Cádiz CF

Los jugadores con contrato que pueden salir del Cádiz CF

  • El club da prioridad a las bajas para seguir con los fichajes

  • Hay exceso de delanteros en la plantilla cadista

Mario Barco es uno de los jugadores del Cádiz que puede salir este verano. Mario Barco es uno de los jugadores del Cádiz que puede salir este verano.

Mario Barco es uno de los jugadores del Cádiz que puede salir este verano. / Jesús Marín

El Cádiz CF da los primeros pasos dirigidos a la elaboración de la plantilla para el ejercicio 2019/20 con los fichajes de Carlos Akapo (lateral derecho) y Caye Quintana (delantero). Los dos estaban libres y el club apretó el acelerador para cerrar las operaciones con la máxima celeridad. Pero ahora la prioridad es aligerar el peso de un plantel que a día de hoy cuenta con 24 jugadores.

No caben todos los jugadores en la plantilla y por tanto se producirán salidas en las próximas semanas para que pueda haber entradas. La entidad se nueve con absoluta discreción para encajar las piezas aunque el director deportivo, Óscar Arias, dio una pista hace sólo unos días. Se agarró a la lógica para deslizar que los jugadores que dispusieron de menos minutos durante la temporada recién finalizada son los que a priori tendrían más papeletas para dejar el Cádiz CF.

¿Quiénes son principales los candidatos a dejar de pertenecer al conjunto amarillo? Sobre todo hay excedente de delanteros a día de hoy y el club pretende hacerse con algún ariete más. Hay ocho jugadores del Cádiz CF con contrato en vigor que en principio son los que tienen más opciones de salir. Son los siguientes:

BRIAN: El Cádiz tiene tres laterales izquierdos y sobra uno. En el clubn no quiere que vuelva a suceder como en la segunda parte de la pasada campaña. El entrenador, Álvaro Cervera, ya recomendó la marcha del barcelonés en el arranque de la última campaña y en el mercado de invierno el club buscó sin éxito una salida al futbolista.

Brian tiene contrato hasta el 30 de junio de 2021 pero parece complicado que vaya a estar en el Cádiz hasta esa fecha. Salvo sorpresa cambiará de aires este verano mediante un traspaso o cesión en último caso. El problema radica en que la entidad pretende recuperar el medio millón de euros que pagó al Granada por su fichaje. No parece fácil.

AZAMOUM: El centrocampista apenas dispuso de minutos en el Cádiz en la primera mitad de la pasada temporada y en enero fue cedido al Elche, donde participó algo más. De vuelta al equipo amarillo (dos cursos más de vínculo laboral), el club debe tomar una decisión sobre el futuro del jugador. Tiene todas las opciones de salir porque en principio no dispondría de sitio en la media. El preparador cadista ya demostró que prefiere a otros medios.

ALBERTO PEREA: El mediapunta fue cedido al Extremadura en el mercado de invierno ante las escasas oportunidades que tenía en el Cádiz. Jugador de corte ofensivo y creativo, no se ajusta al perfil del gusto del entrenador, que apuesta por futbolistas que tengan capacidad defensiva. El albaceteño tiene un año más de contrato y si como parece es difícil que vaya a tener protagonismo, el club y el jugador podrían negociar la rescisión del contrato o una nueva cesión. No sigue salvo milagro.

DANI ROMERA: El delantero buscó un cambio de rumbo en el mercado de invierno ante la falta de minutos en el Cádiz y jugó cedido en el Rayo Majadahonda. No le fue demasiado bien en el conjunto madrileño, con el que marcó un gol menos (dos) que en el Cádiz (tres) y vivió la desagradable experiencia del descenso.

El almeriense tiene contrato hasta 2021 y sus opciones de contar con minutos pasa por hacer una buena pretemporada. Si no entra en los planes del técnico, lo normal sería una nueva cesión o un traspaso. El club pagó por él 350.000 euros al Barcelona -jugó en el filial azulgrana- y buscaría al menos recuperar la inversión.

LEKIC: El ariete se ganó la renovación por una campaña más al disputar más de 25 partidos oficiales en el Cádiz. Los cinco goles que marcó los hizo en la primera parte del curso. No vio puerta en una segunda vuelta en la que perdió protagonismo y su continuidad está en el aire. El entrenador tiene la palabra.

MARIO BARCO: Con contrato hasta mediados de 2021. Papeleta complicada para el jugador y el Cádiz. Empezó la temporada con una titularidad que no tardó en perder para caer en el ostracismo hasta que Cervera le dio minutos en dos partidos de la recta final. A priori no tiene sitio en la plantilla, aunque para ello debe hallar una salida que no encontró en el mercado de invierno.

JOVANOVIC: El ariete tiene contrato hasta 2023. Aterrizó en el mercado de invierno más como una apuesta enfocada al futuro dada su juventud (20 años). Participó poco y su única aparición en el once inicial fue en el encuentro de la última jornada ante el Sporting de Gijón. La incógnita es si habrá hueco para él en la plantilla en la nueva campaña o si sale cedido en busca de minutos. O quizás en el filial.

ENEKO JAUREGI: El delantero es un futbolista con perfil de Segunda B que tiene contrato con el Cádiz hasta el 30 de junio de 2020. Sin sitio en el primer equipo, la única posibilidad la tendría en el Cádiz B si el filial logra el ascenso a la categoría de bronce.

Pero hay más posibilidades de salidas que estarían ligadas a supuestos traspasos. Si el club recibe alguna oferta de interés por algún futbolista, no es descabellado pensar en que se produzcan ventas. Como tampoco es descartable que el club encuentre una oportunidad en el mercado y ello le empuje a prescindir de algún jugador que a día de hoy parezca intocable.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios