En bahía sur

"La presión de las grandes superficies es enorme"

En el isleño centro comercial de Bahía Sur, la zapatería Catchalot colgó ya la semana pasada el cartel que anuncia las rebajas. Como otros, este negocio, que lleva doce años asentado en la galería, ha optado por aprovechar la oportunidad y adelantar la campaña comercial para rebajar el precio de sus productos antes del día de Reyes. 

Son las vísperas de la fiesta y, aunque la tienda apenas lleva una hora abierta, no da abasto para atender a los numerosos clientes que continuamente van entrando. 

 

Las ventas están en sus días clave. Y en las calles del centro comercial apenas se puede pasear con el trasiego de gente. El reclamo de las rebajas funciona a la perfección para atraer a los compradores. "En cierto modo, nos hemos visto forzados a adelantar las rebajas", cuenta su propietario, Antonio Carvajal. "Hay mucha presión de las grandes superfices, continuamente ofrecen descuentos. Es la guerra y nosotros peleamos mucho. Una de las claves del comercio es saber ajustarse a la demanda. Por eso hemos optado por adelantar las rebajas", advierte. 

Antonio Carvajal regenta un negocio familiar nacido en el centro de la capital gaditana que se ha expandido a otras localidades,  entre ellas, San Fernando. Allí comparte escenario con grandes firmas y cadenas, con lo que la competencia es más cercana, se nota más. 

 

La crisis se ha notado, explica. El consumo se ha frenado. Hay menos ventas, "pero a pesar de todo no estamos mal". La clave, advierte, es la gestión. "Creo que la situación económica ha abierto una brecha enorme con el comercio que sobrevivía gracias al crédito de los proveedores, que venía renqueando. Por eso creo que la clave es la gestión comercial". 

 

El adelanto de las rebajas promovido en estas Navidades no significa necesariamente un mayor volumen de negocio, explica. "La tienda estaba prácticamente igual el año pasado por estas fechas. Y el anterior, también. Los resultados vienen a ser los mismos", cuenta. 

 

Y advierte de que las rebajas agresivas de un 70 o un 80 por ciento que se anuncian en algunos establecimientos comerciales no son reales. "Sería imposible de sostener", dice. En sus establecimientos, las campañas de rebajas pueden oscilar entre el 5 y el 20 por ciento. En algunos artículos hasta el 30, pero no más.  "Es lo más ajustado", afirma. La situación actual del comercio es difícil, sostiene. "Estamos en medio de una revolución permanente. Seguimos luchando"./A.R.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios