Cádiz

La dependencia del dinero de Europa lastra el desarrollo más ágil de Cádiz

  • El Ayuntamiento mantiene bajo mínimos las inversiones en la ciudad con fondos propios 

  • Hay operaciones que si no logran dinero de la UE se pueden retrasar a pesar de su importancia

Obras en la primera fase de mejora de la avenida del 4 de Diciembre.

Obras en la primera fase de mejora de la avenida del 4 de Diciembre. / Lourdes de Vicente

El Ayuntamiento de Cádiz ha incrementado en los últimos años su dependencia de las posibles inversiones que le pudiesen llegar de Europa para financiar sus nuevas infraestructuras.

Esta política ha ido pareja a una importante reducción de las partidas inversoras, con fondos propios, previstas en los presupuestos municipales, aunque las mismas ayudas de la UE implican la obligación de que un porcentaje de las obras subvencionadas cuenten con una aportación del propio Ayuntamiento.

A todo ello se le une que las restantes administraciones públicas tienden a plantear proyectos en la ciudad, escasos, ciertamente, dependiendo de la obtención de estos mismos fondos europeos.

Todo ello afecta de lleno a una planificación más lógica de las obras de gran calado en la ciudad y de su ejecución más ágil. Dos ejemplos muy claros afectan directamente al Estado y a la Junta.

El primero sigue sin poner en marcha las prometidas obras de recuperación del frente marítimo amurallado y de la recuperación del castillo de San Sebastián; la segunda, por su parte, se compromete a la construcción del nuevo Hospital Regional pero supeditada inicialmente su ejecución a la llegada del dinero comunitario.

Los planes de recuperación impulsados por la UE, los Next Generation, como lucha ante los efectos negativos que la pandemia de coronavirus ha tenido en nuestra economía han puesto de relieve esta dependencia de la ciudad.

Aunque de forma muy lenta, poco a poco se van conociendo los programas que obtienen dinero de la UE. Y entre ellos se han quedado fuera, por lo menos en una primera fase, varios de los planteados por el Ayuntamiento.

Son todas actuaciones relevantes pues afectan al turismo y al comercio, patas esenciales de nuestra economía. Pero aquí se han incluido, aunque pueda costar entenderlo, infraestructuras urbanas que se han quedado sin financiación.

Es el caso de la urbanización de la avenida 4 de Diciembre y la peatonalización de la plaza del Mentidero, ambas con un papel relevante para la mejora de la movilidad urbana en la ciudad (que sí ha obtenido dinero para un programa que, en este caso sí, se centró específicamente en esta política urbana).

El teniente de alcalde de Urbanismo, Martín Vila, considera que sí es factible actuar sobre la primera vía aunque no haya llegado dinero de Europa, dando continuidad a las obras de la plaza de España. Por su parte, el teniente de alcalde de Fomento, Carlos Paradas, reconoce la dependencia de la financiación exterior "es habitual en los municipios mientras que nos sigan cortando otras fuentes de ingresos". Una vez que no todo lo que se pide a la UE se logra, asume el edil que "nos tendremos que limitar a las prioridades, sobre todo porque cada vez que se pide algo a algún fondo europeo hay que hacer una reserva de dinero, ya que son cofinanciados, lo que nos resta capacidad para ejecutar otras actuaciones".

En los siete años que lleva de gobierno la coalición de izquierdas comandada por José María González parte de su política económica se ha dirigido a la asistencia social y a recortar la deuda bancaria. En este último caso se ha rebajado de una forma más que notable, lo que en más de una ocasión ha provocado la protesta de colectivos de izquierdas contrarios a esta actuación, en detrimento de inversiones en la ciudad.

A la vez, el gobierno municipal ha sido incapaz de sacar adelante los presupuestos municipales en todos los años en los que lleva gobernando, lo que ha incidido en el capítulo de inversiones disponibles.

Dentro de los fondos Next Generation, la concejalía de Urbanismo tiene previsto incluir una petición de financiación para concluir la urbanización de la avenida de Astilleros. Es una obra muy cara pero se considera que podría entrar en el cupo de mejora de la movilidad. Este es un ejemplo de la falta de fondos municipales para afrontar obras muy importantes y que acumulan años de retraso.

El Ayuntamiento ya planteó en su momento la venta de las parcelas de su propiedad en esta Avenida para obtener recursos para la urbanización de la zona. Es un proceso que, sin embargo, está paralizado. También hace meses tuvo que vender suelo para viviendas con el fin de poder pagar el último tramo de la avenida transversal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios