Desarrollo del puerto de la Bahía de Cádiz El mejor momento para las rebajas

  • El de Cádiz se ha convertido ya en un puerto que suena y llama la atención l La rebaja de tasas y el aumento de las bonificaciones no le suenan a los empresarios a cantos de sirena

Un contenedor de Boluda, saliendo del puerto de Cádiz Un contenedor de Boluda, saliendo del puerto de Cádiz

Un contenedor de Boluda, saliendo del puerto de Cádiz / Jesús Marín

El covid no ha frenado el desarrollo del puerto de Cádiz. Ha frenado muchas de sus infraestructuras pero ahí tiene a su persistente presidenta Teófila Martínez para levantar los teléfonos y plantarle cara a Puertos delEstado, a la Junta o al mismísimo Gobierno de España. Así ha sido por ejemplo con el tren de La Cabezuela. Era un ramal sin apenas importancia pero finalmente ha sido el tesón y la “jartiblería” de Teófila para que se pase de la palabra a los hechos y ha permitido que se haya procedido a la licitación de estos trabajos que los empresarios portuarios llevan esperando ya hace más de 20 años.

Pero llega el covid y lo para todo, pero los puertos, en general no se paran. Si hubiera cogido a Cádiz en un momento en el que sus ingresos sólo dependieran del dinero que le dejan los cruceristas, otro gallo cantaría, como le pueda ocurrir a un puerto como el de Málaga.

Pero el virus ha pillado al puerto de Cádiz en un momento hiperactivo. Sin mirar los rebrotes, le llega Boluda que llegaba rebotada a Cádiz desde Huelva por no responder a Mercadona como a Mercadona le gusta y como se merece. Así que Mercadona dice: “quiero Cádiz” y dicho y hecho, Boluda va detrás y empieza con una línea con Canarias y ya va por dos semanales.

A su vez, la consolidación de CMA CGM, la llegada, a veces, con nocturnidad y alevosía de algunos barcos que llegan cargados de cajones vacíos que no tienen donde depositarlos y que se vienen para Cádiz. Este puerto está ya en el mapa, tal y como deseaba hacer Teófila desde su llegada a la Autoridad Portuaria.“Cádiz es un puerto que suena y llama la atención”. Así lo comentaba en días pasados un importante gestor de mercancías del puerto gaditano.

Y es más, se está preparando para lo que pueda llegar. Si Armas Trasmediterránea opta por reparar el Volcán de Teneguía y traérselo de nuevo para Cádiz será, de nuevo , otro punto más para anotar al desarrollo de Concasa y al futuro de la nueva terminal de contenedores.

Y es más, los gestores de Concasa ya están pidiendo precios a los distintos servicios portuarios para intentar extremar al máximo las tasas pues algo huele a la de un nuevo cliente que termine por consolidar el futuro de La Galeona y que, por fin, a Concasa le entren las prisas y quiera trasladar sus grúas cuanto antes a la nueva terminal para empezar a ofrecer desde allí sus servicios.

Y, ya puestos, empezar a hablar de esa segunda y esa tercera fase de la nueva terminal que, al principio podían sonar a ciencia ficción, pero que ahora sería casi necesario si realmente se atraen nuevos clientes que quieran amortizar sus inversiones en el puerto de Cádiz con grandes números.

En cuanto a la bajada de tasas y al aumento de bonificaciones, los afectados lo traducen diciendo que “se nota que el puerto está apostando fuerte por esto. Lo demás son siempre buenas intenciones y cantos de sirena, pero esto es meterle un 50% a la T1 (tasa del buque) y a la T3 (tasa de la mercancía) y eso es dinero”. Estos dineros son los que más les duele a las navieras en sus cuentas de escala.El amarrador y el remolcador, por ejemplo, no cuestan realmente dinero, en comparación con lo que suponen tasas como éstas.

Y ya llegó la hora puesto que los servicios portuarios, amarradores, remolcadores, prácticos y estibadores llevan muchos años bajando la cabeza y diciendo que sí a casi todo. Hasta tal extremo que algún que otro estibador ha llegado a decir a este periódico que estaría dispuesto a trabajar casi gratis con tal de asegurarse el trabajo durante unos cuantos años. Ya ellos están más que exprimidos y ahora le toca dejar de ganar a la Autoridad Portuaria y parece dispuesto a ello.

Sin ir más lejos, hace unos días, tras la salida del crucero Allure of the Seas de Navantia se quedó unos días en Cádiz. Su estancia le costaba en torno a 50.000 euros al día. Anunciaron su marcha a Southampton para permanecer allí atracado hasta que no se aclare el destino de los cruceros y, ni corto ni perezoso, el puerto de Cádiz le hizo una oferta, que según fuentes bien informadas, era posiblemente insuperable por Southampton, pero posiblemente el Allure y Royal Caribbean tenían allí otros compromisos, por lo que fue imposible convencerles para que se quedara.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios