El futuro de la Universidad

200 cámaras para seguir las clases presenciales de la UCA también desde casa

  • La Universidad se prepara para la "nueva normalidad" y la hipótesis de que haya otro confinamiento

Laboratorio de la Escuela de Ingeniería. Laboratorio de la Escuela de Ingeniería.

Laboratorio de la Escuela de Ingeniería. / D.C.

"Ha sido un trabajo bestial". Así califica el rector el esfuerzo que ha realizado toda la comunidad universitaria desde el mes de marzo pasado. "Todo el mundo ha trabajado desde su casa, el profesorado ha tenido que ponerse las pilas. Antes había un campus virtual paralelo al presencial, mientras que en estos meses lo que ha existido es un campus virtual, cuyo uso ha crecido un 600% y que ha supuesto un gasto extra de 50.000 euros en medios técnicos, con mínimas incidencias".

De cara al próximo curso, la intención es priorizar la actividad presencial, con estrictas medidas de seguridad sanitaria. En todo caso el profesorado ha elaborado una guía docente que plantea tres escenarios: presencial al 100% que se reconoce que va a ser imposible de conseguir, semipresencial con la máxima presencia posible, y un retorno al confinamiento si la situación sanitaria así lo exige. Atendiendo a estos tres supuestos, así se han planificado las asignaturas.

A la vez, los técnicos del servicio de prevención han elaborado un estudio sobre los límites de aforos en las aulas, con espacio entre cada estudiante.

Lo cierto es que no todos los grados y master cuentan con más de cien alumnos. En aquellos donde hay mayor presencia de estudiantes será necesario hacer grupos. Incluso se van a adquirir 200 cámaras para que se puedan seguir desde casa las asignaturas que se impartan presencialmente en las aulas. Para ello se está haciendo un reparto de material entre todos los centros de la UCA.

Todo ello va a suponer un elevado coste, pues a ello se le une la compra de medios sanitarios, señalización y mamparas de seguridad, incremento de la limpieza, recorridos de entrada y salida en casa centro con una cuantía aún no fijada. Inicialmente se contará con fondos propios de la UCA a la espera de que lleguen aportaciones procedentes del Ministerio.

En cuanto a los laboratorios, se reducirá el aforo y, en algunos casos, habrá que repetir clases o hacer prácticas de simulación.

"Tenemos claro que no se puede producir un detrimento en la calidad de la formación. Lo que se ha exigido en las guías que se han elaborado es que al final del curso , sea como sea el escenario por el que hayamos pasado, los estudiantes hayan adquirido toda la formación que les corresponde", deja claro Francisco Piniella.

A todo ello hay que asumir el previsible incremento del número de alumnos, pues la selectividad se va a celebrar con un 20% más de jóvenes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios