Arcos

La Policía actúa para el cumplimiento de ordenanzas para viviendas de uso turístico

  • El objetivo es el respeto mutuo entre los intereses turísticos y los vecinales del municipio

La Policía actúa para el cumplimiento de ordenanzas para viviendas de uso turístico La Policía actúa para el cumplimiento de  ordenanzas  para viviendas de uso turístico

La Policía actúa para el cumplimiento de ordenanzas para viviendas de uso turístico / D. C.

La primera teniente de alcalde y delegada municipal de Seguridad Ciudadana, María José González, explicó el protocolo de actuación que sigue la Policía Local a la hora de controlar el ruido y las molestias que se puedan ocasionar con motivo del alquiler de viviendas para uso turístico.

La portavoz del equipo de gobierno quiso hacer hincapié en la ordenanza municipal de Seguridad y Convivencia Ciudadana, donde se hace explícito que “el derecho al disfrute de unos vecinos termina en el momento en que confluye con el derecho al descanso de los vecinos colindantes”. Por ello, siendo Arcos una ciudad eminentemente turística, y dándose la posibilidad de que las familias puedan alquilar sus viviendas como alojamientos para el ocio de otro público, hay que tener en cuenta que están obligadas a cumplir lo marcado por la mencionada ordenanza.

Así, González admitió que “son muchas las quejas presentadas por vecinos del Casco Antiguo y zonas residenciales como El Santiscal o barriadas rurales”, motivadas por molestias ocasionadas por estos usos vacacionales de los inmuebles. La Policía Local está inspeccionando si estos alojamientos están inscritos en los registros de la Junta de Andalucía.

De esta forma, pide a los propietarios en cuestión que dejen claro a sus inquilinos la obligación de respetar las normas estipuladas. Si no se hiciere, la Policía Local o la Patrulla Verde pueden levantar acta e iniciar expedientes que terminen en distintas sanciones económicas.

En esta línea, la delegada de Seguridad ha detallado que perturbar el descanso de los vecinos mediante aparatos de televisión, radio, musicales u otros de tipo sonoro; o mediante canto, gritos o peleas o cualquier otro acto molesto, está sancionado con 300 euros. Si el local o domicilio utiliza una ambientación musical que trascienda al exterior, ello es sancionable con 200 euros; y emitir cualquier ruido doméstico, así como la emisión de olores molestos para las personas, puede ser sancionado con 400 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios