Segunda División B Pau Franch, la esencia del goleador

  • El delantero del San Fernando CD, autor de los dos tantos en El Ejido, es el máximo artillero del equipo y afirma que "siento de manera especial el cariño de la afición"

Pau Franch (sin peto), en plena pugna en un partidillo de entrenamiento. Pau Franch (sin peto), en plena pugna en un partidillo de entrenamiento.

Pau Franch (sin peto), en plena pugna en un partidillo de entrenamiento. / Román Ríos

La salva de aplausos con la que fue despedido en el último partido que el San Fernando disputó en Iberoamericano por parte de los aficionados azulinos, al ser sustituido, ha sido, quizás, de las más grandes que se recuerdan en el campo de Bahía Sur.

Lleva varios partidos demostrando el porqué José Pérez Herrera confió en él cuando planificó la temporada y su momento de forma le ha permitido, en los dos últimos partidos, anotar tres dianas y subir al escalafón de máximo artillero del equipo azulino, junto a su compañero Carri.

Se trata de Pau Franch, sin duda alguna el hombre que más en forma está del conjunto isleño en este arranque de Liga, lo que lo ha llevado a ser uno de los jugadores más idolatrado por parte de la afición isleña.

Cuando Diario de Cádiz recibe a Pau Franch su imagen no dista mucho de lo que ofrece en el terreno de juego. Es constante, paciente, regular en sus acciones y contestaciones y transmite una tranquilidad que, incluso, contagia.

"Estamos en un buen momento, en un momento dulce que tenemos que aprovechar, pero no es una cosa fruto de la casualidad ni de un jugador determinado, es fruto de la constancia, del trabajo bien hecho y de todo lo que ha rodeado al principio de Liga", afirma en clara referencia a evitar el protagonismo de una individualidad ante el colectivo.

"Lo que pasa –argumenta- es que los que jugamos en las posiciones adelantadas, si tenemos la suerte de que la pelota quiera entrar, lucimos más y eso es indiscutible, pero sin el trabajo colectivo, sin la ayuda de los compañeros, es imposible el conseguir marcar y el ganar partidos", sentencia.

De su llegada a La Isla en el mercado de invierno de la pasada campaña y su continuidad en esta temporada, señala que "lo cierto es que he tenido el privilegio de jugar en los cuatro grupos de Segunda División B y el cuarto es, sin duda alguna, el más competitivo, donde mejores equipos te encuentras, donde los campos son buenos, de equipos históricos, y por ello no dudé en venirme para el sur. Lo cierto es que me he aclimatado a las mil maravillas y estoy muy feliz en San Fernando", manifiesta.

Tanto es así que para la afición de La Isla ya es de los jugadores más importantes. "Siento de manera especial el cariño con el que se me trata y eso me ayuda bastante para seguir progresando y trabajando y no desfallecer nunca".

Pau Franch se caracteriza por ser una las bazas más importantes a la hora de comenzar la presión desde arriba y es algo que no le incomoda para nada. "El equipo es muy competitivo y no se deja un ápice de esfuerzo en el camino y eso ayuda mucho. Creo que nos hemos contagiando del entusiasmo conforme han ido pasando las jornadas, pero no nos cansamos de repetir siempre lo mismo, que no es otra cosa que cerrar, en primer lugar, el objetivo propuesto". Y es que para el delantero lo primero pasa "por lograr los máximos puntos y atar la permanencia. Luego, en la jornada 30 veremos si miramos para arriba o miramos para abajo, pero en estos momentos hay que ir partido a partido, jornada a jornada, tener los pies en el suelo y ser conscientes de que sin trabajo, sin esfuerzo, sin sacrificio, no tenemos recompensa porque el San Fernando se mide todos los domingos a equipos con mayor presupuesto, con mejores plantillas y eso sólo se contrarresta con trabajar más que el contrario", enfatiza.

Y el domingo, otro hueso duro de roer, un equipo del que guarda un desagradable recuerdo, no en vano la temporada pasada jugando en el Nuevo Colombino ante el Recreativo de Huelva, un encontronazo le rompió prácticamente la cara, lesión de la que todavía, a día de hoy, se recupera. "Esa desafortunada jugada terminó conmigo lo que restaba de temporada y lo cierto es que lo pasé francamente mal porque me partí el pómulo, parte de la boca, la nariz y tuve el ojo hinchado, pero ya queda en el recuerdo y espero poder desquitarme con algún gol el domingo", comenta con una sonrisa.

Hay un hecho que no queda inadvertido. Cuando Pau Franch anota un tanto, se lleva la mano al bigote y eso tiene un significado. "Es en recuerdo al bigote de mi abuelo, fallecido hace poco. Me suelo acordar de él cuando consigo un tanto y sé que, si me está viendo desde algún sitio, se emocionará igualmente. Era asiduo a verme jugar y lo cierto es que lo tengo muy presente", sentencia con pena.

Pau Franch, por méritos propios, se ha convertido en el hombre de referencia en el ataque del San Fernando, en uno de los pilares en el equipo de José Pérez Herrera y quizás en un protagonista principal en este gran arranque de Liga que está poniendo en liza el equipo de La Isla. Aunque sea compartido, es el máximo artillero del conjunto azulino.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios