Atletismo De Cádiz a Sierra Leona pasando por Boston

  • La gaditana Auxi Martínez de Salazar convierte su sexto maratón en un reto solidario para que 75 niñas coman y estudien durante un año.

Auxi Martínez de Salazar, a punto de cruzar la línea de meta en una carrera. Auxi Martínez de Salazar, a punto de cruzar la línea de meta en una carrera.

Auxi Martínez de Salazar, a punto de cruzar la línea de meta en una carrera.

¿Qué o quién servirá dentro de un par de semanas de nexo entre España, EEUU y Sierra Leona, tres países ubicados en continentes diferentes y separados por enormes distancias? Pues la protagonista de esa ligazón será una gaditana afincada en Madrid por motivos laborales que responde al nombre de Auxi Martínez de Salazar.

¿Y cómo se explica ese triángulo dibujado en el mapa por una mujer nacida en el hospital Mora de Cádiz? Pues ocurre que Auxi se ha dedicado en los últimos tiempos, como corredora aficionada, a disputar varios de los maratones más populares del globo terráqueo, en concreto los seis agrupados en la conocida como Abbott World Marathon Majors. Tiene previsto acabar la colección de media docena el lunes 15 del presente mes con motivo de la prueba de 42.195 metros de Boston, ocasión muy especial para la cual se ha planteado un reto solidario que consiste en recaudar cierta cantidad de dinero para la ONG Pequeña Nowina, al frente de la cual figura su amiga portuense Cristina Martínez y que lleva adelante proyectos destinados a beneficiar las condiciones de vida de mujeres y niñas desfavorecidas del referido país africano.

Auxi, licenciada en Derecho por la Universidad de Cádiz, se marchó en 2000 a Madrid con motivo de un máster que duraba un año, pero cuando lo terminó ya se quedó a vivir en la capital de España. No cabe duda de que laboralmente se ha visto acompañada por el éxito pues en la actualidad desempeña el cargo de directora de retail de un banco.

Aunque su aterrizaje en el mundillo del running es más o menos reciente, desde pequeña siempre practicó bastante deporte, centrándose sobre todo en el judo. Sobre los tatamis se mantuvo desde que tenía 3 años hasta que cumplió los 20, compitiendo mucho tiempo como integrante del Ippon Raúl Calvo. No fue hasta hace cinco años y medio cuando empezó realmente a correr, participando habitualmente en citas de carácter benéfico de bastante menor kilometraje que los 42 y pico de la especialidad más simbólica del atletismo olímpico.

Cuando le hablaron de la existencia de los seis World Marathon Majors, le encantó la idea de intentar hacerlos todos y así conseguir la preciada medalla oficial que reciben aquellos atletas, no demasiados, que reúnen en su palmarés haber terminado la media docena de carreras de ese atractivo y prestigioso calendario. Tras prepararse convenientemente para afrontar una distancia tan exigente, con 39 años de edad se estrenó en Londres (2015), como homenaje a un amigo recién fallecido, para seguir con Chicago (2016), Berlín (2017), Tokio (2018) y Nueva York (2018).

"Es muy importante que hacer tantos kilómetros sirva también para ayudar a esas niñas que tanto lo necesitan"

Auxi, que pertenece al club de running Tigers de Madrid, confiesa hallarse más que contenta de haberse convertido en maratoniana: "Supone un cambio a una vida más sana y ordenada. Correr me ha permitido conocer gente maravillosa y magníficos lugares en distintos continentes. Y ahora llega el sexto reto personal, que he querido compartir con la gente".

De cada uno de los cinco maratones anteriores relata un recuerdo particular: "A Londres le tengo un cariño especial porque fue la primera vez, nunca había cubierto una distancia tan larga. En Chicago me costó terminar porque iba con una tendinitis, pero lo logré gracias a una persona que me ayudó los últimos 12 kilómetros. El de Berlín lo corrí entero con una buena amiga y eso demuestra lo que supone disputar los maratones sin afán de ganarlos sino con el compañerismo por bandera. Tokio significó algo muy especial porque vinieron a verme correr mi madre y mi tía. Las que me acompañaron a Nueva York fueron un montón de amigas, que disfrutaron de lo lindo y me animaron mucho durante el recorrido".

Refresca la memoria y recuerda que "llevaba tres maratones cuando mi amiga Cristina me expuso la idea de apoyar de alguna manera a su ONG dedicada a niñas de Sierra Leona. Quedamos en que lo haría cuando corriera el sexto y último de esos maratones y en esas estamos. Nos hemos marcado el reto de conseguir 3.800 euros para que 75 niñas puedan comer todos los días durante un año, lo que les permitirá acudir al colegio y estudiar. Mi próxima participación en el Maratón de Boston ha atraído la atención de amigos, conocidos y gente que corre conmigo que ya están aportando diferentes cantidades al reto en la página web migranodearena.org, por lo que estoy convencida de que se alcanzará ese dinero para la ONG Nowina".

A la gaditana se le nota que le rebosa la satisfacción por este solidario broche a su ambicioso reto: "Aunque es duro, ha merecido la pena tanto esfuerzo. Ha supuesto un ejercicio de superación y siento orgullo de que una gaditana haya estado corriendo por todo el mundo y haya completado los seis maratones, con la guinda final de beneficiar a unas personas desfavorecidas. Es muy importante que hacer tantos kilómetros no sirva únicamente para cumplir un reto personal sino también para ayudar a esas niñas que tanto lo necesitan".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios