Carnaval 2021

La chirigota de Vera Luque anuncia que no participará en las galas de Carnaval

  • Lo hace "por una cuestión de responsabilidad" y ante las dificultades para ensayar

La chirigota de Vera Luque ‘Los Cadizfornia’ en una de sus actuaciones en el Concurso 2020. La chirigota de Vera Luque ‘Los Cadizfornia’ en una de sus actuaciones en el Concurso 2020.

La chirigota de Vera Luque ‘Los Cadizfornia’ en una de sus actuaciones en el Concurso 2020. / Lourdes de Vicente

La chirigota de Vera Luque, primer premio del Concurso de Agrupaciones 2020, ha emitido un comunicado por el que anuncia que no participará en las galas propuestas por la Delegación de Cultura y Fiestas el próximo febrero “por una cuestión de responsabilidad”. Y es que “durante el mes de julio cantamos en tres ocasiones, cuando el ambiente se relajó. Desde entonces están los tipos guardados, por lo que para cantar ahora tendríamos, necesaria e imperiosamente, que ensayar. Y ni debemos, ni queremos, meternos trece personas bajo un mismo techo a cantar, lanzándonos mutuamente lo que la Ciencia llama aerosoles, y nosotros llamamos perdigonazos, básicamente”. “No debemos, ni queremos, porque muchos de nuestros viejos son mayores, algunos octogenarios, o tienen problemillas de salud. Y si estamos intentando cumplir lo más estrictamente que podemos las medidas por tal de no perjudicarlos, no tiene sentido ninguno que trece personas nos metamos bajo un mismo techo a berrear “Somos los hinchapelotas” como si no hubiera un mañana”, añade la agrupación. Alude también a cuestiones logísticas. “Ensayamos en un colegio (no podemos entrar), nuestro local es pequeñito (creemos que ni entrando seis personas se respeta la distancia de seguridad), vivimos desperdigados por la capital, la provincia y hasta hay un sevillano (si nos confinan perimetralmente no creo que sirva un salvoconducto consistente en tres cuplés en una hojita doblá), y habrá toque de queda (si pudiéramos ensayar a las seis de la tarde, enseguía nos hubiéramos perdido la Champions to estos años). O sea, imposible, inviable, y apelando de nuevo a la responsabilidad…innecesario”, estima la chirigota. El grupo de Vera no duda “de la buena voluntad por parte de los organizadores” ni de que el Falla “cumple las medidas a la perfección”. Y por supuesto “apostamos por la Cultura Segura. Pero también por minimizar los riesgos en tiempo de pandemia. Y para nosotros, esto supone un riesgo prescindible”. La chirigota entiende y apoya “a músicos, artistas, profesionales de la escena, técnicos, representantes,etc que deben actuar, cantar, trabajar, puesto que esa es la manera que tienen de pagar la luz (con sus castas), el agua, y la compra del mes. Todo el esfuerzo que hagan las instituciones y organismos públicos para ello, es de agradecer. Nosotros, afortunada o desafortunadamente según se mire, no necesitamos exponernos porque salir en Carnaval no es nuestra base económica”. Continúa exponiendo el grupo que “por un año con un febrero vacío, ésto no se va a perder, es imposible. Por tanto, es prescindible nuestra participación presencial, estando como estamos, en una de las fases más duras de una pandemia, que se está llevando a mucha gente por delante”. “No creemos que se dude de nuestro amor a esta fiesta. De nuestra pasión. Y de las infinitas ganas que tenemos de compartir coplas, ratos, con la gente a la que le gusta ir a vernos, con los compañeros del resto de grupos, y sobre todo con nosotros mismos y nuestras familias. Pero a corto plazo, y mientras que nos veamos sumergidos en estos momentos duros que está dando el putito bicho, los descartamos con todo el dolor del corazón”, consideran estos chirigoteros. Por el momento, en el horizonte la chirigota no vislumbra ninguna actuación “a pesar de que han contactado con nosotros para algunas más previstas para el mes de febrero, las cuales tampoco llevaremos a cabo”. Más adelante, ya se verá. Concluye señalando esta chirigota que “ojalá lleguen pronto los momentos de dejar a un lado los coditos, que estamos tol mundo como el Cuco, y saludarnos como el Dios Momo manda: con un fuerte achuchón y con una cervecita en la mano. Cuando eso ocurra, sea la fecha que sea, somos capaces de invadir la escalera de Medicina como un domingo de Carnaval cualquiera, y sin contratos ni protocolos de por medio, pegarnos una tarde entera cantando. Avisaremos si así es para que se apunte to quisqui. Y de esa forma recuperaremos parte del tiempo perdido, y celebraremos la alegría y la vida. Ya queda menos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios