La polémica de los restaurantes playeros

Los chiringuitos denuncian la retirada de las pailas de las playas

  • Los establecimientos mantienen que las instalaciones están “legalmente constituidas” y pondrán sus propios accesos

Unos operarios trabajan en el reemplazo de las pailas de acceso al chiringuito Tirabuzón, en la playa de Santa María del Mar. Unos operarios trabajan en el reemplazo de las pailas de acceso al chiringuito Tirabuzón, en la playa de Santa María del Mar.

Unos operarios trabajan en el reemplazo de las pailas de acceso al chiringuito Tirabuzón, en la playa de Santa María del Mar. / Jesús Marín

El conflicto existente entre los chiringuitos y el Ayuntamiento de Cádiz se mantiene palpable y moviéndose por varias vías diferentes. En el aspecto judicial, la querella de la Asociación de Empresarios de la Costa de Cádiz (AECCA) contra Martín Vila ha dado como fruto que el Juzgado de Instrucción número 4 de Cádiz haya citado al concejal de Urbanismo para declarar como investigado dentro de las diligencias previas que se han abierto por un presunto delito de prevaricación. Por el lado administrativo, el Consistorio ha procedido a solicitar la restitución de la legalidad urbanística y a incoar expedientes sancionadores contra los establecimientos por exceso de ocupación.

El último paso lo ha dado el Ayuntamiento esta semana al retirar las pailas de su propiedad que permiten el acceso a las playas. Una medida que está vinculada a las discrepancias que han surgido por la transmisión de la titularidad de las concesiones de la ocupación del Dominio Público Marítimo-Terrestre en favor de los chiringuitos. Este trámite, que el Consistorio no reconoce, ha permitido a los negocios solicitar la modificación sustancial de las concesiones. A la espera de la resolución definitiva de la Delegación Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, los restaurantes cuentan con las autorizaciones en precario para la apertura en invierno y la ampliación de su superficie.

Este proceso ya se produjo en noviembre en la playa de Cortadura, ya que el Ayuntamiento considera, a partir de lo que marca el pliego de condiciones de la explotación de los chiringuitos, que el periodo de apertura finaliza el 31 de octubre. Por su parte, en La Victoria y Santa María del Mar este plazo se extiende hasta el 30 de noviembre. Por este motivo, esta semana se ha terminado de quitar las pailas en estas dos playas tras ser avisados los hosteleros.

El Ayuntamiento no reconoce el procedimiento que permite su apertura

Sobre esta medida, hace unos días ya se posicionó la Asociación de Empresarios de la Costa de Cádiz (AECCA) para denunciar el “ensañamiento” del concejal Martín Vila por medidas como ésta, ya que “esto no hace sino dificultar el acceso a nuestras instalaciones, legalmente constituidas”.

El propietario del Grupo Potito, Miguel Ángel Sánchez, resaltó que la retirada de las pailas afecta “no sólo a los clientes, sino a los usuarios que quieran bajar a la arena”, ya que las personas “con movilidad reducida no van a poder acceder a la playa”, además de recordar que “los servicios son públicos”. Con todo, espera poder restituirlas “en la mayor brevedad”.

Por su parte, en la playa de Santa María del Mar, el chiringuito Tirabuzón ha optado por colocar sus propios accesos una vez que tuvo constancia de que el Ayuntamiento iba a retirar las pailas que son de su propiedad, quitándolas antes de que lo hiciera el personal de mantenimiento de las playas. El propietario de este establecimiento, Iván Periano, señaló que “teníamos pailas en stock para la sustitución en caso de tener que repararlas, por lo que hemos actuado rápidamente para garantizar los accesos”. Ante esto, Periano calificó como “absurda” la intervención del Consistorio porque “debe de dar los medios a los ciudadanos para hacer la playa más accesible”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios