Vinos dulces

Una Navidad rociada con Cream

Una pareja disfrutando de unas copas de Royal Cream de Real Tesoro, con queso. Una pareja disfrutando de unas copas de Royal Cream de Real Tesoro, con queso.

Una pareja disfrutando de unas copas de Royal Cream de Real Tesoro, con queso. / David Puerto

Con la llegada de las fiestas navideñas a la provincia de Cádiz, los vinos de la tierra y con un peso muy importante los de Jerez se hacen muy presentes en las comidas y zambombas. Y es precisamente el Cream el más demandado y uno de los más consumidos en estas fechas.

El Cream es un vino de Jerez elaborado con Oloroso o Palo Cortado (normalmente un 80%) y con Pedro Ximénez (habitualmente un 20%). Es un vino sabroso que recuerda a esos matices de frutos secos tostados y a la madera que aporta un Oloroso pero con un carácter dulzor y ligero sabor a pasas y regaliz que aporta el pedro ximénez. En definitiva, un vino atractivo y ciertamente fácil de beber que calienta en sus tragos y que se hace muy apetecible cuando llega la Navidad. Asimismo, acompaña muy bien a los dulces de temporada como los pestiños, los roscos o las trufas y también hace un contraste muy atractivo con otro tipo de platos que se consumen en las reuniones familiares tales como el queso, el jamón o cualquier encurtido.

es un vino dulce, pero no empalaga y ello lo hace apetecible y muy óptimo para varios comensales

Al fin y al cabo es un vino dulce, pero no empalaga y ello lo hace realmente apetecible y muy óptimo para una mesa con varios comensales que pueden disfrutar de un mismo vino. El Cream también se ha convertido en una tradición y es el vino –por lo general– de las zambombas y de la Navidad, para quien desea disfrutar estas fiestas con jereces.

más noticias de BOCABIERTA Ir a la sección bocabierta »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios