cádiz cf

Situación inquietante

  • Aitor y Brian no finalizan el entreno y se ponen en manos de los recuperadores debido a sendas dolencias

  • Garrido completa la sesión pero sigue con el brazo 'entre algodones'

El médico del equipo, Fernández Cubero, observa la zona de la pierna de la que se quejaba ayer Brian. El médico del equipo, Fernández Cubero, observa la zona de la pierna de la que se quejaba ayer Brian.

El médico del equipo, Fernández Cubero, observa la zona de la pierna de la que se quejaba ayer Brian. / joaquín pino

El regreso del Cádiz al Ramón de Carranza para efectuar un entrenamiento no trajo noticias favorables en cuanto al estado de los jugadores. Garrido completó la sesión aunque sigue ejercitándose con una protección en su brazo derecho, mientras que Aitor García y Brian Oliván dejaron la sesión sin acabar y se retiraron al vestuario como consecuencia de sendas dolencias que el cuerpo técnico tendrá que valorar en las próximas horas.

Una jornada de trabajo muy intensa para el plantel pensando ya por derecho en el Getafe. Un entreno con mucho balón y transiciones en diferentes espacios; muchos lanzamientos a portería y trabajo fuerte para los porteros. Todo ello en un día en el que las miradas estaban puestas en Garrido, debido a su fisura en el antebrazo derecho. Sin embargo, muy pronto el centrocampista dejó de acaparar la atención porque Aitor empezó con problemas. El extremo onubense se apartó del grupo y habló con algunos integrantes del cuerpo técnico antes de dar algunas vueltas al rectángulo de juego y tomar el camino hacia el vestuario. Aitor apenas entrenó con sus compañeros unos 20 minutos.

Con la sesión más avanzada, el siguiente en llevar la inquietud fue Brian Oliván, que en un momento del ejercicio de transiciones se detuvo y se llevó la mano a la cara posterior del muslo derecho. El lateral zurdo notaba que algo no iba bien; habló con el técnico, con algunos de sus ayudantes y con el jefe médico, Nono Fernández Cubero, antes de seguir el camino de Aitor para perderse por el túnel de vestuarios.

Garrido, que antes del entreno de ayer era la única preocupación en cuanto a la disponibilidad de efectivos, seguía entrenando pero mostrando la protección que cubre parte de su brazo derecho y que habrá que esperar a ver si le permite estar en el campo del Getafe el próximo sábado. Su ausencia daría fuerza a que José Mari y Abdullah continuaran en el doble pivote.

En el caso de que Aitor no llegara al desplazamiento de mañana, en su caso no es un titular indiscutible aunque sí de un jugador con minutos en las segundas partes para ejercer como revulsivo a base de golazos.

Y en cuanto a Brian, es el preferido por Cervera para el lateral izquierdo y su posible baja sería suplida por su recambio, un Luis Ruiz que no juega desde el 20 de noviembre del año pasado (Cádiz, 4 - Alcorcón, 1), periodo en el que también estuvo lesionado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios