Educación

La Institución Provincial, ante la semana crucial para conocer el futuro de sus alumnos

  • La AMPA del colegio no pierde la esperanza de quedarse un curso más en el edificio mientras se busca una solución a medio-largo plazo

El colegio público Institución Provincial Gaditana, en la Barriada España. El colegio público Institución Provincial Gaditana, en la Barriada España.

El colegio público Institución Provincial Gaditana, en la Barriada España. / Jesús Marín

El tiempo corre en contra de las familias de los alumnos de la Institución Provincial Gaditana (IPG). El próximo lunes 1 de junio se acabará el plazo para entregar las solicitudes de admisión del curso escolar 2020-2021 y unos 40 estudiantes no tienen claro en qué pupitres se sentarán desde el próximo septiembre. Así, esta semana se antoja crucial para conocer el futuro de estos escolares. El cierre de la IPG, después de la no renovación del acuerdo de cesión del edificio entre la Fundación Aramburu Moreno de Mora y la Diputación, hace que la pelota esté ahora en el tejado de la Junta de Andalucía, que tiene las competencias educativas y debe encontrar acomodo a la cuarentena de alumnos. No será fácil habida cuenta de la falta de opciones, en una ciudad en la que la baja natalidad y la pujanza de la enseñanza concertada ha reducido considerablemente las plazas en la escuela pública.

Pero la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) mantiene la esperanza de que los estudiantes sigan el próximo curso en el edificio actual para que, con un año de margen, haya más tiempo para buscar una solución a medio-largo plazo. Para ello solicitó el pasado viernes una reunión conjunta a la Delegación Territorial de Educación, la Diputación Provincial y el Ayuntamiento de Cádiz. “Aún no hemos tenido respuesta, pero entendemos que sería muy importante”, explica López. Para lograr esta prórroga sería clave un entendimiento entre la Diputación y la Fundación Aramburu Moreno de Mora, con un acuerdo en el que se asegurase la continuidad del colegio un curso más. 

Por otra parte, la Delegación Territorial de Educación ya conoce la negativa de las familias de la IPG a una disgregación de los alumnos por varios centros públicos, cuestión que se agrava con que en el quinto curso de la IPG hay 23 alumnos. La Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) ha planteado varias opciones para evitar “que se pierdan estas plazas públicas en una zona donde ya hay cinco centros concertados”, como ha expresado el presidente, Mario López. Por ello, una de las alternativas barajadas es la del colegio Carola Ribed, aunque en este centro, donde habitualmente están ocupadas todas las plazas hasta 6º de Educación Primaria, se antoja imposible reubicar a tantos alumnos si no es con una ampliación de sus instalaciones, hecho descartable por la cercanía del curso 2020-2021.

En cualquier caso, la AMPA pretende una solución común para todos los alumnos. De hecho ha pedido a las familias afectadas que, por ahora, no entreguen solicitudes en otros colegios a la espera de resolverse, esta semana, el futuro del centro ubicado en la Barriada España. Hasta el próximo lunes 1 de junio permanecerá abierto el plazo de presentación de solicitudes de admisión en los centros públicos y privados para el segundo Ciclo de Infantil, Primaria, Educación Especial, Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios