🛒 Los supermercados más baratos de Cádiz

DSoko Fest El Puerto

Santi Balmes (LOL): “A veces parece que estamos tocando para un congreso de cirujanos”

  • 'El Viaje Épico Hacia la Nada' de Love of Lesbian hace parada este sábado 14 de agosto en el DSoko Fest de El Puerto 

Los miembros de Love of Lesbian (Santi Balmes, segundo por la izquierda)

Los miembros de Love of Lesbian (Santi Balmes, segundo por la izquierda)

Aunque no se prodigan mucho por nuestro sur, y quizás por ello, Santi Balmes y los chicos de Love of Lesbian tienen “muchas ganas” de subirse este sábado noche al escenario de Dsoko Fest. “Creo que nunca hemos tocado en El Puerto, de hecho, creo que podemos contar con los dedos de la mano las veces que hemos andado por allí por Cádiz, pero las veces que hemos estado ha sido una buena experiencia”, aduce la voz cantante de la formación catalana enrolada en estos meses en un viaje alucinante, épico.

-“Por el viaje, viva el viaje” me parece que brindan antes de salir a escena. ¿A dónde les está llevando? Desde luego, no hacia la nada…

-¡Sí! ¿Pero tú cómo sabes eso? Así es, hacemos ese brindis antes de cada concierto… Y, bueno, El Viaje Épico Hacia la Nada (V.E.H.N.) nos está llevando por todos los puntos del país. En esta última semana hemos estado en Málaga, Gijón, Andorra, la Costa Brava y, ahora, a Cádiz. Hemos da la vuelta alrededor de la Península en siete días, todo muy demencial pero teniendo en cuenta el todo el tiempo que hemos estado en casa, bienvenida la locura.

-¿Se pisa el escenario de otra forma después de todo esto que nos ha pasado?

-Sí, aunque es todo muy extraño porque toda la sociedad ha entrado como en una dimensión paralela… La situación es muy extraña, sí. Primero, sientes la alegría de estar ahí, de volver a tocar, de la carretera, pero luego se convierte en algo surrealista, con las mascarillas… A veces parece que estamos tocando para un congreso de cirujanos, ¿sabes?

-Ni me quiero imaginar la vista de esas 5.000 personas en el Palau de Sant Jordi el 27 de marzo, ¿les costó decidirse para protagonizar ese concierto piloto sin distancia de seguridad?

-Fue algo que nos estuvimos pensando bastante…., pero bastante…, un mes, por lo menos. Suponía una situación arriesgada para nosotros y, además, apenas quedaba un mes escaso para que saliera el disco, con todo lo que eso supone. Meternos en un embolado de esa categoría podía ser como darnos un tiro en el pie si aquello salía mal. Así que yo no lo acababa de tener claro, veía muchos claroscuros pero cuando nos dijeron que había un cuerpo científico de los mejores de esta zona que validaba esta experiencia pues eso nos tranquilizó muchísimo. Con todo, no fue fácil tomar la decisión porque íbamos a convertirnos en la cabeza visible de un proyecto muy novedoso. Pero lo hicimos y fue alucinante. Fue toda una lección para el sector que demostró que haciendo las cosas con las medidas de seguridad y siguiendo un protocolo cuidadosamente no existe ningún problema. Otra cosa es que te quieras pasar de listo y de siete puntos del protocolo apliques cinco, entonces te puede salir mal la jugada, claro.

-¿Está el sector musical saliendo del túnel?

-Pues depende del estilo. Conozco bandas cuya relación con el público es muy intensa por el tipo de música que hace y les resulta muy antinatural cantar delante de gente sentada. Depende del repertorio. Nosotros, afortunadamente, tenemos un repertorio muy variado y metemos muchos  medios tiempos tranquilitos para no alterar al personal para, después, meter al final el acelerón. Nos vamos adaptando de la mejor manera posible a la situación que toca. Pero nos ha pasado en algunos conciertos que había gente que se quería levantar pero las normas no se lo permitían así que, para no incumplirlas, se levantaban con la silla pegada. La verdad es que la imagen es muy graciosa y es sólo una anécdota de lo que nos estamos encontrando en esta dimensión tan surrealista que te decía.

-'El Viaje Épico Hacia la Nada' parte de una pérdida para transitar por ciertos rincones oscuros hasta llegar a la esperanza. ¡Quién diría que esto está escrito antes de la pandemia!

-Sí, es muy curioso, el disco estaba hecho antes cuando, ni por asomo, teníamos constancia de esto. A lo mejor habría algún murciélago comiendo algo que no debería pero nadie se había enterado (ríe). Estábamos en un contexto en el que jamás pensamos que esto iba suceder pero que, sin embargo, le ha dado un envoltorio al disco muy curioso. Nosotros hablábamos de claustrofobia de bloqueo, de la necesidad de dar pasos hacia delante…. Todo como muy Nostradamus.

-Se quedarían alucinados cuando estalla…

-Sí, claro y, dentro de todo, tuvimos la suerte de haber hecho un disco tranquilito, que no era demasiado festivo si no, imagina la cara de boniato que se te queda. Y lo hicimos así sin quererlo, haciéndole caso sólo al instinto, que es el mejor termómetro.

-Para el vídeo de la canción que da nombre al disco le piden a sus seguidores imágenes del confinamiento

-Sí, y nos llegaron 2.500 imágenes de todos los rincones del mundo. La persona que lo montó todavía se acuerda de nuestros familiares (ríe) La verdad que cuando vimos que la cosa iba para largo decidimos aprovechar la situación y crear algo para que cuando la gente escuchara el disco dentro de muchos años recordara lo que pasó. Y queríamos, a la vez, hacerlos parte de esto, hacer algo coral. También te digo que yo no lo he visto demasiado, me parece un ejercicio de redundancia por mi parte y me recuerda una época complicada para nosotros porque este disco no es productor de la pandemia pero sí viene de una serie de cosas duras, de procesos internos mezclado con agentes externos que nos llegaron, además, en este contexto claustrofóbico. Así que ya lo que quiero es, dentro de unos años, estar cantando otras canciones.

-¿Ya está pensando en el próximo disco?

-Cuando acabas un disco, a la semana siguiente, ya estás pensando en el próximo. A veces ayuda a sobrellevar la rutina de una gira, en la que tienes que tocar siempre los mismos temas. De alguna manera, es un proceso de automatización y es muy recomendable para llevarlo trabajar en nuevas temas.

-Salían de un disco de esos que marcan como 'El poeta Halley'. ¿Les dio vértigo enfrentarse a la recepción de V.E.H.N.?

-Pues yo creo que el artista Javier Jaén, muy de actualidad por la polémica por el cartel que ha realizado para la última película de Almodóvar, lo plasmó muy bien en la portada de nuestro disco. Esa sensación de vértigo cuando trabajas con algo intangible como son las emociones es una constante. El vértigo es algo crónico en un compositor. Esa duda de si va a gustar, si no, si se cumplen expectativas o no… Pero también el vértigo es lo emocionante de todo esto.

-Love of Lesbian, 24 años juntos, hay matrimonios que duran menos. ¿Cuál es la fórmula?

-Y tanto que duran menos… Bueno, yo creo que mantener relaciones sexuales entre nosotros ha sido bueno (ríe). No, en serio, creo que es el sentido del humor dentro de la banda. Compartimos un cierto surrealismo, cierto sarcasmo bastante inglés, con el que siempre intentamos romper los esquemas del otro. Yo todavía me sigo riendo de las tonterías que llegamos a decir. Y creo que eso también se deja notar en las canciones. Somos jugones, en ese sentido. Nos gusta que dos palabras combinadas de manera diferente den a luz una nueva idea, un bebe raro y, a partir de ahí, se van generando diferentes creatividades. Creo que el arte, en realidad, se nutre de lo bastardo.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios