Cádiz CF

Un escenario diferente

  • El club y Álvaro García saben que la situación ha cambiado respecto al año pasado

  • El futbolista se ha devaluado por el rendimiento del equipo y es difícil exigir su cláusula

Foto: Julio González Foto: Julio González

Foto: Julio González

Desde que el pasado fin de semana acabó la temporada para el Cádiz, hay un nombre y un apellido que acapara mucho protagonismo en el día a día vacacional del equipo. Se trata de Álvaro García, en la mayoría de quinielas para decir adiós al proyecto amarillo y con un escenario distinto al de hace justamente un año. Entonces, el utrerano había firmado una gran campaña y el equipo estaba peleando, inmerso en el play-off, por el ascenso a Primera. Doce meses después el caché del utrerano se ha devaluado por su papel y por el del conjunto de Cervera, lo que puede pesar a la hora de exigir a los clubes interesados el abono de la cláusula de rescisión, fijada en 8 millones de euros.

Inmerso en el mercado

Los movimientos de jugadores están ya en marcha aunque cuatro equipos de LaLiga 1|2|3, Sporting, Valladolid, Numancia y Zaragoza, estén aún en competición. Futbolistas, representantes, presidentes y directores deportivos acaparan desde primera línea lo que está sucediendo y lo que queda por venir. En el Cádiz, las miradas apuntan a Álvaro García. Tanto él como Salvi están etiquetados desde antes de acabar el curso, a la espera del paso por 'caja' de aquellos conjuntos interesados.

En el caso de Álvaro, hay diferencias importantes actualmente respecto al año pasado en esta misma fecha. Cuando la campaña 2016-17 bajó el telón se empezó a disparar el interés por el extremo de moda en la categoría de plata. Incluso Pepe Mel, entonces entrenador del Deportivo de la Coruña, estuvo presente en el Ramón de Carranza para ver en directo al futbolista, con motivo del encuentro de ida contra el Tenerife en la fase de ascenso. Mel tomó buena nota de Álvaro y del entonces cadistas Aridane. Al interés del equipo gallego se unió el del Betis, el Leganés pero, sobre todo, el del Getafe, que hasta última hora en el cierre del mercado estuvo apretando por obtener el fichaje.

El Getafe puso sobre la mesa algo más de 5 millones de euros para llevarse al utrerano y a Salvi (4 'kilos' por Álvaro y algo más de 1 por el sanluqueño), si bien la firmeza de la entidad amarilla fue total remitiéndose a los 6 millones por cada uno que aparecía en aquel momento en la cláusula de rescisión. En septiembre del año pasado se produjo la renovación de Álvaro García y de Salvi, y con la mejora contractual el club aumentó la cláusula de rescisión de cada uno hasta los 8 millones de euros, siempre que el primer equipo estuviera comptiendo en Segunda A.

Desciende el caché

No hay mucho que objetar en cuanto a que la temporada del extremo natural de Utrera no ha sido tan brillante como otras a pesar de sus minutos y sus goles. Esto, unido al hecho de que el Cádiz no haya logrado el pase a la fase de ascenso y que haya finalizado noveno -la temporada pasada quedó quinto-, provoca que su caché se haya devaluado. Parece poco probable que una entidad abone 8 millones de euros por un jugador que milita en la categoría de plata. Es una realidad que el mercado no contempla un desembolso de ese tipo si no es en la elite nacional.

A pesar de que el presidente, Manuel Vizcaíno, ha repetido en varias ocasiones esta semana que "tanto Salvi como Álvaro solo saldrán del Cádiz si vienen pagando su cláusula de rescisión", la realidad será bien otra cuando por uno de ellos o por los dos aparezca una oferta que ayude mucho, en materia económica, a fortalecer el proyecto de la próxima campaña.

Versión de Cordero

A pesar de que el máximo dirigente eleva el listón a lo máximo por el utrerano y por Salvi, su director deportivo, Juan Carlos Cordero, no cierra la puerta a escuchar todo lo que pueda llegar y a contemplar otras propuestas aunque no sean las fijadas en la cláusula. La experiencia de Cordero y el hecho de estar inmerso, a tope, en el día a día del mercado provoca que no descarte otras posibilidades que no sean los 8 millones. No es el presidente, pero el director deportivo cree que es bueno oír todo lo que llegue.

Cordero está llamado a ser uno de los hombres de peso en la configuración de la nueva plantilla y sabe que la viabilidad económica será clave para las caras nuevas que precisa la plantilla.

Con tirón a pesar de todo

No ha sido ni mucho menos un año espectacular para Álvaro García, aunque los clubes que le han seguido desde hace tiempo siguen en primera línea esperando ver cómo 'respira' el Cádiz y en qué medida va abriendo la mano para no limitarse a la cláusula de rescisión. Todo apunta a que no será un escenario como el del verano de 2017, con gestiones sobre la bocina y propuestas, como la del Getafe, que obligaban a los dirigentes cadistas a buscar soluciones en forma de recambio con la Liga ya iniciada. En esta ocasión, en el caso de que finalmente prospere el traspaso de este jugador, es muy posible que los acontecimientos se adelanten en el tiempo para que el equipo que pueda ser destino del utrerano le tenga para la pretemporada.

El jugador está en pleno periodo vacacional y únicamente se mantiene unido al balompié a través de su agente, Rafa Rodríguez, que es la persona que más veces habla con los responsables cadistas y con aquellos equipos que estén interesados en su representado.

Interés sin poner precio

Hay clubes españoles y de otros lugares de Europa que siguen preguntando por la situación del extremo cadista, a pesar de que conocen los 8 millones que aparecen en su cláusula de rescisión. Tomar la delantera es otro objetivo a la hora de abrir una vía de negociación para hacerse con el jugador. De ahí que el interés sea claro sin que por el momento se haya concretado una oferta.

Salvo sorpresa, Álvaro García está llamado a defender otra camiseta la próxima temporada porque el extremo es muy del agrado de equipos de Primera y de otros países. Tampoco parece que la negociación se alargue demasiado en el tiempo y es posible que el jugador ni siquiera empiece la pretemporada a las órdenes de Álvaro Cervera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios