Sociedad

Obama pregunta a quién debe "patear el culo" para que cese el vertido

  • El presidente norteamericano asegura en una entrevista que está combatiendo activamente el desastre ecológico · Washington reconoce que los efectos del desastre se mantendrán durante años

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha asegurado que consulta con expertos para saber a quien debe "patear el culo" para que cese el vertido de petróleo que ha contaminado una gran parte del Golfo de México.

Así se expresó el presidente estadounidense en una entrevista que emitió ayer la cadena de televisión NBC. Obama se defiende de los que piensan que, desde que estalló la crisis por el vertido, el pasado 20 de abril, se ha dedicado sólo a celebrar reuniones en lugar de tomar medidas para parar la fuga de crudo de un pozo submarino de la petrolera British Petroleum (BP).

"No me quedo sentado charlando con los expertos como si se tratara de un simposio universitario", dijo en la entrevista, que fue grabada en la noche del lunes.

"Hablamos con esas personas (los expertos) porque tienen, en principio, las mejores respuestas (a mis preguntas) para que yo sepa a quién debo patear el culo", subrayó el mandatario.

Mientras tanto, la petrolera BP bombea 1,75 millones de litros diarios de crudo de la campana sobre el pozo averiado en el golfo de México, dijo la Casa Blanca, que advirtió que los efectos del derrame se sentirán "durante años".

En una rueda de prensa en la Casa Blanca, el almirante del Servicio de Guardacostas, Thad Allen, encargado de la coordinación en las tareas de lucha contra el vertido, indicó que las tareas de contención del crudo progresan "bastante bien", pero aún habrá marea negra durante semanas y meses, y sus efectos sobre la vida salvaje se dejarán sentir durante mucho tiempo.

Allen también matizó que, hasta el momento, se desconoce con exactitud cuánto petróleo bombeado se conseguirá recuperar.

La compañía responsable del derrame, British Petroleum (BP), trabaja ahora en intentar aumentar el volumen de petróleo que trasvasa de la campana que colocó la semana pasada sobre el pozo averiado a un barco petrolero en la superficie, indicó Allen.

En la actualidad, el cálculo es que la compañía consigue bombear 11.000 barriles, o 1,75 millones de litros diarios de petróleo. Pretende ahora enviar un petrolero de mayor tamaño y aumentar el volumen recogido a 20.000 barriles diarios (3,18 millones de litros).

A largo plazo, agregó el mando, BP buscará contar con petroleros de mayor capacidad para trasvasar el petróleo y erigir una conexión más permanente entre la campana que cubre el pozo y los barcos que almacenan el crudo en la superficie, de modo que se pueda desconectar con facilidad y resista la temporada atlántica de huracanes que acaba de comenzar. Ahora mismo, en caso de un huracán quizás habría que desconectar la tubería y suspender las operaciones de bombeo, explicó.

Según Allen, parte del problema para combatir el vertido ahora es que la marea negra "ha comenzado a separarse", por lo cual en vez de una masa compacta de petróleo "nos encontramos con cientos de miles de manchas, cada una yendo hacia un sitio". "Nos enfrentamos a un enemigo que cambia constantemente", aseguró el almirante.

Poco antes de que el mando ofreciera su rueda de prensa se daba a conocer que ya se ha encontrado alquitrán en puntos de la costa de Texas, después de que la semana pasada ya se empezara a encontrar chapapote en las playas del norte de Florida.

La prioridad ahora, matizó Allen, es aumentar la capacidad de recogido de crudo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios