Lugo - Cádiz CF La mala racha acaba a lo grande

  • El Cádiz CF logra una justa victoria en Lugo tras remontar con golazos de Manu Vallejo y Jairo

Manu Vallejo celebra el golazo que marcó en la primera parte. Manu Vallejo celebra el golazo que marcó en la primera parte.

Manu Vallejo celebra el golazo que marcó en la primera parte.

El Cádiz CF puso fin a la mala racha con su primera victoria liguera a domicilio (1-2) forjada sobre una excelente segunda mitad en Lugo, en la que incluso mereció más goles. La victoria más justa de los últimos tiempos saca al equipo amarillo de la zona de descenso de manera provisional a la espera del total desarrollo de la undécima jornada.

El Cádiz CF exhibió la solidez que le catapultó a las alturas las temporadas anteriores y pudo haber ganado con mucha mayor holgura si hubiese estado más acertado en el remate. Los gaditanos remontaron con dos golazos el tanto inicial de Carlos Pita. Manu Vallejo, en la primera mitad, y Jairo, en la recta final de la segunda, firmaron los tantos de una victoria necesaria para cambiar el rumbo de la historia.

Álvaro Cervera mantuvo la apuesta que había realizado en el partido contra el Sporting de Gijón, con dos cambios en la alineación obligados por las circunstancias: Marcos Mauro por el lesionado Kecojevic y Edu Ramos en lugar del sancionado José Mari. Lo demás, igual, con un 4-4-2 con Manu Vallejo y Jairo en punta, como en la segunda parte del anterior choque, Aketxe escorado a la derecha y el trivote como referencia en la medular, con Álex Fernández pendiente del costado izquierdo. Así fue como arrancaron. Después fue variando las posiciones en función de las necesidades. El madrileño no tardó en ayudar en la otra banda y Aketxe pasó a tres cuartos.

Dongou avisó en el minuto 3 con una acción personal que culminó con un disparo a la red exterior de la portería. Los locales se volcaron arriba sin respiro en busca de un gol tempranero que no tardaron en lograr ayudado por un error defensivo. En el 10, Ramos agarró a Vieira dentro del área a la salida de un córner y el árbitro un dudó en estirar su brazo derecho hacia el punto de penalti. Siempre quedará la duda de si el contacto fue suficiente para tanto castigo o si Edu se excedió en su ímpetu. Carlos Pita transformó en el 11 la pena máxima y condenó a los amarillos a ir a remolque.

Un gol en contra fuera de casa suele suponer un pesado lastre, pero la reacción fue inmediata para evitar las comeduras de coco que suelen asaltar a los equipos mal clasificados. Apenas siete minutos más tarde, en el 18, Manu Vallejo elevó el empate al marcador con un golazo en toda regla desde el origen hasta la ejecución. Álex Fernández telegrafió un pase largo al pie del chiclanero, que recibió el esférico en la frontal del área e hizo todo lo demás él solo, como si llevase toda la vida en el fútbol profesional. Se deshizo de dos zagueros con habilidad y empuje, se plantó solo delante de Juan Carlos y definió junto a un poste con la precisión de un depedrador. Un tanto de bella factura, el primero en Liga del atacante -lleva dos en la Copa del Rey- que devolvió al Cádiz al partido con más de 70 minutos por delante.

El tanto de la igualada asentó a los visitantes, que sin embargo no se libraron de algún que otro susto, como el de Dongou en el 36 cuando cayó al borde del área en pugna con Marcos Mauro antes de quedarse solo delante de Cifuentes.

Ni un equipo ni otro tenía el control de la situación. No había un dominador claro y sí constantes robos de balón que cortocircuitaban los intentos en ataque. Pese a los dos goles, las defensas acabaron por imponer su ley. Cádiz y Lugo marcaron en el único disparo a puerta de cada uno y llegaron al intermedio con un justo empate y todo por decidir en la segunda mitad.

El Cádiz CF se muestra muy superior en la segunda parte y desperdicia varias ocasiones hasta que Jairo marca en el minuto 86

Un zurdazo de Álex Fernández desde la frontal en el 48 que se escapó por centímetros se convirtió en toda una declaración de intenciones de un Cádiz que se autoprotegió en su parcela y no renunció a la presión cuando tuvo ocasión. Los amarillos fueron los dueños absolutos del partido en la reanudación. Generaron claras oportunidades pero sin acierto. Manu Vallejo tuvo el segundo gol en sus botas en el 58 con un disparo a la media vuelta que se marchó muy cerca del larguero. Dos minutos después lo tuvo Aketxe desde la frontal. Era un balón perfecto para el vasco, que colocó tanto su lanzamiento que perdió muy cerca de un poste.

No aprovecharon su momento los de Cervera ante una defensa endeble y llegaron los instantes de sufrimiento cuando los locales pusieron varios centros que inquietaron los dominios de Cifuentes. No se arrugaron los andaluces, que volvieron a mirar la portería contraria, como Edu Ramos en el 66 con un derechazo lejano que atrapó Juan Carlos.

Merecía más el Cádiz, que no terminaba de encontrar el camino del gol. Cervera se jugó la carta de Alberto Perea en el esprint final. El albaceteño se ubicó en punta junto a Manu Vallejo, Jairo pasó a la derecha y Álex a la izquierda. En el 78 desperdició otra oportunidad Manu Vallejo, que no conectó el remate solo delante del cancerbero tras una magistral asistencia de Jairo, que poco después lanzó alto desde la frontal.

Parecía que se iban a escapar dos puntos hasta que por fin llegó el gol de la victoria, el que tanto había buscado en la segunda mitad. Otro golazo, esta vez de Jairo. Manu Vallejo se internó por el centro y sirvió al canario, que se internó en el área, se acomodó el balón a la pie izquierdo y soltó un misil inapelable. Nunca un gol hizo tanta justicia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios