Cádiz CF

Los 'niños' de Álvaro Cervera

  • Bajo el mandato del actual entrenador han debutado con el primer equipo la friolera de 20 canteranos, aunque muy pocos se han asentado en el fútbol profesional

Cervera se coloca entre unas picas mientras observa el trabajo de sus pupilos.

Desde aquel 23 de abril de 2016, cuando Álvaro Cervera se estrenó como entrenador del Cádiz CF, hasta el pasado sábado, cuando su equipo empató con el Valencia (0-0), el técnico cadista ha llevado al debut en el primer equipo a 20 canteranos. Los últimos han sido Chapela y Pedro Benito, siendo el primero Sergio González en la última jornada de la fase regular de la Liga 2015-16.

El entrenador del Cádiz CF es de piñón fijo en cuanto a un estilo de juego y unas piezas sobre el verde, pero eso no ha sido óbice para que haya mantenido abierta la puerta al debut a una veintena de promesas, buscando en éstas lo que en algún momento no podían darle los profesionales. Son cinco años y medio en el banquillo del equipo amarillo y Cervera ha visto pasar por delante a muchos 'yogurines'.

Llegó en la fase final de la campaña 2015-16 y tuvo tiempo, en cuatro jornadas y un play-off de ascenso a Segunda División A, de que se estrenaran con el primer equipo Sergio González y Juanfran Chamizo. Los dos jugaron en el estadio Nuevo La Victoria, contra el Real Jaén, el último encuentro de la fase regular antes de las eliminatorias de asalto al ascenso. Sergio González ha tenido un recorrido mucho más largo de amarillo hasta desvincularse el pasado verano para pasar a ser propiedad del Tenerife. En cuanto a Juanfran, tras salir del Cádiz CF ha pasado por equipos de Tercera y División de Honor Andaluza.

La campaña 2016-17, la primera en Segunda A con Cervera, es la más flojita hasta el momento en cuanto a la aparición de canteranos. Solamente Juanpe tuvo minutos en la primera jornada en el empate en Almería (1-1). Jugó también unos minutos aquel mismo encuentro Alberto Quintana, aunque en su caso era una promesa que ya hizo debutar Claudio Barragán.

Juanpe, que fue fruto de Cervera, milita ahora en el Lugo por lo que cumple su segundo año consecutivo en la categoría de plata. El jerezano es de los pocos que ha sido capaz de abrir la puerta del fútbol profesional.

El curso 2017-18 sacó a escena a varias promesas. Manu Vallejo, que ya con Claudio Barragán había debutado en enero de 2016 en Copa del Rey (Celta, 2 - Cádiz, 0), tuvo minutos contra el Rayo Vallecano. Los que sí debutaron con la primera plantilla del Cádiz CF fueron David Toro, que tuvo 11 minutos en el Oviedo-Cádiz (1-0) y Seth Vega, que gozó de 37 minutos en el Alcorcón-Cádiz (1-0).

David Toro vivió varias cesiones a Segunda B, aunque posteriormente su carrera se desarrolla en Tercera. Seth Vega pasó por cesiones al Ejea y al Recreativo de Huelva, y esta campaña milita en el Villanovense de Juanma Pavón. El atacante ha bajado a la cuarta categoría nacional (Segunda RFEF), donde milita el Cádiz B.

La temporada 2018-19 fue la del salto definitivo al plantel profesional de David Gil y Manu Vallejo. El portero debutó en un año en el que disfrutó de cuatro encuentros. Sin embargo, el chiclanero explotó definitivamente y se metió entre pecho y espalda 35 partidos y diez goles. Fue su gran temporada y la que le abrió las puertas de la Primera División en las filas del Valencia, donde se ha asentado en la elite con menor protagonismo en la actual campaña.

Curiosamente la temporada 2019-20, la del ascenso a Primera y el parón por la pandemia, es la más prolífera en cuanto a canteranos en la larga etapa de Cervera al frente del Cádiz CF. Hasta ocho jugadores del Cádiz B tuvieron ocasión de debutar con el primer equipo. Juan Flere, Duarte, José Antonio Franco, Marc Baró, Moi, Saturday, Javi Navarro y Sergio Pérez.

No cabe duda que influyó que muchos de ellos eran de la 'generación de oro' del filial, la misma que llevó al equipo primero a Tercera y luego a la desaparecida Segunda B. Había buena materia prima en ese Cádiz B y Cervera lo sabía. Sin embargo, sólo Flere sigue en la entidad y el resto de jugadores, salvo Javi Navarro en la Ponferradina y en el Albacete, no ha pasado por ahora la barrera de la Primera RFEF.

La primera campaña en la elite (2020-21), la pasada, no se saldó mal por la aparición de Álex Martín -realmente fichó para estar a caballo entre el filial y el primer equipo, por lo que no es un canterano al uso-, Momo Mbaye, Nieto y Álvaro Bastida. Este último se estrenó con 16 años en Primera, todo un logro. Además, el chiclanero es el único que queda en el club. Bastida es la gran esperanza del fútbol base del Cádiz CF.

Por último esta temporada vivieron el debut feliz Pedro Benito e Iván Chapela, quienes el pasado sábado ante el Valencia abrieron la puerta soñada por todas las promesas. Una puerta que pretenden dejar abierta para que puedan repetir la experiencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios