El auge de la cirugía estética El tiempo y el bisturí

  • La cirugía plástica reparadora y estética experimenta su época dorada con el aumento de mamas como su intervención reina

  • El número de hombres que se someten a las operaciones también se ha incrementado en los últimos años

El tiempo y el bisturí El tiempo y el bisturí

El tiempo y el bisturí / Retoque estético: Julio González

La preocupación del ser humano por su aspecto y por las huellas que el tiempo deja en él no es cuestión contemporánea. Y es que, desde la antigüedad, hombres y mujeres han tratado de mejorar su imagen ya fuera utilizando los recursos que la naturaleza les brindaba (agua de rosas, aloe vera, hojas de té), ya fuera con primitivas intervenciones quirúrgicas constatadas en textos tan remotos como el papiro egipcio de Ebers (¡1500 años antes de nuestra era!) o el tratado médico indio Susruta Samhita (fechado entre el 800 y 400 a. C.) Rinoplastias, correcciones de orejas, de cicatrices de guerra... Quizás distan de la mejora estética predilecta en estos últimos años de nuestro digital y vertiginoso siglo XXI, el aumento de mamas, y de la pujanza de un volumen de negocio, el de las clínicas de cirugía estética, que en nuestro país durante el año 2016 alcanzó los 136 millones de euros, lo que supuso un crecimiento del 0,7% respecto a años anteriores. Sí, hay un salto (un salto de un océano de tiempo) cuantitativo y cualitativo entre los orígenes y el actual desarrollo y democratización de la Cirugía Plástica Reparadora y Estética, pero la motivación, el anhelo público y secreto de parecer mejores, eso... Eso es más antiguo que el tiempo.

“Lo que no puede ser es que el aumento de mamas de una chica de 17 años sea un regalo de cumpleaños; si es por un verdadero complejo o necesidad, pues vale. Pero hay que ser muy consciente de que esto no es un capricho, esto no deja de ser una intervención que requiere una responsabilidad muy grande a la hora de tomar la decisión, también hay que tener claro qué es lo que se quiere, hacerlo en el momento oportuno y que el o la paciente se preocupe por obtener una información muy clara porque la cirugía plástica y estética no es una cuestión banal”. El doctor y especialista en Cirugía Plástica Reparadora y Estética Nicolás Maestro Sarrión es quien nos hace reflexionar sobre la toma de conciencia de pasar por un quirófano por una preocupación estética. Algo “totalmente normalizado” ahora mismo y que “por fortuna –asegura desde su clínica NMS cirugía plástica y láser– se toma cada vez más en serio y las pacientes que se preocupan más por informarse de los tratamientos”.

Es también Maestro Sarrión quien certifica que el dato nacional (el incremento del volumen de este negocio tras la crisis económica) tiene “total correspondencia” con la realidad que se vive en la provincia de Cádiz. “A partir de 2012-2013 se incrementó el número de intervenciones y ahora, realmente, estamos en una época en la que la se está trabajando muy bien en las clínicas de cirugía estética de la provincia”, refrenda.

Una provincia "castigada por el desempleo y ciertamente más pobre que muchas de nuestro país” con lo que, explica el doctor, se rompe “uno de los grandes tabúes sobre la cirugía estética: que es cosa de ricos”. Así, el cirujano apunta como un factor clave de esta democratización de la operación estética “la adecuación de los precios, que se han ido moderando con el tiempo” y, sobre todo, “la financiación de los tratamientos”. “En mi clínica, por ejemplo, tengo un porcentaje relativamente elevado de pacientes que financian sus intervenciones, y sé por conversaciones con compañeros que en otras clínicas ocurre lo mismo”.

De hecho por ser provincia costera, “en Cádiz se opera más que en Jaén, como ocurre en Málaga, en toda la parte de Levante, como Valencia y Alicante, donde existe un porcentaje superior de intervenciones que en el interior, salvando Madrid, que es una especie de isla donde hay gente de todas partes”, explica el también cirujano plástico, estético y reconstructivo José Serres, presidente de la Asociación Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad y director médico de Clínicas Serres, con sedes en Sevilla y Jerez.

También se repite en los últimos años una frase en las consultas de los cirujanos plásticos de todo el país, incluida Cádiz: “quiero un aumento de mamas”. “Sin duda, es la cirugía más solicitada, también aquí”, confirman ambos doctores tras mostrarles el dato facilitado por la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (Secpre) que indica que entre 2017-2018 el 20,4% de intervenciones a mujeres fueron por aumento de mama.

En este mismo informe también se recoge otro hecho que Maestro Sarrión concreta en nuestra provincia, el del “incremento de operaciones de reducción pecho y también de reafirmación”. Así, según los datos de la Secpre, “la demanda de reducción de mamas, que ocupa actualmente el tercer puesto de intervención más solicitada por las mujeres, ha experimentado el mayor crecimiento desde la anterior encuesta, correspondiente a 2013-2014, en la que se situaba en octavo puesto”.

Top 5 de intervenciones a mujeres en el último año. Top 5 de intervenciones a mujeres en el último año.

Top 5 de intervenciones a mujeres en el último año. / Encuenta de la Secpre

“Aquí también hacemos mucha cirugía de abdomen, normalmente como consecuencia de los embarazos, reparando la pared abdominal y los músculos que se han abierto, y también, cada vez con más frecuencia, se está solicitando la cirugía postbariátrica, es decir, a personas que han engordado mucho y luego se hacen reducciones de estómago o balones gástricos y empiezan a perder mucho peso, pues nosotros operamos las consecuencias de esto, como que cae la piel, o hay un exceso, así corregimos estos excesos de piel en brazos, piernas, abdomen y pecho”, explica el director médico de la Clínica NMS de cirugía plástica y láser que advierte, al igual que la Secpre, que la cirugía estética no resulta sólo interesante a las mujeres.

Y es que, aunque en el último año ellas suponen el 83,4% de los pacientes y ellos el 16,6%, el porcentaje masculino ha crecido 4,4 puntos en cuatro años. Una vuelta, por cierto, al origen primitivo de la cirugía plástica... Recordemos a Jacob Joseph, considerado uno de los padres de esta disciplina, que en 1904 relató 43 casos de rinoplastias, 30 practicados a hombres y sólo 13 a mujeres. “Eso del hombre cuanto más feo más hermoso es mentira. El hombre se quiere encontrar mejor consigo mismo y, para conseguirlo, acude con más frecuencia a la cirugía; en Cádiz se ha incrementado el porcentaje, es una realidad”, asegura Maestro Sarrión que también explica que las intervenciones más demandadas por los varones son “la nariz, los párpados y, sobre todo, las orejas”. “Es curioso que antiguamente la operación de orejas en varones se practicaba sobre todo a niños pero ahora estamos viendo muchos casos de adultos que se operan las orejas para mejorar su aspecto”, puntualiza el doctor sin olvidarse de mencionar que “la liposucción para mejorar el contorno corporal y el abdomen” es otra de las preferencias masculinas.

Top 5 de intervenciones realizadas a hombres en el último año. Top 5 de intervenciones realizadas a hombres en el último año.

Top 5 de intervenciones realizadas a hombres en el último año. / Encuesta de la Secpre

Precisamente la liposucción ocupa el segundo puesto en el ranking de demandas tanto para hombres como para mujeres, una técnica que ha avanzado considerablemente y que ahora también se realiza por láser de modo menos traumático e invasivo. Así lo narra el doctor José Serres, quien añade que otra de las intervenciones que van ganando terreno en el sector masculino es el del microinjerto capilar, “en lo que nos hemos convertido en especialistas”. Esta intervención no se recoge en las estadísticas nacionales debido al auge que está alcanzando el viaje a otros países como Turquía, donde ofrecen precios más competitivos.“Pero en nuestro caso hemos conseguido ajustar el precio y el paciente está empezando a valorar la seguridad de hacerlo aquí con todas las garantías”. Tanto es así, “que se está convirtiendo en la operación más demandada por ellos junto a la liposucción”.

Apunta el doctor Serres que en el avance en el ámbito de la cirugía facial encuentra respuestas en el fenómeno selfie. “Antes no llevábamos una cámara en el bolsillo y ahora se hacen muchos selfies al día, de modo que mucha gente se aprecia ahora defectos que antes no se veían tan fácilmente. Te mirabas al espejo pero no te detenías tanto en tu imagen, y tal y como reflejaba la Sociedad Americana de Cirugía Plástica, de la que también formo parte, se produjo un aumento de la cirugía facial, nariz y labios”. Este fenómeno lo constata el psicólogo Francisco Javier Díaz Quintana (Erytheia Psicología), experto en el público juvenil, quien aprecia que “dentro del afán de idealizar la imagen fotografiable, las jóvenes prefieren muchas veces tener unos pómulos y labios bonitos antes que otras partes del cuerpo”.

Pero este auge no implica necesariamente el de la cirugía en menores. Los datos arrojan que sólo el 1,9 por ciento de las intervenciones que se realizaron el pasado año fueron a menores de 18 años. “En los menores está todo muy controlado y hay que tener ciertas limitaciones y, por supuesto, no se puede hacer nada sin el consentimiento de los padres y tutores”, precisa el doctor Nicolás Maestro que asegura que en nuestro entorno las intervenciones más demandas son “la corrección de las orejitas de soplillo, que se puede hacer a partir de los 7 u 8 años, y la ginecomastia, que es una intervención que hacemos a chicos que sufren un aumento de pecho por una cuestión hormonal, eso sí, antes se trata ese tema hormonal y cuando está controlado corregimos el aumento de pecho”. “Aquí no ocurre como en Estados Unidos”, precisa el doctor Serres, “donde sí que se alertó del auge de intervenciones de labios y mamas en chicas a partir de los 15 años”.

En España, la encuesta de la Secpre indica que la población comprendida entre los 30 y los 44 años es la que más recurre a la cirugía estética, con un 37,3% del total de intervenciones; sin embargo, la experiencia del doctor Maestro Sarrión le hace señalar el tramo de edad comprendida “entre los 20 a 30 años, es decir, personas jóvenes que quieren mejorar su aspecto físico”, como los mayores demandantes de estas intervenciones en nuestra geografía, “al igual que a partir de los 45-50 años” donde solicitan “cirugías antienvejecimiento para corregir las arrugas y la flacidez”.

Distribución del número de intervenciones por tramos de edad en el último año. Distribución del número de intervenciones por tramos de edad en el último año.

Distribución del número de intervenciones por tramos de edad en el último año. / Datos de la Encuesta de la Secpre.

“Es que realmente la percepción sobre la cirugía estética ha cambiado mucho. Ya no es un tabú. Hay personas, claro, que quieren mantener discreción pero en la práctica, y por lo general, ya está normalizado y muchas personas cuentan que se han sometido a algún tipo de intervención. De hecho, te puedo decir que para nosotros al final es el boca a boca lo que nos trae a más pacientes”, valora.

Lo que sí preocupa especialmente al especialista gaditano es “el gran intrusismo” que existe en su profesión y alerta a los potenciales pacientes de estas pequeñas-grandes trampas que se tienden en algunas clínicas. “Para hacer una operación de cirugía estética en España hay que tener el título de especialista en Cirugía Plástica Reparadora y Estética, todo el que tenga título como cirujano estético o cirujano cosmético, no son títulos oficiales”. El profesional sigue profundizando: “La cirugía plástica consta de dos campos, la estética y la reparadora. Los cirujanos plásticos son cirujanos reparadores, que intentamos recomponer cuerpos por un accidente, por un tumor, por una enfermedad, esa es la cirugía que se hace en los hospitales; y luego hay una vertiente, que es la más conocida, la de poner guapos y mejorar a las personas, pero las dos son vertientes de la cirugía plástica. En hospitales la hacen los cirujanos plásticos propiamente dicho pero en la medicina privada hay quien no tiene el título de especialista”.

Así, en el último congreso de la Asociación Española de Cirugía Plástica que se celebró en Madrid hace un mes “se habló mucho de la importancia de las redes sociales no sólo para la captación de pacientes, sino también como medio muy efectivo para poder transmitir justo toda esta información correcta, exacta y verdaderamente científica de lo que es una intervención quirúrgica para distinguirnos los verdaderos especialistas de este tema de los que venden esto como un producto más”, reivindicaba el cirujano.

De esta forma, los expertos están constantemente estudiando no sólo la mejor manera de llegar a sus pacientes sino también, evidentemente, nuevas técnicas y tratamientos mínimamente invasivos. “El futuro de la cirugía plástica va por la medicina regenerativa, la utilización de tejido de tu propio cuerpo para poder reconstruirlo, llámese con células madre, por ejemplo”, adelanta, en este sentido, Nicolás Maestro que también certifica que “cada vez los tratamientos son más conservadores, con cirugías menos agresivas, que requieran menos tiempo quirúrgico, menos cicatrices y un tiempo de recuperación más corto”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios