Preparados para el verano

Operación bikini 2019: mejorar los hábitos de nutrición en lugar de las dietas milagro

  • Los expertos alertan ante la exigencia de "perder mucho peso en poco tiempo"

  • Los ideal es una alimentación adecuada a lo largo de toda la vida

Menos dieta y más verdura Menos dieta y más verdura

Menos dieta y más verdura / D.C.

Comentarios 0

La operación bikini está en marcha. Los buenos días de sol y calor han llenado las playas metidos aún en la primavera, aunque siempre están los incombustibles para lo que lo misma da enero que octubre o julio para tomarse el correspondiente baño en La Caleta o la playa Victoria.

Pero para los fieles a la arena en verano la cercanía del estío supone el esfuerzo de eliminar los kilos que han ido añadiendo a lo largo del año. Y ahí empieza la operación bikini. Y bañador.

La obsesión por la figura estilizada pone a dieta a cada vez más personas. Un estudio elaborado por Acierto.com afirmaba que el 70% de los andaluces estaban inmersos ahora en un duro proceso de recorte de peso. El informe destaca que los vecinos y vecinas de nuestra comunidad los más adeptos a este tipo de medidas de control.

La alarma llega cuando el 60% decide realizar una "dieta milagro", "reduciendo la ingesta calórica o restringir ciertos alimentos de forma radical durante un periodo muy breve de tiempo y carecen, por lo general, del visto bueno de los expertos en la materia".

Julián Correa, nutricionista gaditano, advierte a este diario que "hay muchas personas que son impacientes por naturaleza, queriendo quitarse mucho peso en poco tiempo. Pero eso no es bueno". 

Correa lo tiene claro: es esencial tener buenos hábitos de alimentación y mantenerlos a lo largo de todo el año, cuando lo normal es emitir señales de alerta por sobrepeso tras las fiestas de Navidad, después del verano o meses antes de estas vacaciones.

"Yo promuevo hábitos de vida, defiendo una educación en la nutrición. No actuaciones temporales, sino un plan a mantener a largo plazo". En este sentido considera esencial un consumo adecuado de frutas y verduras, cinco raciones al día en conjunto y adquirir el hábito de un ejercicios moderado pero constante. Y, esencial, acudir a los profesionales si se es necesario.

El problema llega en verano: el pescado frito, el refresco y, sobre todo, los helados. Julián Correa lo deja claro: "el problema son los excesos", pero nada pasa si se consume con mesura, de vez en cuando y no como norma diaria. Y aquí lanza una última alerta: cada vez hay más personas que consumen comida rápida, especialmente adolescentes y quienes evitar liarse a la hora de preparar el almuerzo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios