Educación Un gaditano consigue la devolución del dinero de un máster contratado que no cumplía las expectativas

Provincia de Cádiz

Menos ayudas y más iniciativa

  • Empresarios foráneos analizan, desde su experiencia, las ventajas y déficits de Cádiz para captar inversiones y salir de la crisis · La burocracia y la falta de estímulo emprendedor, principales críticas

Es un momento delicado, pero también crucial. La crisis se ha llevado por delante industrias, empresas de aquí y de allá, proyectos con mucho futuro pero sin financiación. Cádiz, una de las provincias con menos tejido empresarial por habitante, se ha quedado tiritando con la recesión, pendiendo nuevamente de varios hilos, los mismos de siempre, los tradicionales dicen, pero tiene un abrigo extraordinario y privilegiado que puede ayudar a salir mejor parados del valle económico: un fuerte respaldo público (es la provincia con más planes de reindustrialización en marcha, con los de Campo de Gibraltar, Sierra y ahora Bahía de Cádiz) y unos recursos naturales y estructurales que están y seguirán ahí (costa, comunicaciones, buena meteorología, mano de obra disponible, menor coste de vida...).

La iniciativa privada, de calidad y con innovación, es el camino que la Administración quiere dibujar para salvar el bache y recuperar el crecimiento. Pero, ¿cómo lo hace? ¿Qué ofrece Cádiz al inversor? ¿Cómo se puede mejorar la gestión para facilitar la acción empresarial? ¿En qué ganamos y en qué perdemos en comparación con otras zonas? Para conocer la realidad del día a día de un emprendedor, Diario de Cádiz conoce las experiencias de seis empresarios foráneos que un día decidieron apostar por esta provincia y establecer aquí su negocio.

Desde esta perspectiva exterior, los gerentes de OACE, A Taste of Spain, Mala Mujer Tarifa by María Malo, Armoniza, Urium y Zana Design dan su opinión de cómo ven la provincia, cómo se la ve fuera y qué tiene que cambiar para atraer o rentabilizar el capital privado. La excesiva burocracia sigue siendo una crítica generalizada, el epicentro de las quejas y coinciden en señalar que los incentivos públicos son buenos, necesarios, pero inútiles si la tramitación es lenta, farragosa o, incluso, infructuosa. Otros puntos comunes son la falta de estímulo, de cultura empresarial entre los gaditanos, lo que provoca que el tejido productivo sea pequeño, poco dinámico y escasamente innovador. El dinero genera dinero y de una idea surge otra, es la filosofía que falta. Y no será por falta de oportunidades o recursos, sino porque éstas no se aprovechan suficientemente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios