La Tribuna Cofrade La calle, más cerca

  • El fin del estado de alarma, la vacunación o la salida de la Patrona de Valencia acercan el regreso del culto externo

  • Carpetazo del Obispado a posibles prórrogas de hermanos mayores

Rosario de la aurora con la Patrona de Valencia el pasado domingo.

Rosario de la aurora con la Patrona de Valencia el pasado domingo.

Las cofradías permanecen silentes, prestas a mejores noticias de cara al futuro pero conscientes, con plena responsabilidad, del presente que sigue cubriendo la realidad. Han sido víctimas directas de la pandemia, pero no han elevado la voz. Han visto manifestaciones por un lado y por otro, teatros abiertos, corridas de toros, victorias electorales, pero siguen prudentes esperando su momento. Siguen cohibidas, de hecho, por un decreto episcopal que se mostró rotundo allá donde la normativa civil podría encontrar alguna grieta. Siguen suspendiendo sus procesiones, sus cultos externos, uno de sus bienes más preciados, a la espera de mejores noticias. Y ahora, al fin, la calle empieza a verse ya más cerca.

Estos últimos días se han producido algunas noticias que invitan, ya con cierta solidez, a mirar al futuro viendo algún capirote, el primer varal de un paso de palio o la humareda de un incensario asomar en el horizonte. En primer lugar, las cofradías también estrenan hoy nueva vida sin estado de alarma, sin confinamientos ni toques de queda; algo que afectará de lleno a la hora de preparar altares de cultos, de convocar reuniones o de superar otros límites con los que han convivido los últimos catorce meses.

En segundo lugar, da lugar al optimismo las últimas declaraciones del presidente de la Junta de Andalucía, que vaticinaba que un 50 o un 60% de la población andaluza podría estar vacunada este mes de julio. Porcentaje que se acerca a ese 70% de inmunidad de rebaño que citaba en su día el consejero de Salud como límite para recuperar la normalidad; una normalidad en la que tendrían entrada las procesiones, romerías y celebraciones similares.

Otra razón para el optimismo es la procesión que hace unos días se celebraba en Valencia y que ha dado la vuelta al país. En concreto, se trataba de la patrona de la ciudad, la Virgen de los Desamparados, que a primera hora del pasado domingo recorría las calles en rosario de la aurora, con todos los asistentes portando la correspondiente mascarilla y con las distancias de seguridad entre ellos. Una modalidad de culto externo que hace pensar en posibles réplicas en el sur (si Zornoza levanta el decreto que prohíbe el culto en la vía pública, claro).

Vinculado a esto, conviene recordar, sigue en pie la propuesta de que el Corpus de este año salga a la calle, trasladando al exterior la procesión claustral que el pasado año recorrió el interior de la Catedral. Una petición que, según trasladan algunos, sigue sobre la mesa del obispo y del Cabildo, que aún no se ha pronunciado respecto a la fiesta eucarística que se celebra dentro de un mes.

En Corpus, en julio con más de la mitad de la población vacunada, en otoño cuando se celebre la fiesta del Rosario. A día de hoy todos siguen sin saber cuándo, pero lo cierto es que el momento de volver a la calle se ve cada vez más cerca.

¿Será la Castrense la primera en salir?

La fachada de la Castrense ya luce sin andamios La fachada de la Castrense ya luce sin andamios

La fachada de la Castrense ya luce sin andamios

En medio de estas buenas sensaciones de cara al regreso de las cofradías a la calle, siguen llegando imágenes de la iglesia de la Castrense evidenciando la fase final de las obras de rehabilitación. La fachada principal luce ya desprovista de andamios, llamando la atención los dos grandes ventanales que se han recuperado a ambos lados de la puerta.

¿Y si la primera salida la protagonizan las imágenes de la Castrense? El día que la parroquia regrese a casa, también tendrán que hacerlo los titulares de Expiración y Desamparados, y la talla del Santo Ángel. ¿Podrán hacerlo por la calle, en parihuelas como salieron en su día hacia Santa Catalina? Complicado será que lo hagan en sus pasos procesionales, por los límites de la puerta de Capuchinos; pero esa procesión de regreso a la Plaza del Falla puede marcar el regreso de los cultos en la vía pública. ¿Por qué no?

Las Glorias

Juan Mera, durante el pregón de las Glorias en la iglesia de Santo Domingo. Juan Mera, durante el pregón de las Glorias en la iglesia de Santo Domingo.

Juan Mera, durante el pregón de las Glorias en la iglesia de Santo Domingo.

Celebrado el pregón el pasado sábado, con espontáneo interrumpiendo la intervención de Mera incluido, cabe preguntarse si esta fórmula adoptada en tiempo reciente por el Consejo de celebrar el pregón cada año en un templo distinto de la ciudad no está ya agotada y merece una revisión. ¿Podría celebrarse el pregón de las Glorias siempre en el interior de la Catedral, por ejemplo, como se planteó en la propuesta inicial de este acto que hizo el Consejo de Miguel García? Sin necesidad de llevar allí ninguna imagen, como tampoco va ninguna al Falla el Domingo de Pasión.

Prórrogas

A tal extremo estaba llegando la cosa, tal era el índice de solicitudes de prórroga de los mandatos de hermanos mayores, que el Obispado ha tenido que poner pie en pared. Estos mismos días se ha dado a conocer un decreto del delegado episcopal recordando que sigue en vigor la jugada que inventó Llanes en su día para quitar del pleno a los elementos ‘molestos’ de aquella época (Novo, Caro, De la Fuente o Lucero, por ejemplo, que coincidieron en los famosos plenos de Cobos y que en aquel entonces, año 2008, se acercaban a sus ocho años de mandato al frente de sus respectivas hermandades). Este freno a las prórrogas en los cargos o a la posibilidad de que algunos puedan presentarse a un tercer mandato, lo justifica el delegado episcopal en su intención de “alentar la vida interna de las hermandades para evitar su estancamiento”, a fin de “que no se perpetúen las mismas personas en la dirección de estas asociaciones”.

Divulgación

El paso de Piedad pasa junto a los palcos de la Catedral poco tiempo después de salir. El paso de Piedad pasa junto a los palcos de la Catedral poco tiempo después de salir.

El paso de Piedad pasa junto a los palcos de la Catedral poco tiempo después de salir. / Jesús Marín

Muy interesantes los dos proyectos que tiene prácticamente ultimados el Consejo. De un lado, está a punto de concluir la grabación de la película que el tándem formado por Manolo de la Varga y José María Reyna han ideado sobre la Semana Santa de la pandemia y que se quiere proyectar en breve e incluso presentarla a distintos festivales; de otro lado, ya está libro pendiente de edición el libro que ha preparado el Consejo sobre la Semana Santa de Cádiz, con apartados dedicados a la imaginería, a los bordados, a la saeta y a un sinfín de características que ponen en valor la Pasión gaditana, lo cual servirá como espaldarazo final a la intención de que sea reconocida como fiesta de interés turístico nacional. Interesantes trabajos que, a priori, pronto verán la luz y que ayudan a engrandecer la Semana Santa.

Gestión

Cada vez más compleja la que tienen que llevar adelante las hermandades. El Consejo ya ha anunciado que la gestión contable ha sido puesta en manos de una empresa externa especializada, para mayor garantía de seguridad y de cumplimiento con tanta normativa como existe actualmente. Posiblemente ese sea también el futuro de la administración de las hermandades, con tantas complicaciones y tanta burocracia como se exige, cada vez más, en los últimos años. El antiguo tesorero con el libro de caja y el bolígrafo anotando las entradas y salidas ha pasado a la historia.

Rosario

La Banda Nuestra Señora del Rosario en el escenario del Gran Teatro Falla. La Banda Nuestra Señora del Rosario en el escenario del Gran Teatro Falla.

La Banda Nuestra Señora del Rosario en el escenario del Gran Teatro Falla. / Lourdes de Vicente

El viernes cumplía la banda 25 años de historia. Un cuarto de siglo en el que ha conseguido situarse en lo más alto de la música procesional de Andalucía y de fuera de las fronteras de la comunidad, llevando el nombre de Cádiz allá donde se reclama su música y sus personalísimas marchas. Con dos días tocando en la Semana Santa de Sevilla (por el momento, porque vuelven a oírse rumores de cara al Domingo de Ramos o al Jueves Santo), otros dos pudiéndolos escuchar en Cádiz, y tantas noches de ensayo en la Punta de San Felipe, estos jóvenes han forjado toda una institución. Feliz aniversario y que sean muchos más los que celebre en el futuro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios