Coronavirus | Cádiz Fran Renda: "En La Tapería de Columela perdimos un 60% de las ventas y las restricciones de octubre nos remataron"

  • Uno de los propietarios de este restaurante gaditano que cosechó tanto éxito durante casi seis años relata cómo se hundió su negocio a causa del Covid-19

  • El cierre del establecimiento deja a 11 trabajadores en el paro que difícilmente encontrarán recolocación en un sector especialmente castigado

Una imagen de La Tapería de Columela, antes de que estallase la pandemia de Covid-19. Una imagen de La Tapería de Columela, antes de que estallase la pandemia de Covid-19.

Una imagen de La Tapería de Columela, antes de que estallase la pandemia de Covid-19. / La Tapería de Columela/ Facebook

Los efectos de casi un año de pandemia están empezando a acelerar el cierre de bares y restaurantes que no han podido soportar ya durante más tiempo las consecuencias de las restricciones horarias y de aforo impuestas por las autoridades sanitarias para frenarla, ni la falta de ayudas públicas para el sector, ni un futuro muy incierto que no consigue despejar la lentísima administración de las vacunas.

Después de casi seis años cosechando un gran éxito de público –las colas eran su pan de cada día y solía estar a la cabeza en Tripadvisor–, La Tapería de Columela cierra definitivamente sus puertas, según anunciaron ayer sus propietarios a través del Facebook del establecimiento.

“Habíamos hecho una importante inversión para abrir después del confinamiento, implantando todas las medidas de prevención del coronavirus y alguna más y cumpliendo en todo momento con las restricciones que se iban imponiendo, pero nuestro negocio estaba basado en un volumen muy alto de ventas y en un margen de beneficio muy pequeño. El 50% de las ventas dependían de la barra. Además, no tenemos terraza. Desde febrero de 2014 no habíamos dejado de vender cada vez más”, cuenta a Diario de Cádiz Fran Renda, uno de sus dos propietarios.

“Pero las ventas cayeron en torno a un 60% respecto a los años anteriores y había que seguir pagando los créditos. Comenzamos a acumular deudas con proveedores y con los bancos y por mucho que nos esforzábamos no dábamos abasto. Así que ya a finales de septiembre, después de muchos esfuerzos y de un verano que no fue como habríamos necesitado que fuera, con más de la mitad de la plantilla en Erte, trabajando y sin cobrar como autónomo, nos planteamos cerrar”, explica este hostelero, que no va a ser la única víctima económica que se va a cobrar la pandemia.

“Luego, en octubre se endurecieron todavía más las restricciones y eso fue lo que nos remató. Y todavía no se ven expectativas de mejora de la pandemia con las vacunas. Así que llega un momento en el que tienes que decir: hasta aquí hemos llegado, porque la bola de los gastos y de la deuda de los préstamos no deja de crecer”, lamenta Fran. “No hemos recibido ayuda de ninguna administración. Ni siquiera vamos a cobrar ya el pago único de mil euros que solicitamos para el alquiler”, añade.

Además de a sus dos socios, el cierre de La Tapería de Columela deja sin empleo a otros nueve trabajadores. Después de haber dado lo mejor de sí mismos en el negocio durante casi seis años, difícilmente hallaran recolocación a corto plazo en un sector especialmente castigado por la pandemia. “Ahora toca intentar encontrar trabajo y sobrevivir. Y ojalá más adelante se den las condiciones para poner en marcha otro proyecto”, dice Fran, que comenzó a trabajar con 14 años en la hostelería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios