Cádiz

Reclaman que la zona azul y naranja sea gratis a partir de las 18 horas

  • Consideran que en el horario actual de actividad no esencial favorece el aparcamiento de los usuarios de vehículos

Zona de aparcamiento controlado en la estación.

Zona de aparcamiento controlado en la estación. / Jesús Marín

La vida en Andalucía ha cambiado mucho de un lunes a un martes. Hasta el pasado lunes la actividad comercial se alargaba hasta las ocho de la tarde o las nueve de la noche, las diez en el caso de El Corte Inglés; y la hostelería apuraba los minutos hasta que a las once estaba todo el mundo en casa. Pero desde el martes, a las seis en punto de la tarde cierra todo, o casi todo. Por eso, cada vez son más las voces que reclaman al Ayuntamiento que ese nuevo horario que estará vigente al menos hasta el próximo día 24 tenga un efecto directo en el estacionamiento regulado de la ciudad. En concreto, lo que piden muchos es que la zona azul y naranja deje de estar activa a partir de esas seis de la tarde en la que la actividad no esencial cesa hasta el día siguiente.

Quienes defienden esta reclamación argumentan que si la actividad comercio y hostelería y, en general, todo lo que implique atención al público no puede mantenerse más allá de las seis de la tarde, mantener activa las zonas azul y naranja en la ciudad solo tendría justificación en un afán meramente recaudatorio por parte de la empresa municipal de aparcamientos (Emasa). De hecho, solicitan esta medida para favorecer también el aparcamiento de aquellos que regresan a casa en ese nuevo horario impuesto por la Junta de Andalucía y para los que “además del dinero que les supone cerrar antes sus negocios tienen que pagar todos los días la zona azul o la naranja hasta las ocho de la tarde”.

En el escenario actual, a favor de los que reclaman esta medida por parte de Emasa está la decisión que ya se adoptó durante el estado de alarma de liberar la regulación de estas zonas azul y naranja, primero en una franja horaria o a determinados colectivos profesionales y permitiendo luego el aparcamiento gratis las 24 horas del día. En contra se sitúa la decisión adoptada este pasado verano de mantener en funcionamiento los parquímetros pese a las medidas preventivas sanitarias que, por ejemplo, desaconsejaron la existencia de fuentes, duchas y lavapies en los accesos a la playa.

Curiosamente, al mismo tiempo que se reclama esta gratuidad durante las dos últimas horas de la tarde llama la atención en estos días la cantidad de plazas disponibles en los distintos tramos de zona azul y naranja, posiblemente provocado por el cierre de Cádiz y la imposibilidad de acudir a la ciudad, salvo motivos justificados, de gente que vive en localidades foráneas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios