Cádiz CF El mes del impulso

  • El equipo amarillo afronta la oportunidad de dar un estirón en marzo con tres partidos en casa, sólo uno a domicilio y los tres puntos asegurados de la cita con el Reus que no se juega

Lekic, Marcos Mauro y Sergio Sánchez, atentos durante el partido contra el Elche de la primera vuelta. Lekic, Marcos Mauro y Sergio Sánchez, atentos durante el partido contra el Elche de la primera vuelta.

Lekic, Marcos Mauro y Sergio Sánchez, atentos durante el partido contra el Elche de la primera vuelta.

El Cádiz CF encara el mes de marzo como una oportunidad de oro para dar un salto cuantitativo que le proporcione estabilidad en la zona noble de la clasificación, el objetivo que ahora persigue una vez que se hizo con un hueco entre los seis primeros en el último capítulo de un febrero que resultó productivo, gracias a la suma de nueve puntos de los doce que disputó fruto de la derrota ante el Real Oviedo y las victorias consecutivas sobre el Alcorcón, el Tenerife y el Nástic de Tarragona.

El tercer periodo mensual del año se presenta a priori favorable para los intereses del conjunto amarillo, inquilino del sexto puesto con 44 puntos, uno más que el séptimo –el cuadro carbayón- y tres por encima del Mallorca –octavo- y la escuadra alfarera –novena-. El reto es llegar a la recta definitiva de las últimas diez jornadas –a partir de abril- con una renta superior que permita un mayor margen de maniobra.

El calendario liguero reserva a los gaditanos tres compromisos en casa y dos a domicilio en marzo. Tienen asegurados los tres puntos de la cita en el campo del Reus tras la exclusión del club catalán de la competición. La clave del salto depende de lo fuerte que se muestre en su feudo. El Carranza emerge más que nunca como un factor fundamental en las opciones de ascenso.

El Cádiz descansará el último fin de semana –el correspondiente a la 32ª jornada- después de haber jugado cuatro partidos: contra el Albacete en el estadio Carranza el sábado día 2; en el terreno del Elche el 9 y dos seguidos como anfitrión ante el Lugo –día 16- y el Córdoba –el 24-. En los envites de la primera vuelta, los amarillos empataron ante los manchegos y se impusieron a alicantinos, gallegos y cordobeses.

El primer duelo del mes que ahora comienza es a priori el más complicado. El conjunto entrenado por Álvaro Cervera se enfrenta el sábado al Albacete -a las cuatro de la tarde-, el único adversario de los que le espera en marzo que va por delante en la tabla.

Los manchegos comparecen en el Carranza en la 28ª jornada colocados en una privilegiada segunda posición con la cifra redonda de 50 puntos –sumados los tres del encuentro no jugado contra el Reus-. Para los locales supone una buena ocasión para acercarse y apretar la parte de arriba.

El único desplazamiento de los amarillos en marzo será al campo del Elche -29ª jornada- el sábado día 9 a partir de las seis de la tarde, una cita que activa el recuerdo de aquel 5-1 de la primera vuelta que situó a los de Cervera en un nuevo escenario. Aquella goleada, fraguada con cinco goles en la segunda parte -remontada incluida- supuso la salida de la zona de descenso y el inicio de una escalada imparable hasta la zona alta.

En el Martínez Valero se libra una batalla con doble desafío. Mientras los gaditanos buscan tres puntos para mantenerse en la sala vip, el cuadro alicantino necesita el triunfo en su pelea por la permanencia. Ocupa el 16º puesto con 29 puntos, seis por encima del descenso que abre el Extremadura con 23. En el Elche está Karim Azamoum cedido por la entidad cadista. El medio no podrá jugar contra al club al que pertenece en propiedad.

Quedan después dos encuentros continuados en casa para dar un mayor impulso. Son dos envites contra escuadras que, como la anterior, también andan en apuros, metidas en la lucha por la salvación.

El sábado 16 –a partir de las seis de la tarde–, el Cádiz recibe al Lugo en el choque de la 30ª jornada con el rol de favorito para los de Cervera, que ya vencieron (1-2) en el Ángel Carro en aquel partido que puso el fin a una racha nefasta –nueve duelos seguidos sin ganar–, cerró la crisis de resultados y abrió la senda de una dinámica que no pudo ser más positiva –siete victorias sin descanso–.

Los gallegos, entrenados en el amanecer de marzo por Alberto Monteagudo -técnico cadista durante el primer tercio del curso 2012/13-, empiezan el mes en una situación delicada, en el 18º escalón y con 27 puntos cuatro por encima del descenso.

El último encuentro del Cádiz en marzo, que no la última jornada, es contra el Córdoba en el Carranza el domingo 24 –seis de la tarde– en el episodio 31 de LaLiga 1|2|3. Los gaditanos se miden a un contendiente que llega desesperado, de lleno en la contienda por evitar el descenso. El cuadro verdiblanco acredita sólo 21 puntos al comienzo de marzo, en el 20º puesto, aunque con posibilidades de conservar la categoría –a seis puntos–. En el cuadro cordobés milita Carrillo traspasado por el Cádiz en el mercado de invierno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios