Michael Tappe (Alemania). Consultoría OACE

"Tengo fe en esta zona; tiene recursos pero no los aprovecha"

Michael Tappe se ha hecho en Cádiz. Empezó estudiando Empresariales en la UCA en Jerez y allí se llevó su primera impresión: "Sólo el 3% de los alumnos queríamos ser empresarios; la mayoría había elegido la carrera porque estaba en Jerez y el resto pensaba trabajar en bancos. ¡Cómo puede ser eso!", exclama en un perfecto español con un perfecto acento alemán. Las cosas pintaban difíciles pero este emprendedor lo tenía y lo sigue teniendo claro: "Tengo mucha fe en esta zona porque hay unos recursos infinitos". Se refiere a la costa, las posibilidades empresariales ligadas a la náutica que no se aprovechan; las infraestructuras y equipamientos como un Circuito de Velocidad de Jerez "magnífico pero que ¡sólo se aprovecha con un evento al año... y encima cierran Jerez y El Puerto, que lo entiendo, pero les mandan a los moteros a un descampado sin nada, nunca hay nada!

Es vehemente, mucho, y golpea la mesa (como buen teutón) de su oficina en el Polígono Urbisur de Chiclana. Desde allí su consultoría OACE presta servicio y asesoramiento a los extranjeros que quieren invertir y establecerse en Cádiz. Porque cree que "la entrada de divisa internacional es vital para apoyar el tejido de esta zona". Acumula ya nueve años en esta actividad y tiene una visión meticulosa de las ventajas y desventajas de emprender en la provincia gaditana.

La Administración es su principal caballo de batalla y, en concreto, los funcionarios y la actitud del servicio público. El tema le enerva, como a tantos. "Son prestatarios, pagados con nuestro dinero, tienen que concienciarse de ello, y nosotros no somos el sujeto pasivo, como aparece en la documentación, somos el cliente y la Administración es una empresa, una empresa pública. Sobre las ayudas cree que funcionan mejor las que llegan cuando el negocio está montado porque "cuando la gente no sabe bien qué hacer, la subvención sólo sirve para organizar grandes cenas de empresa y comprar buenos coches".

Al mirar a su entorno, Tappe echa en falta un tejido productivo "más diverso y que haga posible la innovación"; también "más ánimo para arriesgarse" porque afirma con total convicción que en Cádiz "hay muchas posibilidades que no se aprovechan"; y considera imprescindible adquirir "una actitud de calidad" para desterrar los "servicios chapuceros", de ahí que opine que esta cultura empieza por el propio consumidor y su carácter más exigente.

Esta conciencia, esta responsabilidad de cambio, también la hace extensible a los Gobiernos, "que son los que deben impulsar "un giro" y extender la idea de que "la única salida de la crisis es la iniciativa, la iniciativa privada, ya sea buena o mala, porque siempre será mejor que no hacer nada". Este camino es el que marcará el futuro, así como una mayor profesionalización en sectores clave como el turismo y, en el fondo de todo ello, "un nuevo modelo educativo" en el que importe menos la obtención de un diploma que la cualificación. "Si estudias durante dos o tres años para ser electricista, te sentirás orgulloso de ser electricista y no serás electricista, fontanero, albañil, un chapu...". Esta escasa formación profesional es uno de los hándicaps principales que advierte el alemán en comparación con otras regiones y países donde esta cultura del manitas a domicilio no existe o se ha desterrado con el tiempo. "Por cierto", dice tras una llamada, una de las muchas que recibió y gestionó en la escasa hora de entrevista. "Está mi madre en casa porque el pintor iba a estar hasta las ocho, pero me acaba de decir que se ha ido ya (son las 14.30) porque hacía mucho calor". Se ríe, se sorprende (cada vez menos) y quiere mantener viva su fe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios