tenis abierto de estados unidos

La rodilla de Nadal, un estigma

  • Tras saltar las alarmas en su partido contra Khachanov, la lesión que sufrió el balear al final de la pasada temporada vuelve a frenarlo

  • Su participación en la Copa Davis, en duda

Nadal se queja de la rodilla durante su partido de semifinales contra Del Potro. Nadal se queja de la rodilla durante su partido de semifinales contra Del Potro.

Nadal se queja de la rodilla durante su partido de semifinales contra Del Potro. / JASON SZENES / efe

"No puedo más". Rafael Nadal menea la cabeza, mira a su box y decide lo inevitable: aunque lo odie, como lo aseguró luego en rueda de prensa, abandona su partido ante Juan Martín del Potro y pone fin así a la ilusión de regresar a una final en el Abierto de Estados Unidos.

Sólo habían pasado diez minutos de su salida de la pista y Nadal ya estaba en una abarrotada sala de prensa del estadio Arthur Ashe para brindar explicaciones.

"Tener que retirarme es una sensación peor que la de haber perdido", dijo un angustiado el balear. "Sentía mucho dolor. Odio tener que retirarme, pero seguir así era demasiado. Continuar un set más de esta forma hubiese sido demasiado para mí", explicó el número uno del mundo, que explicó que la molestia la sintió en el primer set.

"Sentí un pinchazo en el 2-2 del primer set, lo comenté con mi box e intenté pensar que iba a mejorar durante el partido. Pero no, no fue el día", señaló el defensor del título.

"Era muy difícil para mí seguir jugando tanto tiempo, teniendo demasiado dolor", añadió Nadal, que igualmente está convencido de que no hubo ninguna rotura de ligamentos ni de meniscos, sino que se trata de la vieja molestia del tendón rotuliano que lo obligó a una atención médica en el partido ante Karen Khachanov y que lo persiguió durante el final de la temporada pasada. "Es lo que ya conocemos y es lo que tenemos que tratar", zanjó.

Anta Khachanov, Nadal había minimizado el tema: "No es el día de hablar de la rodilla, creo que fue algo menor en general y nada más. Simplemente pedí que me pusieran el vendaje para tener una mayor sensación de sujeción", declaró en aquel momento, minutos después de ganar su partido en la tercera ronda.

Lo cierto es que después de ese choque de cuatro horas y 23 minutos ante el ruso, el número uno del mundo acumuló otras tres para vencer a Nikoloz Basilashvili, y nada menos que cuatro horas y 49 minutos para superar a Dominic Thiem. Un desgaste excesivo para llegar en óptimas condiciones a un duelo de máxima exigencia como le propuso Del Potro.

El historial de Nadal con esa rodilla derecha obliga a prestar atención a su evolución, máxime teniendo en cuenta que la semana que viene está la serie de la Copa Davis ante Francia, en la que Nadal está citado.

El español sufrió una carga de estrés en el tendón rotuliano de esa articulación en el último tramo de la temporada pasada. Jugó 18 torneos en todo el año, de los que ganó seis, y llegó a la gira asiática en octubre con molestias.

Después de perder la final de Shanghái ante Roger Federer con una cinta para sujetar el tendón, renunció a Basilea, se retiró en los cuartos de final de París y se bajó también del Masters de Londres tras perder su primer partido ante David Goffin.

A principios de este año, y por el mismo motivo, canceló una exhibición en Abu Dhabi y se dijo adiós a Brisbane, por lo que llegó al Abierto de Australia casi sin rodaje. Ya recuperado, en Melbourne abandonó su partido de cuartos de final ante Marin Cilic, pero por una lesión en el psoas ilíaco de la pierna derecha, que luego le impediría jugar lso torneos de Acapulco, Indian Wells y Miami.

Para evitar ese desgaste, Nadal optó este año por un calendario más acotado, lo que implicaba saltarse el Masters 1000 de Cincinnati de hace dos semanas.

Con nueve torneos y la serie de Copa Davis ante Alemania disputados en lo que va de año, Nadal lidera la carrera hacia la Copa de Maestros de Londres, pero, de entre los tenistas de la zona alta del ranking, es el que menos torneos ha jugado, por debajo de los 12 de Federer y los 13 de Novak Djokovic. Con excepción de la lesión que lo marginó en Australia y la gira norteamericana de febrero y marzo, el resto se debió a organización de calendario.

"Hay ciertos cambios. No hablo a nivel de juego, sino de la manera de entrenar, de las horas que pasa en la pista o del descanso", explicó Carlos Moyá antes del US Open.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios