Pesca

“Hay una mala administración del caladero con las caballas”

  • El gerente de Conservera de Tarifa dice que la sobrepesca de la especie para engordar atunes perjudica a su sector

José Luis Muñiz, gerente de Conservera de Tarifa. José Luis Muñiz, gerente de Conservera de Tarifa.

José Luis Muñiz, gerente de Conservera de Tarifa. / D.C.

Era esta semana un comentario generalizado entre veteranos pescadores de La Caleta. Buscando respuestas a la falta de caballas que este verano ha padecido la coqueta playa viñera dejaban entrever que una de las causas pudiera ser la excesiva captura de ejemplares de esta especie en aguas gaditanas para engordar a atunes rojos en granjas. Después de que este Diario se hiciera eco de la situación, los pensamientos de estos pescadores de caballas se vieron reforzados por la opinión de José Luis Muñiz, gerente de Conservera de Tarifa.

“Venimos observando la sobrepesca de caballas de escaso tamaño para las granjas y piscinas de atún rojo. No decimos que es ilegal, porque el tamaño de los ejemplares capturados está permitido, pero aquí tenemos que comer todos”, lamenta Muñiz, que habla en nombre del Consejo Regulador de la Caballa y la Melva de Andalucía, al que pertenecen su empresa, otras dos de Ayamonte y una de Isla Cristina.

“Estamos encantados con la riqueza del atún rojo, pero aquí tenemos que comer todos”

Critica que “se capturan miles de toneladas antes de la época de reproducción poniendo en peligro la industria conservera”. Y recuerda que la caballa “es la fuente principal de suministro de nuestra materia prima. Cuando nos demos cuenta, a fuerza de capturar tantas caballas pequeñas, no quedará ninguna”.Dice Muñiz que este problema “lo hemos denunciado a las autoridades competentes, entre ellas la Junta de Andalucía. No se está haciendo nada ilegal, está claro, pero podríamos estar contentas las dos partes en vez de una”. A su juicio, “estamos encantados de que el atún rojo esté de moda y que suponga una gran riqueza para la zona, pero no a costa de perjudicar otras formas de ganarse la vida en el mar”.

"No se está haciendo nada ilegal, está claro, pero podríamos estar contentas las dos partes en vez de una”

En definitiva, el gerente de Conservera de Tarifa achaca la ausencia de caballas a una “mala administración del caladero”. Porque la caballa “cuidándola hay para todo el mundo”.

Sin caballas caleteras

La polémica sobre la ausencia de caballas surgió esta semana en vísperas de la celebración del popular Entierro de la Caballa en la playa viñera. Dirigentes del Club Marítimo La Caleta alertaban de un verano sin caballas en las aguas caleteras, lo que les obligaba a buscar fuera de este lugar el género que iban a repartir con fideos en la noche de este sábado a cientos de personas. Incluso calificaban este hecho de “inaudito”. Algunas voces pusieron el foco en una posible sobrespesca de la 'Scomber scombrus' para engordar atunes rojos, lo que mermaba la cuota de esta especie para otros tipos de pescas, entre ellas la artesanal que desde hace siglos han llevado a cabo en la playa gaditana.

Algún que otro pescador veterano, fuera ya de las aguas por su avanzada edad, añadió que la temperatura del agua en La Caleta estaba por debajo de lo normal y de lo que gusta a las caballas, que se ven obligadas a buscar aguas más templadas, “a unos 25 grados”.

Los pescadores caleteros esperaban que la escasez de caballas de este año sea un hecho puntual de un solo verano. Simplemente, como dijo uno de ellos, “una cosecha mala”, usando términos agrícolas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios