Sucesos

El fallecido: Alonso Guillén, el querido profesor al que las drogas destrozaron su vida

  • Su padre también fue un maestro muy conocido en la localidad de Benalup

  • Alonso dio clases hasta que su adicción le incapacitó para ello

  • Últimamente su casa era frecuentada por politoxicómanos

Casa cuartel de la Guardia Civil de Benalup. Casa cuartel de la Guardia Civil de Benalup.

Casa cuartel de la Guardia Civil de Benalup. / Grupo Joly

Alonso Guillén, el hombre que apareció ayer muerto en su casa de la calle Paternina de Benalup era muy conocido y respetado en el pueblo, al menos hasta que cayó en manos de la maldita droga que cambió el rumbo de su vida.

Alonso, que ha muerto con 58 años, era hijo de un muy querido profesor de Benalup, uno de esos maestros de pueblos en la España de los años 70 que se convierten en toda una personalidad por su buen hacer y su interés en formar a los jóvenes. Al igual que su padre, Alonso estudió magisterio y se dedicó a la enseñanza en la localidad jandeña. Se casó y tuvo dos hijas. Su vida era ordenada, sin dar problemas jamás, dedicado a enseñar y a su familia. Hasta que algo se torció. Entonces la dependencia de la heroína llegó como un caballo al galope y se lo llevó todo. Alonso se separó de su primera esposa, y posteriormente también de su segunda mujer, a la que conoció en la capital de la provincia.

Por culpa de esa adicción a las drogas, una maldita enfermedad incurable para la mayoría, Alonso fue incapacitado para su trabajo y recibía una paga. A la muerte de sus padres heredó la casa de la calle Paternina, donde ha encontrado la muerte.

Según han comentado vecinos del pueblo a este medio se le podía ver por Benalup con su bicicleta, dando paseos, deteriorado tras muchos años, décadas de consumo de sustancias estupefacientes, pero sin causar jamás problemas. “Nunca se le vio hacer nada malo. De hecho el juicio que tenía era por un tema de tráfico. Eso sí, no iba con las mejores compañías”, cuenta un vecino.

Otra persona con la que hablamos relata que en los últimos tiempos su domicilio sí que era frecuentado por politoxicómanos que la aprovechaban para consumir.

Quizá por ello, entre las primeras hipótesis que manejan los investigadores de la Guardia Civil está una pelea con alguna de estas personas que visitaba su casa con frecuencia, una disputa por drogas o por dinero que acabó con Alonso Guillén recibiendo varios golpes fuertes que le han causado la muerte.

Algunas informaciones hablan de que el fallecido fue golpeado con un hacha en la cabeza, aunque este extremo no está confirmado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios