Elecciones municipales Cádiz

El muelle como salvavidas

  • Las 300 hectáreas que quedarán libres tras la reordenación del suelo portuario serán esenciales para el desarrollo de la ciudad

  • El debate, que se solventará este mandato, es si se debe apostar por el ocio, el turismo, la vivienda o el uso marítimo. O todo junto

El muelle de contenedores, por donde crecerá la ciudad El  muelle de contenedores, por donde crecerá la ciudad

El muelle de contenedores, por donde crecerá la ciudad / D. C.

Comentarios 3

No descubro nada nuevo si cuento que las mejores épocas de bonanza para Cádiz llegaron a través del mar. Fenicios, romanos, el comercio con las colonias e, incluso, los buenos tiempos de la construcción naval. Al igual que las crisis de la ciudad han ido parejas a las etapas de decadencia de su puerto.

Por eso hoy, cuando se busca un modelo adecuado de ciudad, que si el turismo, que si la cultura, que si el comercio, el puerto se ofrece, de nuevo, como una alternativa. Una alternativa llena de dudas en un mercado extremadamente competitivo, sobre todo cuando la competencia directa, Algeciras, Huelva, Sevilla, son más fuerte y con mayor capacidad de crecimiento en espacio.

Pero más allá de los tráficos habituales de un puerto (contenedores, pesca, cruceros turísticos...) el muelle de Cádiz pone sobre la mesa, para ayudar a definir ese modelo de ciudad, un terreno que, atendiendo a las limitadas medidas de Cádiz, es enorme y sobre el que hay que definir qué se quiere hacer, quién lo debe de hacer, cómo se va a hacer y, sobre todo, cuándo se va a ejecutar.

Son, aproximadamente, unas 300 hectáreas de suelo que, en apenas unos años, quedarán vacantes con el definitivo traslado de los contenedores al nuevo muelle. El Reina Sofía, con poco más de 30 años de antigüedad, quedará vacío, más de lo que está habitualmente, y se unirá a los usos ciudadanos que se puedan plantear también al muelle Ciudad y la tan necesaria conexión del puerto y Cádiz.

300 hectáreas dan para mucho. Será por ello, y también por la lentitud con la que nos movemos por esta ciudad, que llevamos hablando años y años sobre el diseño más adecuado. Hasta tal punto nos resulta complicado elegir uno que se tuvo que acudir a la Universidad Politécnica de Madrid para dibujar propuestas, algunas ciertamente excesivamente soñadoras y que se conocieron hace ya un año, en mayo de 2018.A la vez, dirigidos por el catedrático de la UCA Juan Manuel Barragán, garantía de un trabajo bien realizado, se analizó el puerto, su realidad y su futuro.

A la vez, en el Plan de Ordenación Urbana de 2012, aprobado al final del mandato municipal del Partido Popular, también se aportaron propuestas pendientes de definir mediante un plan especial.

En la lentitud con la que nos movemos, la gestión de José Luis Blanco al frente de la APBC ha permitido avanzar notablemente en este proceso. El Plan Especial del Puerto, donde se recogerá todo el desarrollo de los espacios portuarios de la Bahía, ya está en fase de redacción.

La previsión de la APBC es tener el documento terminado ya avanzado el año 2020. En su momento, Blanco indicó que iba a ser un plan “flexible” que favoreciese la inversión privada y la protección de la esencia del mismo puerto.

Son éstos dos pilares que la gran mayoría de técnicos, políticos y empresarios del sector, consideran fundamentales para definir el nuevo muelle y su relación con la trama urbana.

La inversión privada será fundamental por el calado de la urbanización que habrá de acometerse. Si se juega con una propuesta donde se apueste en parte por el ocio, el turismo y el comercio, resulta evidente que serán proyectos de capital privado.

De la misma forma, estas 300 hectáreas no podrán desligarse de su adn portuario, ya que sin duda sería una ruptura perjudicial para la propia ciudad. Así, en varias de las propuestas que se han presentado se habla de la presencia de una industria, de carácter limpio, centrada en el sector de la vela y los yates.Entre técnicos y políticos hay quienes también consideran necesario utilizar parte de este suelo para la construcción de viviendas. La falta de pisos es uno de los grandes problemas de la ciudad, que no se solventará ni con el uso de estos terrenos. En todo caso, hay quienes consideran que debería de ampliarse el vecino barrio de la Hispanidad, como forma de mejorar la conexión de la ciudad residencial con el antiguo muelle de contenedores. El Ayuntamiento de Podemos-Ganar Cádiz ya ha advertido que, si sigue gobernando, evitará la especulación inmobiliaria.

Con el Plan ya en marcha, habrá que confiar en que esta vez, por fin, el largo debate sobre el muelle y la ciudad parece que va encaminado a encontrar su definitiva solución. Y tal vez el mar vuelva a ayudar al crecimiento de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios