San Fernando

La obra del tranvía cumple once años con el avance de la actuación en Río Arillo

  • Los trabajos en el apeadero de Río Arillo están casi concluidos

  • En unas semanas se espera colocar el último tramo de vía de conexión con la red ferroviaria

El tranvía continúa en pruebas por San Fernando, como en la imagen sobre el salto del carnero. El tranvía continúa en pruebas por San Fernando, como en la imagen sobre el salto del carnero.

El tranvía continúa en pruebas por San Fernando, como en la imagen sobre el salto del carnero. / Román Ríos

Once años. Hace ya más de una década comenzaban en San Fernando las obras que cambiarían la imagen y la movilidad de la ciudad tal y como se conocía. Tras unos trabajos previos, se cerraba al tráfico una calle Real que nunca más abriría para recuperar la circulación de entonces. Años de obra, de espera, de necesarios arreglos por las deficiencias de la pavimentación y de más espera no han concluido con el paso del tranvía, sin embargo, hasta la fecha. Desde aquel 1 de septiembre de 2008. Ya han pasado once años.

Un espejismo creyeron los isleños que veían cuando el tranvía apareció por La Isla en noviembre de 2014. La unidad recorrió en esos días varias veces la calle Real. Estos recorridos, que también se han realizado en el tramo interurbano hacia Chiclana y en la ciudad vecinal, servían para comprobar el estado de la vía, el funcionamiento de los sistemas, el frenado e incluso las señales. Curiosamente, se puso de manifiesto en estos viajes que los peatones se habían acostumbrado a transitar por toda la calle sin apenas tener que estar pendiente de los cruces o de algunos vehículos que no respetaban las restricciones de circulación. Pero sobre todo que los conductores no atendían a las señales verticales y superaban los cruces sin preocuparse por el paso del tranvía.

Estos test volverían a repetirse posteriormente, aunque de manera intermitente. Desde el pasado mayo que se retomaron, las pruebas móviles no han cesado.

Las pruebas se desarrollan mientras desde la Junta de Andalucía se ha dado prioridad desde el inicio de la legislatura a las actuaciones necesarias para avanzar en la puesta en servicio del tranvía. Buscan desatascar un proyecto que en San Fernando comenzó a transformar la ciudad (con la peatonalización de la calle Real y todas sus consecuencias) hace hoy once años (en total suma trece años de obra).

Para ello la Agencia de Obra Pública, que sigue las directrices del nuevo equipo de la Consejería de Fomento, está dando los pasos necesarios para dotar de viabilidad técnica, administrativa y contractual a este medio de transporte. Un reto en el que ha implicado al Ministerio de Fomento y a algunos de sus organismos como el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), Renfe o la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria, "imprescindibles" para hacer realidad el funcionamiento del tranvía, especialmente por el uso necesario de la vía del ferrocarril entre San Fernando y Cádiz. Los contactos, destaca la Agencia de Obra Pública, se intensificaron en enero con negociaciones con Adif para poder terminar las obras en Río Arillo.

Precisamente, los trabajos en el apeadero de Río Arillo están prácticamente finalizados tras la ejecución de los andenes, la instalación de la pasarela y la colocación de la marquesina. El programa de obra se está cumpliendo con la ejecución de la plataforma de la vía del tranvía una vez restituida la afección de la tubería del Consorcio Aguas de la Zona Gaditana. Desde hace unos días los trabajos se han intensificado, de hecho, en el ramal del salto del carnero de La Ardila que da continuidad al trazado del tranvía hacia la vía del tren. Operarios y maquinaria faenan en la zona paralela a la infraestructura del tren. La intención es colocar el último tramo de vía que conecta con la red ferroviaria en pocas semanas. También Adif está implicado en la programación de los trabajos de esta unión.

Una máquina en el salto del carnero, donde hay de nuevo obras. Una máquina en el salto del carnero, donde hay de nuevo obras.

Una máquina en el salto del carnero, donde hay de nuevo obras. / Román Ríos

El ajetreo en la zona es evidente, porque a esas labores se suman las pruebas y conexiones que se están realizando para comprobar el funcionamiento de los ascensores de la pasarela del apeadero.

Hasta siete contratos, que suman un presupuesto base de licitación de 13,3 millones, se han planteado en los últimos meses para poner en pie la explotación comercial del tranvía. El último se licitó a principios de agosto para el mantenimiento necesario para esa gestión comercial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios