silencios. Cuerpos, miradas y respiraciones. Las palabras danzan, el baile narra y los cantes dibujan paisajes y atmósferas. Es la fusión de cuatro intérpretes que comulgan en la certeza del efecto liberador de la expresión artística".

Este espectáculo nace de una pieza, titulada Me va gustando, por la que ambos protagonistas fueron candidatos a los Premios Max de este año, y que logró galardones en los Premios Escenarios 2015, como mejor coreografía y mejor espectáculo de danza, y en los últimos Premios del Teatro Andaluz, también en el apartado de danza.

Junto a los dos bailarines, la escena se completa con el cante de Juan José Amador y la palabra de Fernando Mansilla. La guitarra estará en las manos de Gabriel Vargas y la batería, de Manuel Montenegro.

Sus creadores estiman que el espectáculo servirá para aportar al festival gaditano "una combinación de teatro y danza bajo un prisma flamenco y contemporáneo. Libertino es una propuesta que creemos comprometida con el arte, sin concesiones, cotidiana y extraordinaria a la vez. Es un hecho escénico que expone el ansia de libertad y el vértigo al obtenerla".

La compañía sevillana debutará además en la cita iberoamericana de Cádiz: "Es la primera vez, sí, y supone una bonita oportunidad para mostrar nuestro trabajo en un festival que creemos idóneo para Libertino. De hecho, elegimos el FIT para estrenar esta nueva propuesta por la importancia y la repercusión que tiene el festival. Nos hace ilusión poder compartir nuestro trabajo con un público internacional".

Vargas y Brûlé, que creen que las dimensiones de la sala de la plaza de Argüelles son buenas para su espectáculo "por la cercanía del público", estiman que la clave de un mundo libre está en "la armonía. Al menos, una de las claves; dejando confluir los distintos lenguajes, pensamientos y culturas. Y el hombre libre como canalizador de todo ello".

Desde el año 2005, Vargas y Brûlé conforman un equipo en permanente sintonía creativa con un lenguaje propio desde el flamenco y la danza, según se explica en el dossier de la obra que hoy presentan en Cádiz.

Ambos fueron Giraldillos a la Innovación en la XV Bienal de Flamenco de Sevilla y Premio Escenarios 2009 de Danza por Ti-me-ta-ble o el tiempo inevitable. También son premio a la mejor dramaturgia y mejor espacio sonoro en la Feria de Teatro del Sur y premio del público al espectáculo más innovador en gira en la XX Feria Internacional de Teatro y Danza de Aragón con el montaje Cuando uno quiere y el otro no.

Han formado parte de las programaciones más relevantes en diferentes disciplinas artísticas, como la Bienal de Sevilla, el Festival de Jerez, Mercat de Les Flors y el Festival de Teatro Clásico de Mérida, entre otros.

En el marco internacional, y en su continúa búsqueda de innovación, han sido compañía artística residente en Francia y han coproducido espectáculos en dos ocasiones con el Tanzhaus de Dusseldorf.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios