Cádiz CF

Marcar primero, una garantía de éxito

  • El equipo amarillo gana con Cervera tres de cada cuatro partidos en los que perfora la portería antes que el rival

Lekic celebra el gol que marcó en La Romareda. Lekic celebra el gol que marcó en La Romareda.

Lekic celebra el gol que marcó en La Romareda.

El Cádiz CF disfruta en la recta final de 2018 de una excelente dinámica que en apenas mes y medio le ha sacado del sótano de la clasificación –llegó a residir en la zona de descenso en las jornadas novena, décima y undécima- y le ha metido en la exigente y a la vez ilusionante contienda con los más fuertes. Desde el actual séptimo puesto, es el primero en la lista de espera para acceder a la sala noble de la clasificación.

El conjunto amarillo repite el guión de las campañas anteriores. Empieza a encadenar victorias después de una mala racha, siempre con una férrea consistencia que acaba con la resistencia del adversario de turno.

Una de las claves que explica los buenos resultados de los gaditanos en las últimas campañas radica en el desarrollo de los partidos. Cuando el equipo marca primero, casi siempre se embolsa el triunfo. Las cifras así lo reflejan. En una competición caracterizada por la igualdad, el primer gol adquiere una relevancia extrema. El Cádiz CF suele beneficiarse de situaciones ventajosas.

El equipo amarillo gana tres de cada cuatro encuentros que empieza por delante en el marcador desde el aterrizaje de Álvaro Cervera en el banquillo en abril de 2016. De los 123 partidos dirigidos por el actual entrenador, en cerca de la mitad, un total de 58, cobraron ventaja los amarillos (un 47,1 por ciento). Y de esos partidos 45 finalizaron con victoria (un 77,6 por ciento), 10 se resolvieron con empate (17,2) y sólo tres tuvieron la derrota como desenlace (5,2).

Marcar primero es casi una garantía de victoria y de no derrota. Sólo perdió frente al Mirandés 3-2 después de tener un 0-2 –influyó de manera decisiva la expulsión de Gorka Santamaría-, ante el Oviedo 2-1- tras desperdiciar un 0-1 –las dos en el curso 2016/17-, y en Extremadura también con idéntico recorrido que el Carlos Tartiere en el ejercicio 2018/19. Las derrotas en ese caso sólo llegaron fuera de casa.

Los de Cervera nunca perdieron en el estadio Carranza después de haberse puesto con 1-0. Cayeron sólo cuando el que se adelantó fue el cuadro visitante.

El preparador cadista se incorporó en el último tramo de la campaña 2015/16, en la que llevó las riendas de diez encuentros: cuadro de Liga y seis la fase de ascenso a Segunda División A. Los seis triunfos que obtuvo el equipo –cinco en el exitoso play-off- se ajustaron a la misma secuencia: marcó primero y dejó sin opciones a su contrincante.

En la 2016/17, la del reestreno de la entidad en la división de plata después de seis años de ausencia, los gaditanos ganaron 13 de los 19 encuentros en los que dieron primero en la diana. En la 2017/18, se impuso en 18 de los 22 compromisos en los que inauguraron el marcador. En la 2018/19 que está en marcha, agarró el triunfo en ocho de los 11 casos.

Las estadísticas confirman la importancia de batir la portería contraria antes que el rival. Una vez que el Cádiz CF obtiene una renta, aunque sea mínima, es muy difícil que la dilapide. El reciente duelo en el estadio La Romareda es la prueba más diáfana. El equipo amarillo se caracteriza por su potente sistema defensivo, en el que se implican todos los jugadores que están sobre el césped. Desde la obstaculización a la salida del balón del oponente hasta el cierre de espacios, el conjunto gaditano se vuelve intratable y la producción se dispara.

El Cádiz CF despliega una muralla defensiva y después sabe sacar petróleo a la contra y a balón parado. Se agiganta cuando se pone con ventaja. Se vuelve casi invencible gracias a su fortaleza.

El inconveniente surge cuando el que empieza ganando es el adversario. De las 48 veces que los amarillos se vieron por debajo, 28 sufrieron el amargo sabor de la derrota, un 58,3 por ciento, lograron 13 empates (27,1 por ciento) y completaron la remontada en siete ocasiones (14,6).

Con la corriente a favor todo es más fácil. Dar la vuelta al marcador sí que es una misión harto complicada. De hecho, el Cádiz sólo consiguió una sola remontada en la temporada 2017/18 (en el estadio Carranza frente al Oviedo al pasar del 0-1 al 2-1). Firmó cuatro en la 2016/17 (ante Mirandés y Alcorcón en casa y fuera contra el Córdoba y el Elche) y en la 2018/19 lleva dos: en el terreno del Lugo (del 1-0 al 1-2) y en casa frente al Elche (del 0-1 al 5-1).

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios