Polígono exterior de la Zona Franca Un polígono desvalijado

  • Un incendio puso el martes de relieve el estado de los locales abandonados en la avenida Alcalde Sánchez Cossío

Un ventanal al completo ha desaparecido en uno de los locales abandonados. Un ventanal al completo ha desaparecido en uno de los locales abandonados.

Un ventanal al completo ha desaparecido en uno de los locales abandonados. / Julio González

Un leve incendio sin consecuencias puso de relieve en la tarde del martes el estado de varios locales y naves abandonadas en la avenida Alcalde Sánchez Cossío, en el polígono exterior de la Zona Franca. El suceso ocurrió en el interior de uno de estos espacios situado entre los que ocuparon en su día la empresa Asuin SL y el concesionario de coches de la firma Mazda. Allí, según afirman empleados de los concesionarios de los alrededores que siguen en funcionamiento, están esquilmando lo poco que queda ya a la vista, aunque “desvalijar” fue otro de los verbos empleados para describir lo que está ocurriendo. Esto es, los locales han sufrido un desmantelamiento de materiales que se han llevado por delante incluso grandes ventanales de oficinas, quedando prácticamente el esqueleto. Todo parece indicar que materiales como el aluminio se aprovechan para ser vendidos. En más de una ocasión se han visto caer fragmentos de los ventanales a la vía pública, poniendo en peligro a los coches allí aparcados de los trabajadores del entorno. Esto provocó que uno de los concesionarios adyacentes contratara por algún tiempo los servicios de un guardia de seguridad privada.

Un desmantelamiento de materiales que se ha llevado por delante incluso grandes ventanales de antiguas oficinas

El interior de estos locales suelen ser frecuentados por personas que pasan allí mucho tiempo. Trabajadores de la zona hablan incluso de okupas que pernoctan. Ayer, después del incendio del martes, habían vuelto a improvisar un cerramiento de la puerta de acceso con tablones superpuestos. Igualmente, la puerta de cristal del que fuera concesionario de Mazda está destrozada lo justo para poder acceder al interior. Y es que buena parte del frente de esta avenida, incluyendo el local que en tiempos ocupó Supersol, que cerró en junio de 2014 después de 30 años de funcionamiento, se encuentra en desuso y siendo presa fácil de okupas y toxicómanos.

Este desastroso paisaje vuelve a poner sobre la mesa el agonizante estado del polígono exterior de la Zona Franca, acentuado por la situación de un buen número de naves en la arteria principal, la calle Algeciras, donde se suceden los espacios abandonados y cochambrosos donde incluso malviven algunas personas. La reordenación del que debería ser uno de los grandes motores económicos de la ciudad se hace más necesaria que nunca teniendo en cuenta las lamentables vistas que ofrece Cádiz en una de sus entradas, que debería ser para el visitante un abrazo de prosperidad pero que es un bofetón de su decadencia.

"Solo somos propietarios de un 7% del polígono exterior"

Desde Zona Franca han querido "recalcar" que "solo somos propietarios de un 7% del polígono exterior", matizando que "aún así hemos creado una partida presupuestaria para actuaciones que no existía en anteriores ejercicios". Recuerdan además que se ha firmado un protocolo de actuación con el Ayuntamiento de Cádiz para realizar de manera conjunta acciones que redunden en el desarrollo urbanístico del recinto exterior. "Mientras el convenio se desarrolla, Zona Franca ha licitado limpiezas y trabajos en naves de su propiedad en el polígono exterior", apuntan. De la misma manera, Zona Franca destaca la obra que ha realizado como adecuación de los terrenos que en su día acogieron la fábrica de Ibérica Aga. Al respecto, explica que "estamos ahora a la espera de que se informe por parte de la Delegación de Urbanismo del Ayuntamiento de Cádiz el Estudio de Detalle de las UE ZF 8 y UE ZF 10 para poder seguir con el desarrollo del proyecto. Hasta entonces no podemos avanzar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios