Elecciones municipales en San Fernando Pérdida de concejales, de votantes y de fuerza en la oposición

  • Solo PSOE y Vox mejoran sus resultados entre las formaciones –PP, AxSí, Cs y Podemos– con representación

Los concejales de AxSí celebran los resultados de las elecciones municipales. Los concejales de AxSí celebran los resultados de las elecciones municipales.

Los concejales de AxSí celebran los resultados de las elecciones municipales. / Román Ríos

Los tiempos acelerados de una noche electoral obligan a analizar con más calma los datos que arrojaron las urnas. En el caso de San Fernando, por la contundente victoria del Partido Socialista (PSOE), que se trata en la información principal de estas páginas; pero también por la situación en que la decisión de los isleños deja al resto de partidos, en concreto a los que ya formaban parte de la Corporación Municipal en estos cuatro años (PP, AxSí –que toma el relevo del PA–, Cs y Podemos). Mención aparte tiene Vox que irrumpe en la esfera institucional con dos concejales.

Los populares pierden dos concejales respecto a hace cuatro años cuando incluso cabía la posibilidad de sumar con Ciudadanos y el extinto Partido Andalucista (PA) para alcanzar el gobierno y la mayoría absoluta. Para los próximos cuatro representarán a la ciudad con cinco concejales en la Corporación Municipal. Repiten José Loaiza, María José de Alba y María del Carmen Roa, pero se estrenarán en la actividad política Inmaculada Marín y Joaquín Becerra, números 4 y 5 en la lista.

Frente a las urnas de hace cuatro años también pierde el resto de formaciones que estaban en el arco municipal (excepto el PSOE, claro vencedor): unos lo hacen en número de ediles y otros, en número de votos o fortaleza para la negociación. La tercera fuerza en el mandato que termina es Sí se puede, la agrupación de electores que esta vez sí se ha presentado bajo la marca de Podemos. De los comicios de entonces sacaron apoyos suficientes para tener cuatro escaños, pero problemas internos llevaron a la salida del grupo municipal de la concejala Inmaculada López, que no entregó su acta y se quedó como no adscrita.

La situación de la formación morada es más delicada ahora –que solo tendrá dos representantes en el Pleno Municipal, Ernesto Díaz y Ana Rojas, que es nueva en estas lides–. Se ha dejado por el camino un total de 2.983 votos, pero curiosamente puede ser llave de gobierno para Patricia Cavada, aunque también los pueden ser Ciudadanos o los andalucistas.

El domingo por la noche Ernesto Díaz lamentaba que no hubiera habido confluencia con Izquierda Unida (IU) porque la suma de votos los hubiera colocado en mejor posición. Efectivamente, entre ambas formaciones hubieran alcanzado 4.124 votos (2.776 de Podemos y 1.348 de IU), lo que los hubiera colocado como cuarta fuerza política, a pocos votos de distancia de Andalucía por sí (AxSí).

La formación que encabeza Fran Romero mantenía su representación en el Ayuntamiento al amarrar los tres concejales con los que ya cuenta actualmente. Las sensaciones eran agridulces, sin embargo, porque pierden 598 votantes: de 4.946 que les dieron su apoyo en mayo de 2015 a 4.348 de esta ocasión. Además por primera vez en muchos mandatos no puede decirse que sean indispensables para la formación de gobierno en la ciudad. Ni siquiera en el caso de que el PSOE optara por pactar para gobernar con la tranquilidad de una mayoría, que no ha tenido el equipo de gobierno estos años, serían imprescincibles, pues Cavada solo necesita dos ediles más.

Los andalucistas tendrán en Fran Romero su cabeza visible una vez más, escudado por Maite Lebrero. El tercer puesto, por el contrario, lo ocupa alguien nuevo en la política municipal, aunque no en la esfera pública de San Fernando: Lolo Picardo es suficientemente conocido como gerente de la Venta de Vargas y por el cargo de presidente de la Asociación Isleña de Hostelería y Turismo (Asihtur).

Por detrás de ellos se ha situado en número de votos y de concejales Ciudadanos, que pierde un puesto en el Pleno Municipal al quedarse con dos ediles. En este caso ambos tienen experiencia: de cuatro años Francis Posada y algo menos Regla Moreno, que encabezaba la candidatura y que entró en la Corporación por la renuncia de Javier Cano. En su caso las consecuencias de la pérdida de apenas 352 votos han sido demoledora.

Vox es la excepción ante esta tendencia negativa de las formaciones mencionadas, pues tendrá dos puestos en la nueva Corporación, que ocuparán Carlos Zambrano y Francisco Paredes. En este caso estaba por ver si la fuerza nacional de la formación tenía un reflejo similar en las municipales. Y aunque no han sido tan espectaculares como en las elecciones generales, cuando se situaron por delante del PP, como cuarta fuerza política, los números han crecido sobremanera en cuatro años: de los 452 de 2015 a los 3.397 de 2019. Parece razonable pensar que buena parte de esos votos se han desplazado del electorado del PP que de unos comicios a otros ha perdido 2.154 votantes hasta quedarse con 7.093.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios