El trafico en Cádiz

El peatón recupera terreno paso a paso

  • La ciudad de Cádiz escala posiciones entre las localidades que apuesta por la sostenibilidad, con el carril bici, la peatonalización y la velocidad reducida

La calle Ancha, llena esta misma semana La calle Ancha, llena esta misma semana

La calle Ancha, llena esta misma semana / Fito Carreto

A punto de concluirse toda la red del carril bici, de llevar varios meses con parte del Paseo Marítimo con prioridad peatonal y de ampliarse las restricciones de tráfico cada vez en más vías del casco histórico, Cádiz se está situando ya entre las ciudades del país donde hay una apuesta más clara por la sostenibilidad y lo que ahora se denomina como la ‘caminabilidad’.

La elección de nuestra capital como sede del VII Congreso Ciudades que caminan, a finales de esta semana, atraerá a nombre relevantes de este modelo urbano, hasta el punto que ya se han apuntado a las jornadas más de 140 personas, récord en este tipo de convocatorias. Cádiz acogerá también a una asamblea sobre el fomento de la bicicleta en Europa y, también, participará en unas jornadas de movilidad en la ciudad alemana de Munich.

Esta apuesta por la movilidad sostenible se ha ido reforzando desde que hace ya años el Ayuntamiento de Carlos Díaz comenzó a peatonalizar calles y plazas del casco antiguo, que después se ampliaron en tiempos de Teófila Martínez y que ahora, con la gestión de José María González, está dando pasos esenciales como la operación prevista en la plaza de España, para seguir después por Canalejas, y sobre todo la obligada reordenación de los aparcamientos en superficie, con el objetivo de favorecer al usuario del coche que vive en intramuros. Planificación que se extiende por Puerta Tierra, con el nuevo modelo de Paseo Marítimo y la prevista reordenación de la avenida de Portugal, entre otras.

Este proceso de ‘caminabilidad’ a la que ahora se integra Cádiz con fuerza busca "situar al peatón en el centro del día a día de la ciudad", destaca el teniente de alcalde de Movilidad, Martín Vila.

"Más allá que las ciudades se crearon para el peatón, queremos garantizar la accesibilidad universal y preparar el entorno urbano para personas con movilidad reducida", indica el edil que a la vez considera esencial "volver a recuperar la calle como lugar de socialización para generar comunidad".

En capitales que nos llevan un evidente adelanto, es ésta última cuestión una de las que más se valora. Lo comentó en su día un representante del Ayuntamiento de Pontevedra, que en una visita a Cádiz y recorriendo las calles del casco antiguo le llamó la atención la ausencia de niños jugando o pasean por la vía pública.

Un último papel que se incluye en este plan de caminabilidad, hace referencia a la necesidad de crear espacios de paseo y de estancia de los ciudadanos que no estén directamente relacionados con el consumo, por la presencia masiva de comercios y hostelería.

Directamente conectado con la mejora de la sostenibilidad urbana, Martín Vila resalta como el avance en todas estas medidas supone colaborar con el medio ambiente y luchar, en plan gaditano, contra el cambio climático. "El hacer una ciudad más caminable se traduce con una reducción de las emisiones de Co2; se reduce el impacto que generan los modos de transportes motorizados. De esta manera ponemos de nuestra parte para poder dejar a nuestros hijos un mundo mejor del que nos encontramos".

A todo ello se une que, evidentemente, un incremento de la peatonalización mejora la seguridad vial, junto a una limitación de la velocidad del tráfico a 30 km/h e incluso a 20. En este último caso, Vila defiende la apuesta que hace el Ayuntamiento "porque si en Sevilla o en Valencia se está haciendo y consiguiendo, nosotros también podemos aspirar a ello".

El congreso Ciudades que caminan trata buena parte de estas cuestiones y lo hace con la presencia de varios de los mejores especialistas en la materia, como Salvador Rueda y Carlos Martí, además de contar con el alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández, considerada a nivel internacional como una de las ciudades más avanzadas en la sostenibilidad urbana.

Junto diversas ponencias y mesas redondas, se organiza un seminario expresamente dedicado a la movilidad y la infancia.

Entre las mesas temáticas, dedicadas a la Ciudad 30, la Inclusión Social y el Aparcamiento, Cádiz participa en la tercera junto a la representación de Pontevedra.

Es sin duda el aparcamiento, la histórica falta del mismo en el casco antiguo de Cádiz, uno de los aspectos más complicados y polémicos en el proceso de apuesta peatonal de intramuros.

"Estas jornadas nos van a permitir contrastar nuestro modelo y poner sobre la mesa la nueva ordenanza de aparcamiento regulado", ya aprobado por el pleno del Ayuntamiento.

Frente a otras ciudades, Cádiz cuenta con un casco antiguo que es casi una isla, lo que dificulta la existencia de estacionamientos disuasorios. En este sentido, el Ayuntamiento pretende reforzar los en la zona de la avenida de Astilleros, mientras que la Autoridad Portuaria va a priorizar la construcción de un equipamiento para cerca de 1.500 plazas en la reordenación prevista de sus muelles.

Con todo, el diseño previsto para la ciudad es "priorizar un bien tan escaso para los residentes en el casco antiguo".

La entrada en funcionamiento del carril bici por toda la ciudad, más allá de una primera polémica por la supresión de plazas de estacionamiento para coches, no ha provocado colapsos en la circulación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios