Tribunales

7 años de prisión por agredir sexualmente a un menor de manera continuada

  • El pederasta le decía a la víctima que era policía y que si no accedía, le iba a pasar algo malo a él y a su familia

La playa de Cortadura, donde tuvo lugar la agresión sexual. La playa de Cortadura, donde tuvo lugar la agresión sexual.

La playa de Cortadura, donde tuvo lugar la agresión sexual. / Jesús Marín

Comentarios 2

La Audiencia Provincial de Cádiz ha condenado a un pederasta a la pena aceptada de siete años y medio de prisión por agredir sexualmente y de manera continuada a un menor de 14 años de edad. En este caso, se da la circunstancia de que uno de los ataques sexuales quedó registrado por las cámaras de seguridad de la Residencia Militar de Cortadura.

El pedófilo evitó el pasado lunes la celebración del juicio en el Palacio de Justicia gaditano tras admitir ser el autor de los hechos por los que venía siendo acusado y por los que la Fiscalía solicitaba 10 años de cárcel.

Además de la pena privativa de libertad, que es firme, el tribunal de la Sección Cuarta ha impuesto al ahora condenado el pago de una indemnización a favor de la víctima de 10.000 euros, una orden de alejamiento respecto al menor así como la obligación de someterse a un programa de educación sexual.

El pederasta se encontraba en prisión provisional desde el mes de septiembre de 2017, cuando fue detenido por agentes de la Policía Nacional después de que unos trabajadores de un centro oficial de la zona de Los Balbos alertaran del comportamiento sospechoso de este hombre con el menor.

Hechos probados

El tribunal de la Sección Cuarta ha dado por probado que, a mediados de agosto de 2017, el pedófilo, con un retraso intelectual leve que no le afecta al entendimiento, conoció a la víctima, entonces de 14 años de edad. Poco a poco, se fue ganando su amistad y llegó incluso a ofrecerle cocaína, propuesta que el menor rechazó. 

El adulto, de 47 años, quedaba con el chico en un banco en una zona de Puerta Tierra, "pasando de la simple charla a tocarle los genitales por encima y por debajo de la ropa, al tiempo que él mismo se tocaba". 

Como quiera que el menor no estuviera interesado en ese tipo de encuentros, el pedófilo, con objeto de retenerle, le manifestaba que era policía y que si no accedía a acudir a las citas, le iba a pasar algo malo a él y a su familia. De esta forma, conseguía que todas las tardes, sobre las 16:00 horas, el chico quedara con él para realizarle nuevos tocamientos.

Una agresión grabada

Así las cosas, en la tarde del 8 de septiembre de 2017, el pederasta y la víctima fueron juntos a la playa de Cortadura. Una vez allí, el adulto se tumbó junto al menor, le bajó el bañador, se quitó el suyo e intentó agredirlo sexualmente. Esto no le gustó al adolescente, razón por la que se marchó a bañarse. 

Este episodio de violencia sexual quedó registrado por las cámaras de seguridad de la Residencia Militar de Cortadura. Ese mismo día, el pederasta fue detenido por la Policía Nacional, que había sido avisada a tal efecto.

A partir de estos hechos, el menor ha desarrollado sintomatología ansiosa, graves problemas de conciliación y mantenimiento del sueño y miedo a salir a la calle solo. Requiere por ello de tratamiento especializado.

Etiquetas

, ,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios