Elecciones al Rectorado de la UCA Comienza la carrera para ser rector

  • Francisco Piniella, Casimiro Mantell y Miguel Ángel Pendón ya han anunciado que aspiran a suceder a Eduardo González Mazo al frente de la UCA

Fachada del Rectorado de la Universidad de Cádiz. Fachada del Rectorado de la Universidad de Cádiz.

Fachada del Rectorado de la Universidad de Cádiz. / Almudena Torres

La sucesión de Eduardo González Mazo como rector de la Universidad de Cádiz tiene tres aspirantes de momento, tres catedráticos que han mostrado su intención de presentarse a unas elecciones que aún no tienen fecha pero que tendrán lugar de aquí a mayo, una vez que el actual rector convoque los comicios.El primero en dar el paso fue Francisco Piniella, al que le han seguido dos personas que han formado parte del equipo de Eduardo González Mazo, Casimiro Mantell, que fue vicerrector de Investigación, y Miguel Ángel Pendón, que ha ejercido como vicerrector de Planificación.

González Mazo ha cumplido ocho años al frente de la institución universitaria y, por lo tanto, no tiene posibilidad legal de presentarse a una posible reelección.

Estamos hablando de unos comicios que son muy particulares ya que los votos son ponderados entre los distintos estamentos que componen la Universidad de Cádiz. Así, los votos de los profesores doctores con vinculación permanente tienen un peso de un 52% en los resultados; los no doctores con vinculación permanente, un 5%; un 6% del personal docente e investigador sin vinculación permanente; los estudiantes tienen un 28%; y el personal de administración y servicios, un 8%.

Además, al haber más de dos candidatos, se establece un sistema de doble vuelta, es decir, que tras la primera votación, caerá el menos votado y los otros dos comparecerán después en una nueva votación unos días después para dirimir quién va a dirigir la Universidad de Cádiz durante los próximos cuatro años.

Si nos atenemos al orden del anuncio de las candidaturas, Francisco Piniella defiende que es el momento de “recuperar la ilusión”, que es el lema que tiene la candidatura. Así, resalta que en estos años la pérdida de ilusión “ha sido general en los servicios públicos con motivo de los recortes, pero en la Universidad y, concretamente, en la UCA ha sido aún peor con la precarización de los profesores”.

Piniella se muestra convencido de que su opción “hacía falta como contrapeso a las dos candidaturas oficialistas” encabezadas por dos antiguos vicerrectores. Por ello se adjudica el papel de la candidatura del cambio.

Así, señala que para cambiar el estilo de gestión en la UCA “es necesario que se produzca una renovación de personas, ideas y estilos, por principio democrático y por sentido institucional”.

Con respecto a las líneas generales de su programa, asegura que ahora están en la fase de escuchar. Para ello han abierto una web para que la comunidad universitaria y la ciudadanía puedan enviar sus propuestas a www.ucailusiona.org.

No obstante, las líneas programáticas básicas se basan en aspecto como la compensación de desequilibrios entre los campus universitarios, promoviendo el formato de campus enJerez y, sobre todo, en la Bahía de Algeciras.

También quiere que en el proyecto del cinturón universitario de Cádiz se incluya la rehabilitación de la Escuela Superior de Ingeniería de la calle Chile y que se haga una actuación más a fondo en la Facultad de Medicina “y no una pobre reforma de sus instalaciones”.

Casimiro Mantell da el paso después de una larga trayectoria muy activa en puestos de gestión que dice mucho de su compromiso con la institución. Esto ha tenido hasta ahora su culminación con su nombramiento como vicerrector de Investigación.

Mantell tiene muy claro que puede aportar cosas a la Universidad y para ello defiende que ha montado “un equipo muy bueno”. De hecho, cuando empezó a crearlo “casi todos me dijeron que sí”, por lo que le acompaña el grupo que quería.

Este ingeniero químico señala que, dentro de las motivaciones que ha tenido para dar el paso, está el que “cuando estás como vicerrector ves que hay cosas que se pueden mejorar y por ello decides presentarte”. Así, añade que durante su etapa como vicerrector “se sacaron muchos proyectos y eso te permite ver que una cosa que parecía imposible de hacer, al final se consiguen llevar adelante. Si eso es así, por qué no se puede intentar para mejorar la Universidad de Cádiz en conjunto”.

A Casimiro Mantell le gusta explicar que “hay márgenes de mejora” en determinadas áreas de la UCA. En una de ellas coinciden los tres candidatos es que tras las crisis, hay mucha precariedad en los contratos del personal universitario.

Mantell también piensa que hay mucho margen de mejora en la burocracia interna y además, “nos gustaría reforzar el liderazgo cultural de la Universidad de Cádiz”, por lo que plantea un vicerrectorado específico para este tema y otro para relaciones internacionales.

El último en sumarse a la carrera es el catedrático de Derecho Mercantil Miguel Ángel Pendón. Esta tardanza tiene una explicación y es que primero ha formado el equipo y después ha decidido anunciar su intención y no al contrario.

Una de las motivaciones que encuentra para aspirar al Rectorado está el que durante su trayectoria como vicerrector de Planificación “me ha permitido tener un contacto con muchas áreas y colectivos por lo que me permite tener una visión completa y transversal”. Y asegura que ésta no sólo la tiene él “sino también todo el equipo” que ha conformado.

Pendón también pone el dedo en la llaga en los estragos que hizo la crisis “lo que obligó a la gente a hacer muchos esfuerzos. Habría que recuperar parte de lo que se perdió o por lo menos establecer una recompensa”.

También cree que hay que incrementar las transferencias del conocimiento en disciplinas que hasta ahora se hace poco y considera que hay que darle una perspectiva internacional a la Universidad de Cádiz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios