Vivienda

La Oficina de Intermediación sobre Desahucios abre hoy sus puertas por última vez

  • El Ayuntamiento ha comunicado a sus trabajadoras que no financiará el proyecto en 2020

Una imagen de un edificio de infraviviendas en el casco histórico. Una imagen de un edificio de infraviviendas en el casco histórico.

Una imagen de un edificio de infraviviendas en el casco histórico. / Andrés Mora

La Oficina de Intermediación sobre Desahucios, un recurso municipal que abrió sus puertas en 2015 vive este lunes su última jornada de funcionamiento. Así lo han confirmado sus responsables, tras la decisión por parte del Ayuntamiento portuense de no seguir financiando este proyecto puesto en marcha por el tripartito de izquierdas, como una de las medidas incluidas en el programa de gobierno del anterior equipo municipal.

Hoy lunes, último día de funcionamiento de la oficina, se ha seguido atendiendo a familias -en concreto a dos- que acuden cada día con problemas relacionados con desahucios, ocupaciones de vivienda o problemas con los alquileres.

La Concejalía de Asuntos Sociales también ha comunicado ya a las trabajadoras que deben desalojar de inmediato la sede que ocupaban, en el edificio de servicios sociales de la calle Nevería.

Precisamente hace unos días la oficina daba a conocer su balance de gestión en estos cuatro años,  en los que se ha atendido a un total de 786 familias. El capítulo más numeroso de las consultas corresponde a ocupaciones de viviendas y a la existencia de alquileres en infraviviendas, lo que ha generado la atención a 204 familias.

En estos cuatro años desde la oficina se han alcanzado 14 acuerdos extrajudiciales con los bancos para las devoluciones de cláusulas suelo; se han conseguido paralizaciones de desalojos en caso de ocupación que han beneficiado a 59 familias y se han conseguido periodos de carencia en otros 20 casos.

Desde la Oficina han detectado además una realidad alarmante, la que se da en los casos de mujeres separadas con hijos que se ven en riesgo de exclusión por los incumplimientos de las obligaciones de sus ex-parejas.

En cuanto a las conclusiones que se extraen de la labor de la oficina en estos años, se señalan aspectos como "los estragos de una crisis social y económica que se ha cronificado. A consecuencia de ello, una gran parte de la población portuense sufre una situación de emergencia social que se ha traducido en el crecimiento del número de desahucios y cortes de los suministros básicos. La periferia de la ciudad y buena parte del centro, totalmente desatendido, son las zonas más afectadas por este tipo de situaciones.

Desde la oficina consideran que la administración local "no cuenta con medios a disposición de la ciudadanía para dar respuesta a las situaciones de emergencia habitacional, por lo que creen que esta oficina ha sido en estos años "un servicio indispensable y de incuestionable necesidad".

El cierre de esta oficina, no obstante, no ha cogido de sorpresa a sus responsables ya que nada más llegar al Ayuntamiento el actual equipo de gobierno su portavoz, Javier Bello, anunció en rueda de prensa que se iban a acabar "los chiringuitos de la izquierda", contemplando esta oficina como uno de ellos.

Este periódico ha solicitado información al equipo de gobierno sobre esta decisión, aunque han declinado ofrecer una respuesta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios