Miguel Ángel Escrivá | Santero y los Muchachos en el Teatro Falla “A los grupos de rock nos cuesta tocar por aquí abajo”

  • La banda valenciana presenta en el Falla los temas de su segundo disco, ‘Rioflorido’, dentro del programa de conciertos cercanos Espacio Sonoro

La banda valenciana Santero y los Muchachos La banda valenciana Santero y los Muchachos

La banda valenciana Santero y los Muchachos / Carla Fuentes

–Primera vez por Cádiz.

–Bueno, casi que primera vez por Andalucía, y muy contentos, esto significa que estamos ya en la rampa de despegue. Estamos deseando hacer nuevos amigos por aquí aunque tengo que decir que ya hay alguna gente que nos sigue y nos escribe de vuestra tierra. Pero, y no sé por qué, a los grupos de rock nos cuesta tocar por aquí abajo.

–Pues aprovecharán para, además de presentarnos ‘Rioflorido’, tocar cositas de ‘Ventura’, el álbum con el que se dieron a conocer, ¿no?

–Claro, es la idea, y es lo bueno de esta incursión en Andalucía, que al tener Ventura y Rioflorido podemos nivelar entre los dos y crear una dinámica más entretenida para el público que no nos conozca, y para el que nos conozca también. Buscando ese equilibrio entre los temas más concebidos para el directo y los melódicos con ese punto agradable que siempre buscamos.

–Porque, en el fondo, son dos discos a ritmos muy diferentes

–Pues sí... Yo creo que a la gente que nos sigue, a los más fieles a la banda, les sorprendió el pequeño viraje que dimos en Rioflorido hacia un sonido algo más potenciado. Nosotros defendíamos, y defendemos, el rock agradable pero en Rioflorido le hemos querido imprimir un poco más de carácter, un sonido más pensado para el directo. Y yo creo que se trata de una evolución muy notable y que ahora, después de medio año con el disco en la calle, el público los ha puesto al mismo nivel. Yo siempre resumo esta cuestión diciendo que en Ventura buscábamos un sonido para escuchar en el coche y en Rioflorido para un camión (ríe).

–¿Qué provoca este viraje?

–Pues lo ha provocado sentirnos bien. Los proyectos nacen de una necesidad de composición. Yo venía de La Pulquería donde se componía para el directo pero yo, por la puerta de detrás, iba haciendo este tipo de canciones más tranquilas, mirando a los clásicos, que cristalizaron en Santero y Los Muchachos. De hecho, lo de santero va por el amor que le profesamos a los clásicos, nuestra santería, nuestros dioses: Elvis, Beatles, Stones... Todo eso se volcó en Ventura pero a la hora de defenderlo en directo Ventura era muy tanquilo. Es cierto que nosotros somos una banda de rock muy personal pero no dejamos de ser una banda de rock y nos gusta que exista ese cierta energía, ese feedback, que ocurre en los conciertos de rock.

–Son personales, sí, como el lugar donde se ha grabado este ‘Rioflorido’. Hábleme de él

–Pues es un palacete valenciano del siglo XVIII que desde hace 15 años estaba deshabitado. La propiedad era de varias personas y un allegado nuestro nos habló de este lugar y tenía acceso a él así que le propuse entrar para hacer unas demos. Fue una locura cuando entramos, es un edificio enorme, oscuro... Daba bastante impresión, de hecho teníamos un código de llamarnos por teléfono entre nosotros antes de ir porque si estás allí solo, de noche, y entra alguien pues te puedes llevar un susto... Así que la idea inicial de hacer unas demos luego se fue agrandando y se convirtió en local de ensayo, en estudio de grabación del disco, del videoclip... Ha sido genial... Y, nada, buscando un poco sobre la historia del lugar encontré que el primer dueño de la casa fue el Marqués de Rioflorido... Así que ya teníamos título. Pero parece que el marqués ya se ha hartado de nosotros porque hace un par de semanas, y para nuestro fracaso emocional, se cayó cayó uno de los techos y hemos tenido que abandonar el palacete. Ha sido un desahucio por la espalda (bromea).

–Su padre, José Escrivá, formó parte de los Los Top-Son. Tanto usted como su hermano Josemán (miembro también de Santero), ¿han recibido de él alguna influencia musical?

–¡Claro! De hecho, una de las cosas que nos distingue bastante y que ha marcado nuestro estilo, la presencia de los coros, es algo que viene de mi padre que siempre nos ha dicho “si no tienes dinero para una guitarra cara, cuida los coros”. Y siempre hemos hecho eso, cuidarlos y marcar esa carga vocal. Él, además, sigue estando ahí, hace coros también en el disco y se pasa de vez en cuando por los ensayos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios