Cádiz

El Ayuntamiento responsabiliza de la situación de la Corrala al propietario del edificio

  • Asegura que se ha buscado solución a las familias que ocuparon inicialmente este bloque de viviendas

Una pareja que compró un piso en el edificio de la Corrala observa el bloque donde tenía pensado vivir. Una pareja que compró un piso en el edificio de la Corrala observa el bloque donde tenía pensado vivir.

Una pareja que compró un piso en el edificio de la Corrala observa el bloque donde tenía pensado vivir. / Joaquín Pino

Comentarios 4

El Ayuntamiento de Cádiz quiere dejar claro que la responsabilidad del edificio denominado Corrala de la Bahía, que se encuentra en estado de abandono y ocupado ilegalmente desde enero de 2015, es del propietario, que es una entidad bancaria.

Cabe señalar que algunas de las personas que ocuparon inicialmente ese bloque de viviendas –situado en la esquina de avenida de Portugal con Segunda Aguada– acusaron esta semana al Ayuntamiento de desentenderse de la Corrala, a pesar de que el alcalde se había comprometido con ellas a intentar solucionar la situación de sus habitantes.

Al respecto, fuentes municipales aseguraban ayer que el Ayuntamiento no se ha desentendido de las familias que ocuparon este edificio a principios de 2015. “Tanto es así, que se les ha ido dando apoyo y respuesta en todo lo que ha sido posible y, de las familias originales que ocuparon el inmueble, no quedaría ninguna allí”, indican, precisando que solo dudan de la continuidad de una de ellas.

Estas mismas fuentes declararon que desde su llegada al Ayuntamiento, el equipo de Gobierno “mantuvo diferentes reuniones con los integrantes de la Corrala de la Bahía, el grupo originario y organizado de gente joven que ocupó el edificio con intención de reivindicar una vivienda accesible para todo el mundo. A todas esas personas se les ha ofrecido atención municipal desde las áreas de Vivienda o de Asuntos Sociales”. Apuntan que el propio alcalde cursó varios escritos a la entidad bancaria propietaria del inmueble para intentar desbloquear la situación.

Añaden que “precisamente porque el Ayuntamiento no se ha desentendido, algunas de estas familias tienen ayudas al alquiler, a otras se les ha asignado viviendas municipales por excepcionalidad al encontrarse en situación de exclusión severa, otras fueron realojadas mientras se buscaba alternativa habitacional y algunas, a las que les correspondía por puntos, se les ha adjudicado una vivienda de Procasa”.

Estas fuentes municipales destacan que, tal y como publicó este periódico el pasado miércoles, la situación actual de la Corrala es distinta en cuanto a las personas que ocupan el inmueble, “y de las que obviamente no se tiene un registro”.

Insisten en que, “en cualquier caso, está claro que la responsabilidad de la situación es del propietario que tiene el edificio en estado de abandono”. Y recuerdan que el banco “ni siquiera llegó a contestar a los escritos y llamadas que hizo el alcalde (a instancias locales, regionales y nacionales de la entidad) para sentarse a negociar y buscar una solución para las familias que en su día ocuparon el edificio y que pasara por el alquiler social de estas viviendas. Por tanto, la situación actual es consecuencia de la actitud del propietario, que prefirió mantener los pisos vacíos”.

Por otra parte, ante las denuncias de los vecinos de los edificios colindantes por las peleas y continuo trasiego de toxicómanos, el Ayuntamiento afirma que requirió a la inmobiliaria de la entidad propietaria de la finca que procediera al cerramiento de la parte baja del edificio, ya que había numerosas palomas que generaban problemas de salubridad. “La entidad hizo caso omiso y desde el Ayuntamiento se procedió a la ejecución subsidiaria, que ha consistido en sacar las palomas con la protectora de animales, la limpieza del lugar y el cerramiento de los bajos con la idea de impedir el acceso al inmueble por esa parte del local. Labores que ya se le ha cobrado a la entidad”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios