Sucesos

Detienen a un menor como presunto autor de la muerte de su madre en Chiclana

  • Los hechos sucedieron hace dos años en Chiclana

  • El joven, adoptado y de 16 años, ha sido localizado por la Guardia Civil en la provincia de Málaga

  • La mujer falleció por asfixia

Imagen del hotel Riu, donde trabajaba la mujer fallecida. Imagen del hotel Riu, donde trabajaba la mujer fallecida.

Imagen del hotel Riu, donde trabajaba la mujer fallecida. / Sonia Ramos

La Guardia Civil ha detenido en la provincia de Málaga a un menor gaditano de 16 años como presunto autor de la muerte de su madre adoptiva.

Los hechos, según ha podido saber este diario, ocurrieron hace dos años en Chiclana de la Frontera, aunque no ha sido hasta hace algunas semanas cuando agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil, tras una larga y complicada investigación, han conseguido localizar y detener a este menor en la localidad de Fuengirola, en la provincia de Málaga, al que se le buscaba como presunto responsable de la muerte por asfixia de su progenitora.

La fallecida respondía al nombre de Elisa Polo, y era gobernanta del hotel Riu en el Novo Sancti Petri. Nacida el 9 de julio de 1966, en el momento de su fallecimiento tenía 51 años. Era pareja del jefe de bares de dicho establecimiento hostelero en Chiclana, y ambos, después de intentar concebir hijos sin éxito, decidieron adoptar a un niño ruso. Tras unos complicados trámites consiguieron hacerlo, pensando que ese hijo les colmaría de felicidad, sin suponer que, según los hechos que está investigando la Guardia Civil a instancias de la Fiscalía de Menores, esa decisión les cambiaría su destino para siempre.

El joven, de origen ruso, tenía 14 años en el momento en que sucedieron los hechos

El cuerpo sin vida de Elisa fue encontrado en su propia cama sin otros signos de violencia. Teniendo en cuenta su edad y que la mujer no padecía enfermedades previas, el Servicio de Patología Forense del Instituto de Medicina Legal de Cádiz se encargó de realizarle la autopsia al cadáver. Entonces se determinó que Elisa había muerto por asfixia. Aunque el cadáver fue incinerado en el Cementerio Mancomunado de Chiclana, las dudas que surgieron con la muerte de la mujer no dejaron de crecer. La Guardia Civil llegó a tomar declaración a la pareja de Elisa, padre adoptivo del joven, aunque se descartó rápidamente cualquier vinculación con el triste suceso, que provocó todo tipo de comentarios entre los empleados de los hoteles del Novo Sancti Petri, que conocían a Elisa y que la describían ayer mismo como una mujer vital y sin problemas aparentes en su vida cotidiana.

Según ha podido saber este medio, una vez que se tuvo el informe del Servicio de Patología Forense, los investigadores comenzaron a sospechar de que la muerte no había sido por causas naturales y que otra persona habría provocado la asfixia de la fallecida, por lo que se inició una larga investigación que ha finalizado ahora.

Entre las pesquisas de la Benemérita se trata de probar la mala relación existente entre la madre y el adolescente, que en el momento de los hechos tenía 14 años, y los motivos que podría tener para acabar de esta forma con la vida de su madre adoptiva. No se sabe aún si pudo haber alguna pelea entre ambos por un motivo que se desconoce o si el menor actuó de manera premeditada.

En estos momentos, y tratándose de un menor, todo lo que rodea a la investigación se lleva con un silencio absoluto, tanto por parte de la Guardia Civil como por la Fiscalía de Menores. No obstante este diario ha podido saber que el joven, tras ser localizado y detenido en la provincia de Málaga, ha sido internado en un centro de menores de régimen cerrado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios