Cádiz

Colombo pide a la Virgen la verdadera igualdad

  • La edil realizó un pregón que mezcló lo personal con la historia de la advocación

 Con palabras de agradecimiento a su presentadora, a fray Pascual Saturio y a todos los dominicos que han hecho posible el santuario y una oración a la Virgen inició Mercedes Colombo su pregón a la Patrona. 

Luego relató como su madre le enseñó a quererla y como Chari, Emilio, Lole, Pili, Juan, Jesús, Fernando, Cristina, Carmen, Lale, Mercedes y Tere, "ante la atenta mirada de don Emilio", su padre, iniciaban cada 7 de octubre el camino desde Sagasta a Santo Domingo, con parada en San Francisco. 

Tras recordar la intersección de la Virgen del Rosario para paliar la epidemia de peste de 1646 hasta su nombramiento como Patrona en 1867 por el obispo fray Félix María de Arriate, le agradeció su ayuda desde a los que gobiernan la ciudad a las familias gaditanas. 

También aludió a que fue en la plaza de San Juan de Dios, en la iglesia que lleva su nombre, en la entonces ermita de la Misericordia, donde en 1590 los Morenos fundaron la cofradía de la que dicha advocación fue la titular 

Después apuntó que en la calle Plocia, en el actúa Palacio de Congresos, estuvo la Fábrica de Tabacos, donde las mujeres trabajadoras eran veladas por la Esperanza Cigarrera, mientras que La Galeona surcaba por los mares del mundo y dejaba su devoción en muchos países de la otra orilla que van a volver a unirse con motivo del Bicentenario de la Constitución, 

Tras resaltar que el nardo es la flor distintiva del día del Rosario, al que el Papa león XIII consagró el med de octubre, el salterio que luego divulgo San Pío, "un modo piadosísimo de oración al alcance de todos", se centró en el día de su festividad, el de las Rosarios, Charis y Charos, aniversario de la victoria de la cristiandad en la batalla de Lepanto, el 7 de octubre de 1571. 

Le pidió finalmente por conseguir la igualdad entre mujeres y hombres, por las que no pueden acceder a una vida libre de violencia, por las familias y por la juventud. 

Por último tuvo un recuerdo para Evelio Ingunza Barcala, "que me hizo comprender el sentir cofrade", y dedicó su disertación a "dos estrellas que como otras muchas están contigo en el Cielo". 

Unos versos de su compañero Juan Antonio Liaño cerraron el pregón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios