Sucesos

La Policía Nacional detiene a dos atracadores por asaltar numerosos comercios en Cádiz

  • Ambos son delincuentes con muchos antecedentes y no dudaban en mostrarse violentos

  • A uno de ellos se le llegan a imputar hasta una decena de delitos en tres meses

Agentes de la Policía Nacional patrullan por las calles comerciales del casco histórico. Agentes de la Policía Nacional patrullan por las calles comerciales del casco histórico.

Agentes de la Policía Nacional patrullan por las calles comerciales del casco histórico. / Jesús Marín

La Policía Nacional ha detenido a dos individuos que actuaban por separado por la comisión de varios asaltos a comercios de la capital gaditana en las últimas semanas. Los dos eran delincuentes comunes con un amplio historial de antecedentes y actuaban en ocasiones con violencia cuando perpetraban los delitos. Los dos ya han ingresado en prisión.

Sobre uno de ellos, J.C.L., nacido en 1986, la Policía Nacional afirma que ha generado incluso alarma social entre la población, ya que se le imputan hasta un total de 11 hechos delictivos desde el pasado verano. La Policía Nacional asegura que en numerosas ocasiones no dudó en amenazar o ejercer la violencia física sobre las víctimas y, en otras ocasiones, cometieron los hechos delictivos acompañado de otras personas.

Uno de los principales hechos que se le imputan tuvo lugar en un establecimiento del casco histórico cuando uno de los empleados vio que entró en la tienda un individuo bajo, moreno y con un tatuaje en el cuello y otro en la mano. Ya había sido visto en otras ocasiones en este comercio y lo que hizo fue irse directamente al expositor de los embutidos, donde cogió paquetes de jamón con la intención de sustraerlos. En ese momento el asaltante miró a la empleada y la amenazó diciéndole que se había quedado con su cara.

El 2 de septiembre el mismo individuo acudió a una tienda de alimentación de la avenida de San Severiano. El encargado pudo ver como entraba un individuo en actitud sospechosa con gorra y portando una mochila que estaba vacía. Poco después abandonaba el local pero la bolsa la llevaba llena, por lo que el encargado pudo comprobar por las cámaras que se había llevado una garrafa de cinco litros de aceite. Este fue tras el autor del hurto pero cuando J.C.L. se percata de que lo están persiguiendo, se dio la vuelta y lo amenazó con la expresión “te voy a quemar la tienda”. En la denuncia se hizo constar que era conocido en la zona por sus fechorías.

A este le incriminan hasta 11 delitos con robos como paletillas de jamón y en otro establecimiento en el que robó quesos, llegó a ejercer violencia física contra la víctima. En un bar de copas también se hizo con un bolso valorado en 1.200 euros y un terminal de teléfono de la marca Iphone.

El otro detenido es R.G.V., que entró el pasado 3 de agosto a primera hora de la tarde en un establecimiento de ropa. Para asaltar el comercio se puso una camiseta para ocultar su rostro y se dirigió directamente a una dependienta, a la que arrinconó y la que le gritaba que le abriera la caja, para lo cual incluso llegó a amenazarla con unas tijeras. De la misma sacó 500 euros y emprendió la huida. De hecho, llegaron a ser perseguidos por dos ciudadanos que informaron a la Policía que se había refugiado en un portal de la calle Marinero en Tierra en Guillén Moreno. En ese momento no se le pudo localizar pero por las pruebas aportadas se pudo determinar que era un delincuente común que estaba en un permiso penitenciario. Días después fue detenido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios